GAS Y CARBURANTES

Las ventas de butano caen 12.431 Tn en Extremadura en la última década

Posted on

butano

La imagen del repartidor de butano es cada vez menos habitual en las calles de ciudades y pueblos de la región. Al menos con la asiduidad que se los veía con su ruido característico para avisar de su llegada. El perfil de los hogares españoles y extremeños ha cambiado radicalmente en las últimas décadas, y también lo ha hecho en sus formas de cocinar y en sus formas de calentarse en los meses de invierno. Si antes el uso de la bombona de butano era generalizado, la llegada del gas natural por un lado a las grandes poblaciones, y las vitrocerámicas, placas de inducción, calentadores eléctricos y equipos de aire acondicionado de frío-calor han provocado un uso decreciente del butano. Que en las ciudades resultan aún más acusado que en las poblaciones más pequeñas.

Pese a ello, miles de hogares extremeños siguen usando a diario para cocinar la tradicional bombona de butano de 12,5 kilos de peso. Aunque el cambio generacional han reducido sensiblemente sus ventas. Si en el año 2008 se comercializaron en Extremadura un total de 48.960 toneladas, diez años más tarde, el pasado año, las ventas se quedaron en las 36.529 toneladas según datos de la Asociación Española de Gas Licuado. Es decir, una pérdida superior a las 1.000 toneladas anuales. Aunque la región, en gran parte por su fuerte componente rural, sigue siendo una de las que mayor consumo de GLP envasado siguen teniendo per capital. Las ventas totales en España de butano el pasado año fueron de 644.829 toneladas.

En el caso de las ventas de propano envasado, las ventas en la región fueron de 7.296 tn mientras que las de autogas envasado llegaron a las 77 toneladas. En total, las ventas de GLP en la región alcanzaron las 63.974 toneladas sobre un total de 1.445.367 toneladas a nivel nacional.

Juan Carlos Benavides (Green Fuel Extremadura): “Antes debíamos exportar el biodiesel fabricado y ahora podemos dejarlo en el mercado español”

Posted on

GREEN FUEL

Entrevista con
Juan Carlos Benavides
Consejero Delegado de Green Fuel Extremadura

La planta de Green Fuel Extremadura en la localidad pacense de Los Santos de Maimona se ha convertido con el paso de los años y de los distintos avatares del sector, en una de las más activas en la producción de biodiesel. La obligatoriedad de que las petroleras deben incluir ya en el 2020 un 8,5% del total de sus compras a los biocarburantes abre interesantes expectativas de crecimiento. La demanda de biodiesel de segunda generación, procedente de aceites residuales) también debe crecer en España según la normativa de la UE. Juan Carlos Benavides es el consejero delegado de la empresa que ejerce la presidencia de Green Fuel Extremadura.

¿En qué momento se encuentra el proyecto de Green Fuel Extremadura de Los Santos de Maimona y cuál es su actividad principal en la actualidad?

Green Fuel Extremadura emprendió su actividad de producción de biodiesel en el año 2014 y desde entonces ha ido posicionándose en el mercado siendo actualmente una empresa competitiva en Europa, una compañía sostenible con el medio ambiente y generadora de valor. En el último ejercicio ha tenido una producción de más de 74.000 toneladas de biodiesel, utilizando como materia prima aceites residuales, como el aceite de cocina usado (UCO). Cuenta con una plantilla de 30 personas que generan trabajo directo y más 20 en puestos indirectos.

Se habla mucho de la revolución de los nuevos vehículos eléctricos pero muy poco del biocombustible en el mundo del motor ¿Es una contradicción?

En realidad, son dos energías con fines para el transporte, pero la primera puede o no provenir de fuentes renovables, aunque cada vez hay más tendencia al uso de fuentes renovables para la generación de energía eléctrica, y la segunda sí que procede de fuentes renovables. En este sentido y según establece la directiva de la UE es de obligado cumplimiento para todos los estados miembros alcanzar una cuota mínima del 20% de energía procedentes de dichas fuentes renovables en el consumo final bruto de energía para el 2020.

Así mismo también obliga que cada Estado miembro a obtener una cuota mínima del 10% de energía procedentes de fuentes renovables en el consumo final de energía para todos los tipos de transporte para el 2020.

Siguiendo en esta línea, la nueva Directiva (UE) 2018/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo de 11 de diciembre de 2018, eleva el objetivo obligatorio de energía procedente de fuentes renovables hasta un 32% en el consumo final bruto de energía y hasta un 14% en el consumo final de energía para todos los tipos de transporte, ambos en el horizonte temporal a 2030.Para la consecución de los anteriores objetivos, adquieren especial relevancia los Biocarburantes. Así en el nuevo Real Decreto 1597/2011, de 4 de noviembre, se regulan los criterios de sostenibilidad de los biocarburantes y biolíquidos, el Sistema Nacional de Verificación de la Sostenibilidad y el doble valor de algunos biocarburantes a efectos de su cómputo, definiendo, en su artículo 2, a los biocarburantes como “combustible líquido o gaseoso utilizado para el transporte, producido a partir de la biomasa”.

