Paula Román (Feníe Energía): “El autoconsumo es uno de los pilares estratégicos de la empresa”

Posted on

Entrevista con
Paula Román
Directora General de Feníe Energía

¿Qué objetivos tiene en la  dirección general de Feníe Energía en un momento de grandes cambios en el sector energético?

Efectivamente, vivimos un momento de grandes cambios. En Feníe Energía no solo queremos ser partícipes de la transición energética. Queremos ser protagonistas junto con nuestros Agentes Energéticos que son quienes ponen al cliente en el centro de la ecuación y les hace partícipes. Nuestro modelo siempre ha estado basado en la eficiencia y el consumo sostenible. Para ello seguiremos apostando por la energía verde, el autoconsumo y la movilidad eléctrica. Nuestros Agente Energéticos son los profesionales mejor cualificados en materia de eficiencia. Creemos en el ahorro responsable a través del consumo sostenible. Eso se consigue gracias a los estudios personalizados que los Agentes llevan a cabo de cada cliente. Les proponen soluciones para adaptar el consumo y reducirlo a través de los últimos avances del mercado y la adaptación de las instalaciones.

¿Cuál es la presencia de Feníe Energía en Extremadura y qué puede aportar de servicio diferencial?

Feníe Energía cuenta con 81 empresas instaladoras y 95 Agentes Energéticos activos, profesionales y con amplia experiencia en el sector que dan un servicio personalizado y cercano a los clientes de toda la zona de Extremadura. En las facturas de nuestros clientes siempre aparece el contacto directo de su Agente e instalador de confianza, al que el cliente puede llamar para consultar cualquier duda o asesoramiento que necesite sobre sus suministros o posibilidades de ahorro energético. La atención que recibe el cliente por parte de su Agente siempre es muy cercana, pues le conoce, no es un número más en sus objetivos comerciales de venta, es una persona con nombre propio. Además, detrás de los Agentes, también hay un equipo de apoyo desde la central de la Compañía para dar soporte tanto en la atención como en la parte más técnica.

Desde el punto de vista de la comercialización ¿está cambiando mucho el perfil de los clientes?

En general sí. Estamos viviendo un cambio importante en el perfil del cliente que cada vez demanda más información, más inmediatez y sobre todo ajustarse a sus necesidades de forma proactiva. El cliente actual espera recibir una respuesta antes de si quiera emitir la pregunta, quiere ser partícipe, pero con el menor esfuerzo posible. Quiere ser protagonista, que se le conozca y no se le interrogue. Nuestro trabajo es conseguir que el cliente quede satisfecho adelantándonos a sus necesidades y hacerles vivir una experiencia de contacto con nosotros ágil, sencilla y eficaz, ya sea a través de una factura, un email o una llamada. Y lo más importante, cubrir sus expectativas sin tener que preguntarles cuáles son.

El cliente actual es exigente, tiene poco tiempo, pero quiere decidir por sí mismo, también estamos viendo una evolución muy rápida a la digitalización. Cada cliente elige su manera de contactar y esperan recibir lo mismo de su Compañía. Hay que estar al día y no quedarse atrás en la transformación digital, sin perder de vista el gran valor del factor humano y cercano.

El autoconsumo, antes del COVID-19, estaba creciendo con fuerza entre determinados segmentos. ¿Cuál es la presencia de Feníe Energía en esta área?

Feníe Energía tiene desarrollado desde 2017 su producto de autoconsumo y a día de hoy es uno de los pilares estratégicos de la empresa. La presencia de la compañía con el producto de autoconsumo se centra prácticamente en cualquier ámbito, desde el sector residencial, las pymes y actualmente vamos ganando presencia poco a poco en el autoconsumo colectivo. Desde Feníe Energía apostamos por el autoconsumo y queremos que cualquier consumidor tengan la posibilidad de disfrutar de su instalación para lo cual, les asesoramos a través de nuestra red de Agentes Energéticos y les ofrecemos diferentes opciones de financiación como el crédito al consumo y el renting para empresas y comunidades de propietarios.

Las ofertas de las eléctricas de energía con origen renovable atraen a 3,8 millones de consumidores

Posted on

La CNMC ha publicado el Informe de supervisión del mercado minorista de electricidad, en el que se analiza el funcionamiento global del mercado en España en 2019. Este informe proporciona un análisis del sector eléctrico a partir de datos que la CNMC publica periódicamente. Entre otros aspectos, el informe analiza el grado de competencia y la implicación del consumidor en el mercado, la calidad de la actividad de comercialización y el resultado de algunas medidas de protección del consumidor impulsadas por la CNMC.

Uno de los aspectos que más llama la atención es el creciente interés de los consumidores por el origen de la energía que consumen. En este informe analizamos algunos indicadores que muestran una mayor implicación por parte del consumidor en la transición energética. Por ejemplo, destaca tanto su interés por las ofertas verdes como por su participación en el desarrollo de instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo. Así, las ofertas verdes con Garantías de Origen renovable y de alta eficiencia, han atraído a 3,8 millones de consumidores en 2019 frente a los 2,9 de 2018.  Por su parte, el autoconsumo procedente de instalaciones fotovoltaicas con compensación de la energía vertida a la red por el suministrado ha pasado de ser 5 MW en marzo de 2020 cuando se desarrolló la normativa correspondiente, a 68 MW en agosto de 2020.

