biodiésel

Juan Carlos Benavides (Green Fuel Extremadura): “Antes debíamos exportar el biodiesel fabricado y ahora podemos dejarlo en el mercado español”

Posted on

GREEN FUEL

Entrevista con
Juan Carlos Benavides
Consejero Delegado de Green Fuel Extremadura

La planta de Green Fuel Extremadura en la localidad pacense de Los Santos de Maimona se ha convertido con el paso de los años y de los distintos avatares del sector, en una de las más activas en la producción de biodiesel. La obligatoriedad de que las petroleras deben incluir ya en el 2020 un 8,5% del total de sus compras a los biocarburantes abre interesantes expectativas de crecimiento. La demanda de biodiesel de segunda generación, procedente de aceites residuales) también debe crecer en España según la normativa de la UE. Juan Carlos Benavides es el consejero delegado de la empresa que ejerce la presidencia de Green Fuel Extremadura.

¿En qué momento se encuentra el proyecto de Green Fuel Extremadura de Los Santos de Maimona y cuál es su actividad principal en la actualidad?

Green Fuel Extremadura emprendió su actividad de producción de biodiesel en el año 2014 y desde entonces ha ido posicionándose en el mercado siendo actualmente una empresa competitiva en Europa, una compañía sostenible con el medio ambiente y generadora de valor. En el último ejercicio ha tenido una producción de más de 74.000 toneladas de biodiesel, utilizando como materia prima aceites residuales, como el aceite de cocina usado (UCO). Cuenta con una plantilla de 30 personas que generan trabajo directo y más 20 en puestos indirectos.

Se habla mucho de la revolución de los nuevos vehículos eléctricos pero muy poco del biocombustible en el mundo del motor ¿Es una contradicción?

En realidad, son dos energías con fines para el transporte, pero la primera puede o no provenir de fuentes renovables, aunque cada vez hay más tendencia al uso de fuentes renovables para la generación de energía eléctrica, y la segunda sí que procede de fuentes renovables. En este sentido y según establece la directiva de la UE es de obligado cumplimiento para todos los estados miembros alcanzar una cuota mínima del 20% de energía procedentes de dichas fuentes renovables en el consumo final bruto de energía para el 2020.

Así mismo también obliga que cada Estado miembro a obtener una cuota mínima del 10% de energía procedentes de fuentes renovables en el consumo final de energía para todos los tipos de transporte para el 2020.

Siguiendo en esta línea, la nueva Directiva (UE) 2018/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo de 11 de diciembre de 2018, eleva el objetivo obligatorio de energía procedente de fuentes renovables hasta un 32% en el consumo final bruto de energía y hasta un 14% en el consumo final de energía para todos los tipos de transporte, ambos en el horizonte temporal a 2030.Para la consecución de los anteriores objetivos, adquieren especial relevancia los Biocarburantes. Así en el nuevo Real Decreto 1597/2011, de 4 de noviembre, se regulan los criterios de sostenibilidad de los biocarburantes y biolíquidos, el Sistema Nacional de Verificación de la Sostenibilidad y el doble valor de algunos biocarburantes a efectos de su cómputo, definiendo, en su artículo 2, a los biocarburantes como “combustible líquido o gaseoso utilizado para el transporte, producido a partir de la biomasa”.

El mismo establece que para que los biocarburantes puedan tenerse en cuenta en el cumplimiento de los objetivos fijados en las anteriores directivas, deben cumplir con los criterios de sostenibilidad descritos en el citado real decreto, relativos a:

-Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

– Protección de tierras de elevado valor en cuanto a biodiversidad o tierras con elevadas reservas de carbono.

Concluyendo, cuando se habla de energías renovables para fines de transportes hay que englobar tanto la energía eléctrica como la energía de proveniente de biocarburantes.

Durante mucho tiempo la entrada de grandes cantidades de biocarburantes de terceros países, como Sudamérica y sobre todo Sudeste Asiático hacían muy Green Fuel Extremadura S.A. complicado la supervivencia de las empresas españolas del sector ¿Esta situación ha mejorado?

