parques eólicos

Gas Natural Fenosa Renovable comienza la construcción del primer parque eólico en Extremadura, para producir 155 Gwh anuales

Posted on

eolica plasencia

La energía eólica despega en Extremadura oficialmente con fuertes vientos un 14 de marzo, tras colocarse la primera piedra del parque eólico Merengue que contará con 15 aerogeneradores y una potencia de 40 megavatios (MW), y producirá alrededor de 155 GWh al año, equivalentes al consumo eléctrico anual de 44.000 viviendas, y por tanto generando el doble del consumo eléctrico anual de Plasencia.

La inversión que va a realizar Gas Natural Fenosa Renovables en este proyecto alcanzará los casi 40 millones de euros. El parque eólico supondrá la creación de unos 250 puestos de trabajo entre las fases de construcción y operación y mantenimiento. Se prevé que los trabajos de construcción concluyan a finales de este año.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro; el consejero de Economía e Infraestructuras de Extremadura, José Luis Navarro; la directora general de Personas y Recursos de Gas Natural Fenosa, Rosa Mª Sanz; el director general de Negocios Mayoristas de Gas Natural Fenosa, Manuel Fernández; y la directora general de Gas Natural Fenosa Renovables, Ana Peris, han estado presentes en el acto.

Con el desarrollo de este proyecto, cuya construcción forma parte de los 667 MW adjudicados en la subasta de nueva potencia renovable celebrada por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD) en mayo de 2017, la compañía confirma su compromiso con Extremadura que se verá incrementado en el futuro.

Además del parque eólico Merengue, Gas Natural Fenosa Renovables está desarrollando otros proyectos en la Comunidad Autónoma que se encuentran actualmente en fase de tramitación administrativa, como la planta fotovoltaica Las Jaras, ubicada entre La Albuera y Badajoz con una potencia de 50 MW, o la planta fotovoltaica Miraflores, en el término municipal de Castuera, que tendrá una potencia instalada de 20 MW, así como otros adicionales en fase de desarrollo.

Gas Natural Fenosa Renovables iniciará en breve el primer parque eólico de Extremadura, en Plasencia

Posted on

DCIM100GOPROG0066589.

Gas Natural Fenosa Renovables ha formalizado la nominación para un parque eólico, el primero de la Comunidad Autónoma de Extremadura, situado en Cáceres, más concretamente en la localidad de Plasencia, con una potencia total de 40 MW.

De acuerdo al procedimiento establecido por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD) para la potencia adjudicada en la subasta de renovables de mayo de 2017, los adjudicatarios tenían la obligación de nominar este mes de febrero los proyectos que se podrían llegar a construir, permitiendo en dicha nominación identificar proyectos por una potencia de hasta un 50% superior a la adjudicada. Este proyecto es el único que se ha inscrito en la Comunidad Autónoma.

La construcción de este proyecto se iniciará en breve, y supondrá una inversión estimada de casi 40 millones de euros.

Gas Natural Fenosa Renovables tiene previsto iniciar en los próximos meses la construcción de aquellos parques que, de entre los 26 identificados y que suman una potencia total de 854 MW, vayan a configurar finalmente los que sumen la potencia adjudicada de 667 MW y que tendrán un recurso eólico que superará las 3.000 horas de producción anual. La compañía estima que la construcción de esos 667 MW supondrá una inversión de alrededor de 700 millones de euros.

El resultado de la subasta de mayo de 2017, en la que la filial de energía renovable de Gas Natural Fenosa logró el 22% de la potencia subastada, supuso un éxito para la compañía, ya que se situó por delante de la adjudicada al resto de utilities que operan en el sector energético español.

La directora de Gas Natural Fenosa Renovables, Ana Peris, ha destacado que “la subasta permite materializar los proyectos en los que el grupo energético ha trabajado durante los últimos años, que configuran una cartera realmente competitiva y optimizada“.

Gas Natural Fenosa Renovables deberá confirmar que el parque eólico de Plasencia figura en su cupo asignado en las subasta del Ministerio

Posted on

eolica 1

Hace ya casi quince años que se comenzó a hablar en la Asamblea de Extremadura sobre la instalación de parques eólicos en Extremadura. Y ha sido a finales del 2017 cuando el primer parque eólico de Extremadura tiene más despejado su camino administrativo. La Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura ha formulado declaración de impacto ambiental favorable al Parque Eólico El Merengue en Plasencia, cuyo promotor es la filial de renovables de Gas Natural Fenosa.

