Jesús Salazar (EEVAM): “Es perfectamente factible que Extremadura participe en la fabricación de vehículos eléctricos”

Posted on

Entrevista con
Jesús Salazar
Director General de EEVAM

Para quien no lo conozca, ¿qué es EEVAM, su origen y trayectoria y el trabajo que desarrolla en Cáceres?

Somos expertos en diseño y desarrollo de vehículos eléctricos, con un enfoque transversal, abarcando diseño de chasis, tren de potencia, y sistemas y tecnologías innovadoras.

Nuestra actividad se divide entre proyectos propios de I+D+i, con los que buscamos impulsar el desarrollo tecnológico en torno al vehículo eléctrico, y la transferencia de conocimientos a fabricantes del sector de la automoción a través de servicios de consultoría o colaboraciones técnicas.

Ponemos a nuestro equipo de ingenieros al servicio de fabricantes de todo tipo de vehículos (desde patinetes hasta autobuses), y en todo el proceso desde concepto a producción.

Actualmente el proyecto está liderado por mí mismo (Jesús Salazar, Fundador y Director General) y por mi hermano Jorge Salazar (Director Técnico). Aunque yo soy Ingeniero Superior Aeronáutico de formación, desarrollé mi carrera profesional en el sector de la automoción, en Reino Unido, donde pude estar en contacto con varios e importantes fabricantes europeos. Así me percaté de que un gran número de fabricantes no estaban realizando los esfuerzos adecuados para adquirir los conocimientos que serían necesarios para la llegada del vehículo eléctrico. EEVAM nació entonces para cubrir estas carencias de conocimiento que se detectaron en los fabricantes.

Jorge (Ingeniero de Telecomunicaciones), había tenido experiencia internacional en el norte de Italia (una región clave para el sector de la automoción europeo por la presencia de grandes marcas), y se incorporó como director técnico en nuestro Centro de Investigación y Desarrollo, en Cáceres, donde, además de nuestras oficinas, contamos con nuestras instalaciones de laboratorio y taller para trabajar con los vehículos y sus sistemas.

Todo lo que tiene que ver con la movilidad eléctrica está cambiando  a pasos acelerados. ¿En qué punto nos encontramos y hacia dónde camina el sector?

La movilidad eléctrica supone un cambio de paradigma que conlleva una oportunidad grandísima para estar al frente del cambio, como deja claro el mismo propósito de nuestra empresa. En este sentido, en EEVAM pensamos que la región de Extremadura tiene el potencial para generar industria, tecnología y puestos de trabajo basándose en esta nueva movilidad, y combinándola con las energías renovables.

A nivel nacional, la movilidad eléctrica ya está actuando de catalizador, y ha generado bastante actividad en un sector como el de la automoción, donde históricamente España no ha tenido la fortaleza de otros países como Inglaterra, Francia, Italia o Alemania. Varias Startups se han lanzado con diseños propios innovadores, y otras marcas históricas se han reconvertido y vuelven con ánimos renovados. En algunos ámbitos, como en el de servicios de sharing, ya somos referencia a nivel mundial. Y en otros, más industriales, tenemos una nueva oportunidad de ponernos a la altura de las principales potencias europeas.

¿Cuáles son los principales proyectos en los que está trabajando EEVAM y qué utilidad práctica tendrían en el futuro para los clientes/conductores?

Uno de nuestros proyectos más visibles es nuestra participación en la empresa Ox Motorcycles, de la que somos socios. A través de este proyecto estamos desarrollando motocicletas de estilo clásico, pero cargadas de tecnología.

Participamos en el proceso de diseño del chasis y el tren de potencia, en colaboración con nuestros socios industriales. Además, hemos desarrollado toda la tecnología que permite conectar la motocicleta a la nube, monitorizar el estado de carga y salud de las baterías, y añadir elementos de seguridad como sensores de ángulo ciego o alerta de caída, entre otras muchas funcionalidades habilitadas por la unidad electrónica que denominamos “Smartbox”.