En 2019, la competencia en el mercado minorista de electricidad siguió aumentando. Así, los comercializadores no tradicionales siguieron ganando terreno a las grandes compañías y pasaron a tener una cuota del mercado del 30% (frente al 28% en 2018). Sin embargo, el análisis por segmentos de consumo revela que el segmento doméstico continúa presentando una alta concentración, con una cuota conjunta de los tres mayores grupos de comercialización (Endesa, Iberdrola y Naturgy) del 81%.

En España, casi medio millón de clientes conectados en baja tensión habrían elegido una oferta con precios dinámicos, además de los casi 11 millones de consumidores acogidos al PVPC. Adicionalmente, 1,8 millones de clientes habrían elegido una oferta de tramo, es decir, un producto con precios variables no coincidentes con los periodos de las tarifas de acceso.
Desde hace varios años, la CNMC ha insistido, mediante la publicación de diversos informes y guías, en la necesidad de proteger al consumidor de electricidad. Si bien algunas de las malas prácticas detectadas se han ido corrigiendo, se considera necesario insistir en las siguientes, que están siendo analizadas por la CNMC en el ámbito de sus competencias: Desde la prohibición de las visitas domiciliarias, se ha incrementado la utilización del canal telefónico, detectándose en ocasiones falta de transparencia, antes y durante el proceso de contratación.

Algunos comercializadores han penalizado a consumidores por pronta resolución del contrato en baja tensión, exigiéndoles la devolución de descuentos o el pago de costes asociados a la rescisión del contrato excediendo el límite máximo previsto del 5% previsto en la normativa.

Algunos comercializadores han reducido la potencia contratada al consumidor sin que dicha modificación se vea reflejada en sus facturas. Se recomienda al comercializador que no incluya cláusulas en los contratos que le permita modificar los parámetros de contratación y que pida el consentimiento expreso del consumidor.

Algunos comercializadores están aplicando importes en concepto del alquiler del equipo de medida superiores a los facturados por el distribuidor. El comercializador debe trasladar el importe facturado por el distribuidor con el fin de cumplir con la transparencia prevista en la normativa. En caso de ofrecer un servicio adicional, debería anotarlo en la factura dirigida al consumidor de manera independiente al concepto de alquiler del equipo de medida.

La Junta da luz verde ambiental a una planta de recuperación de baterías de coches en Zafra que podrá tratar hasta 60 toneladas al año

Posted on

La Dirección General de Sostenibilidad, de la Consejería de Transición Ecológica de la Junta de Extremadura,  ha otorgado la autorización ambiental unificada para la planta de recuperación de baterías, cuya promotora es la empresa Recuperadora de Baterías Extremeñas, SL, con sede en el  término municipal de Zafra (Badajoz).

Con fecha 16 de julio de 2019 tiene entrada en el Registro Único de la Junta de Extremadura, la solicitud de Autorización Ambiental Unificada (AAU) para una instalación destinada al almacenamiento y recuperación de residuos peligrosos (baterías plomo-ácido) promovido  esta empresa.

Con fecha 24 de julio de 2020 se le solicita al Ayuntamiento de Zafra remita informe técnico sobre las materias de su competencia. Con fecha 22 de octubre de 2020 se recibe informe municipal sobre sus competencias, donde indica literalmente que la instalación “[…] informo favorablemente respecto de la compactibilidad del proyecto con el planeamiento urbanístico”.

La capacidad de tratamiento de baterías de coches al año será de 60 toneladas, mientras que la capacidad de almacenamiento de la misma será de 20 toneladas.  No se autoriza el almacenamiento ni la gestión de ningún residuo fuera de la nave. Solo se autoriza la regeneración de baterías usadas mediante equipos de desulfatación y cargadores, sin manipular, ni abrir, ni desmontar, en ningún momento, las baterías. Por otro lado, también se autoriza el ensamblaje de elementos superficiales como tornillería o cableado. Las baterías no regenerables serán almacenadas según legislación para entregar a gestor autorizado.

La capacidad total de almacenamiento de residuos vendrá dada por la superficie hormigonada dedicada al montaje y recarga de baterías que es de 39 m² y por la superficie dedicada al almacenamiento de residuos.

El titular de la instalación deberá constituir una fianza, para el total de las instalaciones que engloba la presente resolución en función del artículo 28.1 del Real Decreto 833/1988, de 20 de julio, por el que se aprueba el reglamento para la ejecución de la Ley 20/1986, básica de residuos tóxicos y peligrosos, por valor de 19.360 euros.

Asimismo, el  titular de la instalación deberá constituir un seguro de responsabilidad civil.  Mientras los residuos se encuentren en la instalación industrial, el titular de ésta estará obligado a mantenerlos en condiciones adecuadas de higiene y seguridad. En particular, las condiciones de los almacenamientos deberán evitar el arrastre de los residuos por el viento o cualquier otra pérdida de residuo o de componentes del mismo. Los residuos no peligrosos no podrán almacenarse por un tiempo superior a dos años, si su destino final es la valorización, o a un año, si su destino final es la eliminación. Mientras que los residuos peligrosos no podrán almacenarse por un tiempo superior a seis meses. Si hubiera grupo electrógeno se ubicará en superficie impermeable y cubierta, y dispondrá de un sistema de recogida de posibles vertidos que eviten la contaminación del suelo y las aguas subterráneas.