El proyecto se ubica en las formaciones montañosas conocidas como “Sierra de Merengue” y “Sierra de Berenguel”, pertenecientes al término municipal de Plasencia, en la provincia de Cáceres. El que puede convertirse en el primer parque eólico de Extremadura dispondría de 40 Mw de potencia eléctrica bruta a través de 15 aerogeneradores tripala. La altura del buje es de 92.5 m y el diámetro del rotor de 120 m.

En relación con la línea eléctrica proyectada, es de tensión de servicio de 132 kV, con origen en la subestación eléctrica transformadora Merengue 20/132 kV. y final en la subestación Plasencia 132 kV propiedad de Iberdrola Distribución Eléctrica, S.A. La longitud de la línea es de 4.8 km en tramo aéreo y 2.1 km en tramo subterráneo. Las coordenadas UTM (ETRS89 Huso 29) de los apoyos del

Cada aerogenerador produce energía a 690 V, la cual se eleva a 20 kV en el transformador de 2.600/3.400 kVA de potencia aparente que lleva incorporada en el nivel inferior del interior de la torre.

El centro de control del parque y la parte cubierta de la subestación se ubicarán en un mismo edificio, convenientemente separados y con accesos independientes. La vida útil de la instalación se estima en 20 años.

Ahora, la empresa promotora deberá confirmar que el proyecto de Plasencia está dentro de la capacidad asignada a Gas Natural Fenosa Renovables en las últimas subastas de renovables del Ministerio de Energía.

Cara y cruz a las renovables en Extremadura: el parque eólico de Sierra del Merengue más cerca, mientras una de las plantas solares de Calzadilla renuncia

Posted on

eolicaplacas

Las renovables han conocido la cara y cruz esta semana en Extremadura. La llegada de la energía eólica a Extremadura –una de las dos únicas comunidades autónomas sin ningún parque eólico– está más cerca. El Pleno del Ayuntamiento de Plasencia ha dado luz verde al proyecto de la Sierra del Merengue con la aprobación provisional de una modificación del Plan General Municipal. Con este cambio, el ayuntamiento de Plasencia allana el camino a la Junta de Extremadura para la aprobación definitiva del proyecto.

El proyecto está liderado por Gas Natural Fenosa Renovables y contarían con una potencia de 39,9 Mw y una inversión prevista de 37,8 millones de euros, al menos de un millón de euros por megawatio de potencia. Gas Natural Fenosa Renovables ha conseguido un buen número de megawatios de eólica en las últimas subastas llevadas a cabo por el Ministerio de Energía, además de otras en el sector de la fotovoltaica.

El cambio legislativo llevado a cabo por la Junta de Extremadura en 2015, con la supresión de un número de puestos de trabajo mínimos por megawatios y el pago de un canon anual también puede ser clave para el proyecto. Los grandes promotores eólicos están mirando con lupa, ante lo ajustado de las rentabilidades presentadas en las ofertas del Ministerio, que las comunidades autónomas no cobren cánones anuales para su implantación, como sí está ocurriendo actualmente en comunidades como la de Castilla y León. En el polo contrario, Aragón está siendo la más valorada para los nuevos proyectos.

Mientras, en la misma semana se ha conocido que la Dirección General de Política Energética y Minas, del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, ha desestimado definitivamente la planta fotovoltaica Calzadilla I de 50 Mw en el término pacense de Calzadilla de los Barros, según han publicado ya el BOE. Desde el pasado 1 de junio, esta decisión estaba cantada tras el informe del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente donde se declaraba impacto ambiental desfavorable para dicha planta y también para otra ubicada en Bienvenida. La DIA desfavorable fue para las plantas Calzadilla I y II, de 50,1 y 120 MW de potencia, respectivamente, lo que supone 170,1 megavatios y 242,8 hectáreas. Mientras, es favorable para las de Calzadilla III y B, la primera de 74 Mw y la segunda de 150 M, has completar los 224 Mw con una extensión de 319 hectáreas.

La empresa Iberia Termosolar 3 S.L., promotora de las plantas y liderada por la pacense Valsolar, solicitó a finales de julio la cancelación de la garantía económica depositada en su día. Las plantas que cuenta con el visto bueno medioambiental prosiguen el resto de trámites administrativos pendientes.

Luis Polo (AEE): “Las comunidades autónomas deben eliminar barreras y simplificar trámites que puedan encarecer la instalación de parques eólicos”

Posted on

luis-poloEntrevista con
Luis Polo
director general de AEE  (Asociación Empresarial Eólica)

¿Sigue habiendo suficiente interés inversor en España por poner en marcha parques eólicos si la administración vuelve a abrir la mano como ha sucedido en la última subasta?