Es cierto que el mercado de biocarburantes en su inicio se vio muy afectado por las importaciones de biodiesel de origen Argentino e Indonesia debido a subsidios que se otorgaban sobre el biodiesel en las exportaciones. Así el antidumping que impuso la Unión Europea a estos países hasta el año pasado permitió que la industria del biodiesel de primera generación pudiera tener unos años de recuperación y el desarrollo de políticas de UE frente a biodiesel de segunda generación o de residuos ha permitido que muchas plantas de Europa mediante el tratamiento de residuos como el aceite vegetal usado, las grasas animales de categoría 1 y 2 encuentre un nicho de mercado.

Hay que subrayar que la producción mundial de Biodiesel ha sido de 33 millones de toneladas en el último año, encabezada con la mayor producción en la UE representando un 30% del total, seguida de USA con un 20%, Brasil 15%, Indonesia 9%, Argentina 8%, China 3%, Colombia 2%, Canadá 2% Malasia 1% otros. No obstante, durante el año 2018 la situación ha tenido un momento difícil debido a que Argentina logró mediante una demanda ante OMC nuevamente la apertura de las importaciones de Argentina ocasionando una merma en la demanda, la cual fue recurrida por la UE limitando las importaciones de este país que no ha permitido que se vea tan afectado el mercado del Biodiesel.

Para este año 2019 se espera que la demanda de Biodiesel de segunda generación aumente debido a que España, de acuerdo con normativa de la UE, debe introducir la compra de este biocarburante de segunda generación (son los biocombustibles generados a partir de aceites residuales). Esta situación favorece a la mayoría de las plantas productoras de España que antes debíamos exportar el biodiesel fabricado y ahora podemos dejarlo en el mercado Español.

¿Llega actualmente o podría hacerlo en el futuro el biocarburante de Green Fuel a las gasolineras españolas?

Actualmente las Plantas de Biodiesel somos operadores petrolíferos solo pudiendo realizar sus ventas al por mayor a otros operadores, tales como Repsol o Cepsa quienes por normativa deben incluir dentro de sus compras un porcentaje de Biodiesel. En Europa la obligatoriedad para todos los países miembros está en el 7% en el 2019 y el objetivo es que en el 2020 este en el 8,5%. O sea que de cada litro de gasóleo el 7% es biodiesel que va al consumo final.

Un juzgado de Badajoz acuerda la liquidación de Bioenergética Extremeña 2020, la promotora de la planta de biodiesel de Valdetorres

Posted on

valdetorres

La historia de Bioenergética Extremeña 2020 S.L., la sociedad promotora de una de las mayores plantas de biodiesel de España situada en la localidad pacense de Valdetorres llega a su fin. El juzgado número de 6 de Badajoz, con el juez Miguel Ángel Navarro al frente, ha ordenado la disolución judicial de dicha sociedad entrando en fase de liquidación.

Atrás quedan varios años de una errática y convulsa gestión, con millones de euros reclamadas a sus promotores y gestores tanto por parte de la Agencia Tributaria como por entidades financieras y empresas subcontratistas.

La presidencia de la compañía la ostenta la empresa norteamericana Globen Energy Services S.L. y la vicepresidencia, Fuel Streamers Servicies. Esa última, con sede en Houston, se hizo cargo de la planta pacense en un último intento por salvarla a comienzos del 2013 a través de una filial radicada en Barcelona denominada Pomisu XXI.

El responsable de la empresa norteamericana era Philip Rivkin, un viejo conocido de la Agencia Medioambiental de Estados Unidos por diferentes delitos en el negocio de los contratos de biocarburantes en el mercado norteamericano, que tras dos años en busca y captura internacional fue entregado a la Justicia el pasado año. Como consejero figuraba la sociedad de capital riesgo Catalana D’iniciatives.

Tras dos años de construcción y cerca de 80 millones de inversión, la planta comenzó a operar en el año 2008, justo antes del estallido de la crisis económica. La planta de Valdetorres estaba proyectada para una producción máxima de 275.000 toneladas anuales, que nunca llegó a alcanzar  ni de lejos.

Uno de los mayores frentes judiciales abiertos contra los promotores de la planta es la que sigue la empresa Mancobra S.A., encargada de gran parte de la construcción de la planta tras ser subcontratada por el grupo austriaco CMB, y que reclama 2,3 millones de euros. En marzo del 2014, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, le ha dado la razón.