Gracias a las capacidades de nuestro Centro de Investigación y Desarrollo en Cáceres, hemos construido los primeros prototipos totalmente funcionales, que ya hemos puesto en manos de algunos clientes, recibiendo un feedback muy positivo.

Las motocicletas ya pueden reservarse, y se entregarán a comienzos del año 2021. Además, la tecnología de la Smartbox es transferible y adaptable a otros vehículos eléctricos (coches, motocicletas, autobuses…) Con lo que previsiblemente busquemos llegar a acuerdos con otros fabricantes para que puedan incorporarla.

Además de esto, colaboramos con varios fabricantes europeos en el sector, que están dando ya sus primeros pasos hacia la movilidad eléctrica. Trabajamos con ellos en el desarrollo de sus sistemas de almacenamiento de energía; por ejemplo, desarrollando sistemas modulares de baterías extraíbles. Y hacemos bastante trabajo de simulación, ayudando a los fabricantes a hacer predicciones y optimizar características como la autonomía que tendrán los vehículos que están desarrollando, o aconsejándoles sobre estrategias óptimas para gestionar la carga de las baterías.

Con nuestra Academia online, con un curso de iniciación a la ingeniería y mecánica del vehículo eléctrico, queremos ayudar a profesionales (o futuros profesionales) a introducirse en este mundo, pues necesitamos crear una bolsa de talento a la que poder acudir.

¿Estaría en condiciones Extremadura en el futuro de contar con una factoría de fabricación de coches eléctricos o solo estará en manos de los grandes fabricantes de coches convencionales? ¿o al menos de baterías con la futura mina de litio de Cañaveral como posibilidad?

Es perfectamente factible, sobre todo cuando se tienen en cuenta modelos de cadenas de suministro globales, donde los fabricantes de las distintas piezas están distribuidos en distintos países, y las instalaciones finales se encargan fundamentalmente de tareas de ensamblaje.

El vehículo eléctrico simplifica la logística, pues el número de piezas es menor. Y para vehículos ligeros, como motocicletas, o vehículos de mayor tamaño, pero con volúmenes moderados, la inversión requerida en instalaciones no es excesiva.

Nosotros mismos, en nuestro proyecto con Ox Motorcycles, planificamos traer el ensamblaje a España en los próximos años (actualmente tenemos acuerdos con fabricantes asiáticos). Y si se consigue la inversión y los apoyos, Extremadura es una opción perfectamente viable (y por la que yo personalmente apostaré).

Con respecto de la fábrica de baterías, desde luego debe de ser parte de la apuesta de la región. Partiendo de la mina, habrá que apostar por quedarse con la mayor parte de la cadena de valor que sea posible. Lo ideal sería combinar la fabricación con un buen ecosistema de I+D+i en torno al almacenamiento basado en litio, pues es una tecnología que está avanzando muy rápido hacia el nivel de madurez que necesita. Constantemente se conocen nuevos avances, tanto a nivel de electrónica como a nivel de química y construcción de los packs de baterías.

Uno de los grandes retos de la movilidad eléctrica es la recarga y el almacenamiento, especialmente en territorios dispersos como el Extremeño. ¿Se está  avanzando mucho en este sentido?

Se está avanzando, pero estamos todavía lejos de tener la infraestructura de recarga que necesitamos. Hay empresas, asociaciones y administraciones, que están empujando mucho, pero desde nuestro punto de vista el motor del cambio ha de ser el usuario, y hay que conseguir que el usuario lo demande.

El vehículo eléctrico conlleva un cambio en nuestras costumbres y rutinas. Recargar baterías no es lo mismo que repostar combustible, y aunque desde la industria se esté trabajando por minimizar los tiempos de carga, los usuarios tendrán que acostumbrarse a usar sus vehículos y planificar sus desplazamientos de manera distinta. Un diseño inteligente y equilibrado de la red de recarga, que considere a todos los agentes (usuarios, distribuidores, fabricantes de vehículos…) será clave para lograr una buena penetración del vehículo eléctrico, pues dará a los fabricantes una buena herramienta para poner en valor las posibilidades de esta nueva forma de usar los vehículos, lo que incentivará la demanda.