Sin duda. Hay que tener en cuenta que en España hay 10.000 MW eólicos adjudicados en concursos y en diferentes estados que se quedaron paralizados con la moratoria verde de 2012. Además, la Planificación Energética para 2020, con la que se esperan cumplir los objetivos europeos en materia de consumo a través de fuentes renovables, incluye 6.400 MW eólicos. Pero a día de hoy nos parece muy difícil que esto se cumpla. Para ello, sería necesaria una revisión de la Reforma Energética que dé estabilidad regulatoria a las instalaciones existentes y mejore su situación económica, sobre todo en dos aspectos clave: que la rentabilidad no sea revisable cada seis años y que se recupere parte de lo perdido con los recortes, eliminando los límites de cálculo del precio de mercado. Asimismo, es urgente un calendario de subastas para adjudicar los 6.400 MW eólicos previstos en la Planificación, así como la introducción de cambios en la fiscalidad de la energía que promuevan el desarrollo renovable. Lo que sí que es cierto es todos los partidos son unánimes en que es necesario apoyar a la eólica como un sector clave para España.  Lo importante es que sea rápido.

Extremadura es junto a la Comunidad de Madrid la única región sin parques eólicos operativos tras más de diez años de legislación autonómica y varios cambios en las normas. ¿En las regiones sin parques eólicos o con pocos de ellos resulta más difícil su instalación que en las ya consolidadas o depende del interés de las administraciones autonómicas?

Hay tres aspectos clave que impulsan el desarrollo eólico, no necesariamente en este orden: el primero, la voluntad del Gobierno central por impulsar las renovables debe encontrar su contraparte en las comunidades autónomas, que han de crear un clima favorable de inversión; segundo, las empresas han de sentir ese atractivo, lo que pasa tanto por una regulación favorable como por unas buenas condiciones de viento, de recurso eólico; y tercero, es importante la aceptación social, que los ciudadanos entiendan que éste es un sector que crea riqueza y empleo allá dónde se instala. En el nuevo entorno tras la Reforma Energética, las comunidades autónomas empiezan a ser conscientes de que compiten unas con otras en las subastas eólicas que vienen.

Dado que en el sistema de subastas se compite por precio y, por tanto, se premia a los proyectos más baratos, las comunidades autónomas han de entender que deben eliminar barreras y simplificar trámites que puedan encarecer la instalación de parques y desanimar la inversión en sus territorios. Algunos ejecutivos autonómicos ya están tomando cartas en el asunto para eliminar trabas. Por ejemplo, Andalucía o Extremadura han eliminado las contraprestaciones industriales que exigían sus respectivos concursos. Otras, como Canarias o Cantabria, han eliminado directamente sus concursos. La situación se agrava en aquellas que cuentan con cánones eólicos, como son Castilla y León, Galicia, Valencia y Castilla-La Mancha, en las cuales el abundante recurso eólico choca frontalmente con una fiscalidad abusiva, tanto durante la fase de construcción como durante la operación, que lastra gravemente la rentabilidad de los parques.

En muchas comarcas de Extremadura ha habido bastantes alegaciones medioambientales a la implantación de parques eólicos ¿Qué les diría a los que se oponen a la eólica en este sentido?

Lo más importante a tener en cuenta es que la eólica nació para ayudar a los ecosistemas a luchar contra el cambio climático (reduce la emisión de CO2 que provoca el cambio climático, de forma que favorece la estabilidad de los hábitats naturales). El sector eólico español, que es uno de los más avanzados a nivel mundial, tiene claro que en su ADN está grabada la protección del medioambiente y se toma muy en serio estar a la vanguardia en este asunto. Como es lógico, el aprovechamiento de la eólica tiene un impacto sobre el medioambiente, como cualquier actividad humana, por lo que debe intervenir la Administración. Para ello cuenta con una herramienta administrativa denominada Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). Las empresas han de cumplir escrupulosamente estas obligaciones que les impone la Administración.

Foto: ©JavierCarbajal

El futuro parque eólico “Merengue” de Plasencia tendrá 15 aerogeneradores y casi 7 Km de líneas eléctricas

Posted on

eolicas aspas 1-3

La llegada de la energía eólica se ha convertido en una larguísima carrera de fondo que suma ya más de diez años y que ve ahora un poco más cerca su final.

La Junta de Extremadura ha sometido al periodo de información pública la solicitud de autorización administrativa así como el estudio de impacto ambiental del parque eólico “Merengue” promovido por la empresa Gas Natural Fenosa Renovables en el municipio de Plasencia.