El comprador de la planta de biodiesel de Valdetorres acusado de su quiebra estaba prófugo de la justicia en EE.UU. cuando la compró en 2012

Posted on Actualizado enn

Philip Rivkin, acusado por un juzgado mercantil de Badajoz de administración desleal, ha sido capturado por la Justicia norteamericana con 29 millones de dólares en metálico y una colección de coches de lujo

DEPARTMENT-OF-JUSTICE - peq

La que podía haber sido una de las mayores plantas de biocarburantes de Europa, Bioenergética Extremeña 2020 S.L. en la localidad pacense de Valdetorres, ha acabado en el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Badajoz con una catarata de acusaciones contra sus administradores por mala administración. El juez les acusa de incumplir el convenio de acreedores que debía salvar la empresa de la quiebra en el año 2010. El auto del juez lo deja claro: la quiebra de la compañía se debió a una administración desleal, que buscó más el desvío de los fondos aportados o que eran propiedad de la empresa, que la propia viabilidad de la misma.

La planta comenzó a operar en el año 2008 aunque un año más tarde acumulaba ya una deuda de 42 millones de euros con proveedores y bancos que le llevó al concurso de acreedores. En 2010 se llegó a un acuerdo con bancos y cajas. Pero los trabajadores de la planta, que son los que han denunciado la administración desleal de la empresa que recibió cuantiosas subvenciones públicas, no lo vieron nada claro desde el principio. Y menos cuando a finales del 2012, una misteriosa empresa norteamericana con sede en Houston (Texas) e intereses en el negocio de los carburantes apareció como salvadora de la misma.

Fuel Streamers Group se hizo con el control de la planta de Valdetorres a través de una filial radicada en Barcelona denominada Pomisu XXI. Lo más llamativo es que el presidente de la empresa norteamericana, Philip Rivkin, estaba por esas fechas prófugo de la justicia de Estados Unidos y había huido a Europa tras ser investigado por  un fraude millonario por la Agencia Medioambiental de Estados Unidos (EPA).Una compra que los trabajadores de Bioenergética Extremadura 2020 nunca entendieron ya que se trataba de una empresa bajo sospecha por fraude.

Presuntamente había falsificado los contratos de venta por valor de 60 millones de dólares de  los llamados “números de identificación de renovables” (RIN) en el mercado norteamericano a través de la empresa Green Diesel LLC. Ahora el Juez de lo mercantil de Badajoz  ha inhabilitado a Philip Rivkin y a su socio Huua-Nghia Vuong, durante diez años para administrar bienes ajenos y aportar una masa concursal 5.000.803,89 euros.

Tras más de dos años huido de Estados Unidos, el pasado mes de junio la Justicia norteamericana lograba la extradición de Rivkin desde Guatemala, donde vivía con nombre falso. Y lo ponía a disposición del Departamento de Justicia en Houston, donde le han incautado bienes en metálico por valor de 29 millones de dólares así como varios coches de lujo (Lamborghini, Maserati y Bentley) e incluso un avión particular, modelo Canadair LTD.

En España, el Juez de lo mercantil de Badajoz también carga contra el resto de administradores y propietarios de la empresa, que originalmente estaba controlada por la familia Bigeriego Hinojosa y el fondo de capital Catalana D’Iniciatives y Catalana D’Iniciatives Assesorament, que tendrán que aportar también parte de la masa concursal igual que la compañía norteamericana.

El Ministerio de Industria castiga a la planta de biodiésel de Green Fuel tras dejarla fuera de la cuota de asignación para el mercado español

Posted on

PLANTA BIODIESEL MAIMONA

No por previsto ha dejado de ser más llamativo. El Ministerio de Industria ha dejado fuera a la planta de biodiésel de Green Fuel situada a las afueras de Ls Santos de Maimona del listado de instalaciones con cuota de mercado asignada para realizar la mezcla con carburantes convencionales que exige la UE.

Esta medida supone grandes limitaciones para la venta en el mercado español y aboca a la planta extremeña, la única abierta tras el cierre de Bioenergética en Valdetorres, a depender sólo de las exportaciones.

Los nuevos propietarios de la empresa han recurrido la medida y esperan que el Ministerio rectifique, por asegurar que se encuentran al día de todas las obligaciones legales –entre ellas, el estar en funcionamiento a día de hoy– para recibir esta asignación.

La planta actualmente produce una media de 7.000 toneladas mensuales de biodiésel procedente de residuos vegetales, aunque no está a pleno rendimiento. En los últimos meses la planta ha tenido que ajustar también algunos problemas de tipo medioambiental que la empresa asegura haber solucionado en su totalidad.