El mismo establece que para que los biocarburantes puedan tenerse en cuenta en el cumplimiento de los objetivos fijados en las anteriores directivas, deben cumplir con los criterios de sostenibilidad descritos en el citado real decreto, relativos a:

-Reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

– Protección de tierras de elevado valor en cuanto a biodiversidad o tierras con elevadas reservas de carbono.

Concluyendo, cuando se habla de energías renovables para fines de transportes hay que englobar tanto la energía eléctrica como la energía de proveniente de biocarburantes.

Durante mucho tiempo la entrada de grandes cantidades de biocarburantes de terceros países, como Sudamérica y sobre todo Sudeste Asiático hacían muy Green Fuel Extremadura S.A. complicado la supervivencia de las empresas españolas del sector ¿Esta situación ha mejorado?

Es cierto que el mercado de biocarburantes en su inicio se vio muy afectado por las importaciones de biodiesel de origen Argentino e Indonesia debido a subsidios que se otorgaban sobre el biodiesel en las exportaciones. Así el antidumping que impuso la Unión Europea a estos países hasta el año pasado permitió que la industria del biodiesel de primera generación pudiera tener unos años de recuperación y el desarrollo de políticas de UE frente a biodiesel de segunda generación o de residuos ha permitido que muchas plantas de Europa mediante el tratamiento de residuos como el aceite vegetal usado, las grasas animales de categoría 1 y 2 encuentre un nicho de mercado.

Hay que subrayar que la producción mundial de Biodiesel ha sido de 33 millones de toneladas en el último año, encabezada con la mayor producción en la UE representando un 30% del total, seguida de USA con un 20%, Brasil 15%, Indonesia 9%, Argentina 8%, China 3%, Colombia 2%, Canadá 2% Malasia 1% otros. No obstante, durante el año 2018 la situación ha tenido un momento difícil debido a que Argentina logró mediante una demanda ante OMC nuevamente la apertura de las importaciones de Argentina ocasionando una merma en la demanda, la cual fue recurrida por la UE limitando las importaciones de este país que no ha permitido que se vea tan afectado el mercado del Biodiesel.

Para este año 2019 se espera que la demanda de Biodiesel de segunda generación aumente debido a que España, de acuerdo con normativa de la UE, debe introducir la compra de este biocarburante de segunda generación (son los biocombustibles generados a partir de aceites residuales). Esta situación favorece a la mayoría de las plantas productoras de España que antes debíamos exportar el biodiesel fabricado y ahora podemos dejarlo en el mercado Español.

¿Llega actualmente o podría hacerlo en el futuro el biocarburante de Green Fuel a las gasolineras españolas?

Actualmente las Plantas de Biodiesel somos operadores petrolíferos solo pudiendo realizar sus ventas al por mayor a otros operadores, tales como Repsol o Cepsa quienes por normativa deben incluir dentro de sus compras un porcentaje de Biodiesel. En Europa la obligatoriedad para todos los países miembros está en el 7% en el 2019 y el objetivo es que en el 2020 este en el 8,5%. O sea que de cada litro de gasóleo el 7% es biodiesel que va al consumo final.

Medio Ambiente da luz verde a un centro de almacenamiento de hasta 12.500 Kg de envases GLP en Valverde de Mérida

Posted on

butano

La Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura ha formulado informe de impacto ambiental del proyecto de “Centro de almacenamiento de envases de gases licuados del petróleo envasado de 3.ª categoría”, cuya promotora es Omniagas 2012, SL, en el término municipal de Valverde de Mérida.

El proyecto consiste en la instalación de un centro de almacenamiento de envases de gases licuados del petróleo (GLP) de 3.ª categoría, para su distribución como uso doméstico en el municipio de Valverde de Mérida y adyacentes mediante vehículo camión. La superficie de la parcela sobre la que se ubica la actuación es de 16.167 m². El centro de almacenamiento y distribución de envases estará constituido por un cerramiento   y una zona de cobertizo abierto de 82,96 m² para el estacionamiento de una carretilla y un camión de transporte. La superficie de almacenamiento de envases será de 489,85 m².

La actividad donde se proyecta el almacén de GLP, se encuentra fuera de núcleo urbano, junto a la ctra. EX-307, km 10,1, con camino de rodadura de acceso existente y libre de vegetación. La actividad no requiere suministro de agua, ni red de saneamiento.

La cantidad máxima de almacenamiento de combustible proyectada será de 12.500 kg, lo que se traduce en un volumen máximo aproximado de 21,55 m³. Los envases de GLP llenos y vacíos se almacenarán en jaulas:

-30 jaulas de 35 botellas cada una que hacen un total de 1.050 botellas (llenas).

-13 jaulas de 35 botellas cada una que hacen un total de 455 botellas (vacías).

La promotora del presente proyecto es Omniagas 2012, SL.

Con fecha 18 de enero de 2019, la Dirección General de Medio Ambiente realizó consultas a las Administraciones Públicas afectadas y a las personas interesadas. A la vista de la documentación presentada, la Dirección General de Medio Ambiente considera que el grado de incidencia de la actividad sobre el medio, se considera bajo, y que no afecta negativamente a valores de flora, fauna y paisaje presentes en el entorno inmediato, ni en la superficie en la que se ubica el proyecto.