Incluso en menos de un año, la Junta considera que pudiera tener todos los permisos administrativos en regla para poder comenzar las obras.

La potencia instalada en la Sierra del Merengue sería de 39,9 Mw repartidos en 15 aerogeneradores. Además, el proyecto necesitaría una línea de evacuación de casi 7 kilómetros de distancia entre aérea y subterránea. La inversión prevista superaría los 37 millones de euros.

La Junta tiene actualmente activos 19 expedientes relativos a energía eólica, y que sumarían en conjunto algo menos de 550 Mw repartidos por varias comarcas extremeñas. Más de la mitad de estos proyectos ya cuenta con autorización administrativa e incluso uno de ellos, el del Valle de Peraleda, cuenta con proyecto de ejecución aprobado.

El sector eólico, al igual que el resto de renovables, está expectante de lo que ocurra en las próximas elecciones generales de finales de junio y las nuevas propuestas que hará el sector el futuro inquilino del Ministerio de Industria.

Desde los promotores consideran muy insuficientes los 500 Mw de la última subasta llevada a cabo, que finalmente fue adjudicada a diferentes empresas del grupo aragonés Jorge para producir a mercado.

“La Planificación Energética hasta 2020 contempla la necesidad de 6.400 MW eólicos más”

Posted on

Luis Polo_director general AEE ©Jesus Umbria

Entrevista con
Luis Polo
Director General de Asociación Empresarial Eólica (AEE)

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) es la voz del sector eólico en España y cuenta con unas 200 empresas asociadas, representando al 95% del sector en España, que incluye a los promotores, los fabricantes de aerogeneradores y componentes, asociaciones nacionales y regionales, organizaciones ligadas al sector, consultores, abogados y entidades financieras y aseguradoras, entre otros.

Aunque Extremadura es una de las dos únicas comunidades –junto a la de Madrid– sin ningún parque eólico, ya hay muchos de ellos que cuentan con la documentación en regla para comenzar la obra civil, aunque ninguno lo ha hecho aún. Por todo ello, conocer qué perspectivas tiene el sector, tras años de parón por la actual legislación, resulta de gran interés. Desde la AEE siempre han criticado las legislaciones autonómicas que combinan cánones eólicos y contraprestaciones industriales procedentes de los concursos, ya que consideran que han favorecido la paralización del sector.

Actualmente de qué factores depende más que vuelvan a instalarse megawatios eólicos con normalidad en España ¿factor político, regulatorio, financiero…?

Todos ellos están ligados, pero el regulatorio es clave. En España, lo primero es recuperar la confianza de los inversores, lo que pasa inexorablemente por modificar algunos aspectos de la Reforma Energética, como la posibilidad de modificar las condiciones económicas y, con ellas, la rentabilidad razonable, cada seis años.

¿De cara a los próximos años, el sector eólico es más optimista?

La Planificación Energética hasta 2020 contempla la necesidad de 6.400 MW eólicos para cumplir con los objetivos europeos. Se ha desbloqueado la instalación de 450 MW eólicos en Canarias para reducir los extracostes de la generación convencional. Se ha aprobado la convocatoria de la primera subasta de 500 MW eólicos. Y el Plan de Relanzamiento de la Industria Eólica (PRIE) sitúa a nuestra industria en el lugar que le corresponde, como un sector industrial estratégico para este país.

La paralización de la inversión en nuevos parques eólicos ha puesto en riesgo la desindustrialización del sector.¿Es consciente el Gobierno de lo que supone para el empleo?

Suponemos que sí, ya que desde 2008 se ha destruido la mitad del empleo eólico de España (hemos pasado de 40.000 a 20.000 empleos). La semana pasada el Gobierno y el sector eólico presentaron el Plan de Relanzamiento de la Industria Eólica (PRIE) por el cual el Gobierno pondrá en marcha una serie de medidas para potenciar la industria eólica española. Una de las consecuencias económicas del PRIE para el sector eólico será la creación de 3.500 nuevos puestos de trabajo industriales. Se creará empleo siempre que aumente la carga de trabajo y el PRIE trata precisamente sobre eso.

Un buen número de parques eólicos en España tiene ya casi diez años o más. En la disyuntiva de alargamiento de su vida o la repotenciación ¿qué pesa más para las empresas?

Ambas opciones son perfectamente válidas y compatibles. Ahora bien, en España las repotenciaciones no despegarán hasta que no se simplifiquen las condiciones administrativas. A día de hoy, el ahorro que supone repotenciar frente a instalar un parque nuevo es insignificante.

Foto: Jesús Umbría