Más de media docena de grandes plantas de biodiésel abiertas a mediados de la pasada década están hoy inactivas o funcionando muy por debajo de su capacidad real por dos motivos principalmente. Por un lado, porque España no ha cumplido el calendario previsto desde la Unión Europea en el uso de biocarburantes. Y por otro lado por la competencia desleal de las importaciones de biocarburantes de Indonesia y Argentina a muy bajo coste.

Incluso el Ministerio de Industria no aplicó las sanciones previstas a las empresas argentinas del sector tras la polémica por la expropiación de la petrolera YPF a Repsol por parte del Gobierno del país austral.

Foto: Planta de biodiésel de Green Fuel en Los Santos de Maimona, Badajoz.

Extremadura queda fuera del reparto español de cuotas de producción de biodiésel

Posted on

biorefineria

Con sus dos plantas de producción de biocombustibles paradas -la de Valdetorres y la de Los Santos de Maimona-, Extremadura cada vez ve más lejana la viabilidad de producir biocarburantes en su territorio. Y más después de conocerse esta misma semana que ha sido una de las regiones españolas que ha quedado fuera del reparto de las cuotas de producción asignadas para sus plantas.

Andalucía ha obtenido un 33% de la cuota de producción de biodiésel (1.049.000 toneladas anuales) de España para los próximos dos años, lo que la convierte en la región con mayor cuota asignada a nivel nacional y europeo. En cuota de producción, Andalucía es seguida de Valencia, con el 23%, y Galicia con el 11%.

A partir del 5 de mayo de 2014 y hasta el 4 de mayo de 2016 (aunque es ampliable por dos años más) los operadores deberán adquirir el biodiésel a una de las plantas con cuota asignada si quieren que les sea computado para el cumplimiento de los objetivos de biodiésel impuestos por el Gobierno español.

Las fábricas españolas han obtenido el 63% de la cuota total frente al 37% de las fábricas ubicadas en territorio comunitario.

La cantidad total asignada asciende a 5.018.473 de toneladas anuales de biodiésel. De esta cantidad, la correspondiente a España es 3.173.600 toneladas, que se distribuyen en 23 plantas ubicadas en Andalucía, Valencia, Galicia, País Vasco, La Rioja, Murcia, Castilla y León, Castilla la Mancha, Navarra, Aragón, Cataluña y Asturias.

El Gobierno de España modificó en febrero de 2013 los objetivos de introducción de biocarburantes y de biodiésel en el transporte, de manera que la cantidad de este combustible necesaria para cubrir los objetivos mínimos ha pasado del 7% al 4,1%.

Foto: Interior de una planta de biodiesel en Stockton, CA (EEUU)

Los nuevos dueños norteamericanos de la planta de biodiésel de Valdetorres tiran la toalla y precipitan su cierre

Posted on

bioenergetica

La azarosa historia empresarial de la empresa Bioenergética Extremeña 2020 S.L., propietaria de una de las mayores plantas de biodiésel de España situada en la localidad de Valdetorres cercana a Guareña parece llegar a su capítulo final. Ni la salida del concurso de acreedores ni el acuerdo con la banca acreedora ni el cambio de dueños ha podido sacarla de las pérdidas.

A comienzos del 2013, la empresa norteamericana Fuel Streamers Group -con sede en Houston, Texas y especializada en el negocio internacional de biocombustibles- a través de una filial radicada en Barcelona denominada Pomisu XXI, toma el control de la planta extremeña siendo su primera gran inversión en Europa.

Pero a los pocos meses, sus nuevos gestores han tirado la toalla y comunicado a los 46 empleados de la planta de Valdetorres el comienzo de un ERE extensivo que los propios trabajadores ven como el final de la factoría.

En pocos años la vida de la empresa Bioenergética Extremeña 2020 S.L. ha dado para escribir una pequeña novela por entregas. Tras dos años de construcción y cerca de 80 millones de inversión, la planta comenzó a operar en el año 2008, justo antes del estallido de la crisis económica.

La planta de Valdetorres está proyectada para una producción máxima de 275.000 toneladas anuales, que nunca ha llegado a alcanzar pese a sus crecientes exportaciones gracias al uso de aceite vegetal usado como materia prima.

Sus impulsores fueron la familia Hinojosa Vacas a la que más tarde se unió la empresa de capital riesgo Catalana de Iniciativas con el 25% del capital, que estaba participada por las mayores empresas del país -desde Telefónica a Repsol o Banco Sabadell.

Sin embargo, la poca demanda de biocombustibles en España y la competencia desleal de las importaciones de Argentina e Indonesia hicieron crecer la deuda de la empresa hasta los 42 millones de euros, lo que desembocó en un concurso de acreedores el 21 de abril del 2009.

Casi veinte meses después, en diciembre del 2010, se convence a la banca acreedora para apoyar un plan de viabilidad, aplazando los pagos escalonados hasta el 2014. Pero la demanda sigue sin llegar y las promesas del Ministerio de Industria de limitar las importaciones de biodiésel de terceros países a bajo precio no se cumplen.

En febrero del 2012 la empresa norteamericana Fuel Streamers Group, a través de una filial radicada en Barcelona denominada Pomisu XXI, toma el control siendo su primera gran inversión en Europa.

Aunque su llegada a España no ha sido sencilla. En diciembre del 2012, la filial española del grupo cesa a su presidente Philip Rivkin, máximo ejecutivo del grupo en Estados Unidos, tras conocerse meses antes que estaba siendo investigado por la Agencia Medioambiental de Estados Unidos (EPA) por un presunto fraude en la venta de 60 millones de  los llamados “números de identificación de renovables” (RIN) en el mercado norteamericano a través de la empresa Green Diesel LLC.

Desde diciembre del 2012, Fuel Streamers, ya sin Rivkin, asume la vicepresidencia de Bioenergética Extremeña, de la que queda como presidente otra empresa foránea, Globen Energy Services S.L.

Extremadura dispone de una segunda planta de biodiésel en Los Santos de Maimona que lleva parada desde su construcción en el 2009. Con capacidad para 110.000 toneladas, estaba promovida en sus inicios por Técnicas Reunidas, GEA y Endesa.

A mediados de año pasó a manos de la empresa que gestiona Biocarburantes de Castilla S.A., que cuenta con una planta operativa en Zamora. Sin embargo, el 27 de octubre pasado presentó en los juzgados de Badajoz concurso voluntario de acreedores para intentar dar viabilidad a su futuro.

La eliminación de la exención fiscal a los biocarburantes encarece las exportaciones extremeñas

Posted on

transmiajadas

Los transportistas extremeños han visto como llenar los depósitos de sus camiones les resulta más caro desde comienzos de año. El pasado 1 de enero entró en vigor la nueva normativa por la que dejan de estar exentos del pago de impuestos los biocarburantes.

Según las estimaciones de la Unión de Cooperativas de Transportes de Extremadura (Ucotranex), esta medida costará de media unos 720 euros anuales a cada transportista. El biodiésel supone en torno al 7% del combustible medio que utiliza un camionero al repostar, lo que ahora supondrá un sobrecoste de 1,5 céntimos más por litro.

Según los datos de la Unión de Cooperativa de Transportes, durante el año 2012 la subida medio de los combustibles para el sector alcanzó el 10%. Una medida que tendrá un efecto inmediato sobre las exportaciones regionales, que se realizan en su gran mayoría por carretera teniendo en cuenta que más del 85% de las ventas regionales en el exterior se concentran en la UE.

Hay que tener en cuenta que la buena marcha de las exportaciones agroalimentarias, especialmente de tomate y salsas así como de otros productos como corcho, vino, tabaco en rama, fruta, aceite de oliva y aceitunas, han provocado un aumento de los viajes internacionales de los camioneros extremeños, especialmente a destinos como Portugal, Francia y Alemania.

Con esta medida, los portes internacionales de encarecen, aunque está por ver si serán asumidos por los transportistas o podrán aplicársela a sus empresas  clientes. Extremadura cuenta con grandes cooperativas de transporte como Copttraba de Badajoz o la Cooperativa de Transporte de Miajadas.

La Ley 2/2012 de Presupuestos Generales del Estado recoge que el tipo impositivo en el Impuesto Especial de Hidrocarburos de los biocarburantes -hasta ahora de cero euros- pasa a ser igual que el vigente para los carburantes de automoción: el bioetanol tributará al mismo tipo que la gasolina 95 (424,69 euros a los 1000 litros) y el biodiésel al mismo que el gasóleo A (331 a los 1000 litros).

A estas cantidades se suma además el 21% de IVA.