La Junta licita la instalación de autoconsumo fotovoltaico de 10 Kw en los IES Emérita Augusta de Mérida y Javier García Téllez de Cáceres

Posted on

La Consejería de Movilidad, Transporte y Vivienda ha sacado a licitación la contratación del suministro de material para instalaciones fotovoltaicas como prototipos en los edificios de uso público de los IES Emérita Augusta, de Mérida, y Javier García Téllez, de Cáceres, un proyecto que cuenta con un presupuesto base de licitación de 36.710 euros. Esta actuación se enmarca dentro del proyecto Idercexa, coordinado por la Dirección General de Arquitectura y Calidad de la Edificación, que persigue aplicar en grandes edificios tecnologías destinadas a la mejora del comportamiento energético que han demostrado una alta eficiencia a nivel teórico y experimental, pero que aún no han sido instaladas en edificios reales.

A su vez este programa se engloba dentro la de Estrategia de Eficiencia Energética en los Edificios Públicos de la Administración Regional de Extremadura 2018-2030 (E4PAREX).

También se pretende promocionar el uso de energías renovables, sensibilizar sobre el uso racional de la energía y la tendencia hacia un futuro autoconsumo. Además, dentro del marco del que será el nuevo Plan Integrado de Energía y Clima de Extremadura, esta herramienta contribuirá a reducir la huella de CO2 en estos institutos a través del impulso de las energías renovables al alcance de los alumnos y alumnas.

Por otro lado, se busca fomentar la formación profesional en sectores estratégicos y aumentar la empleabilidad a través de la adquisición de destrezas, competencias específicas en la materia y conocimientos teóricos y prácticos.

El proyecto, que se coordina de forma conjunta con la Consejería de Educación y Empleo, contempla la adquisición del material necesario para el montaje de un prototipo fotovoltaico de 10 kilovatios de potencia en cada centro.

El seguimiento y monitorización se realizará en coordinación con el profesorado y alumnado de los Ciclos Formativos de Grado Superior de Eficiencia Energética y Energía Solar Térmica y de Energías Renovables que se imparten en ambos centros educativos.

Estos institutos de Mérida y Cáceres se sumarán así al IES San Roque, de Badajoz, el primer centro de la región en contar con un sistema piloto que fomenta el autoconsumo y aboga por una disminución del consumo energético, a través del proyecto Idercexa, con una inversión de 23.000 euros.

Este centro educativo dispone en su cubierta de 36 paneles fotovoltaicos para autoconsumo con 10 kilovatios de potencia, que sirven para cubrir en torno a un 20% de su consumo diario de energía y verter a la red un 16% de su energía producida.

Por su parte, el Ciclo Formativo de Grado Superior de Eficiencia Energética y Energía Solar Térmica, que se imparte en los IES San Roque y Emérita Augusta, consta de 2.000 horas de formación, que capacita a profesionales que ejercen su actividad en el sector energético, en instituciones competentes en auditorías, inspecciones y certificaciones energéticas y en empresas dedicadas a realizar estudios de viabilidad, promoción, implantación y mantenimiento de instalaciones de energía solar en edificios.

Entre las ocupaciones y puestos de trabajo más relevantes se encuentran la de Técnico de eficiencia energética de edificios, Responsable de mantenimiento de instalaciones solares térmicas, Gestor energético o Promotor de programas de eficiencia energética, entre otros. Asimismo, en el IES Javier García Téllez se imparte el Ciclo Formativo de Grado Superior de Energías Renovables, que consta también de 2.000 horas de formación, gracias al cual los alumnos y alumnas que obtienen este título ejercen su actividad en empresas dedicadas a realizar la promoción, el montaje, la explotación y el mantenimiento de instalaciones de energías eólicas y solares fotovoltaicas para la producción de energía eléctrica y en empresas relacionadas con la generación, así como en empresas industriales que realicen trabajos de montaje y mantenimiento de subestaciones eléctricas.

La biomasa en Extremadura: proyectos ambiciosos que necesitan un revulsivo

Posted on

Texto:
Juan Jesús Ramos
Técnico de AVEBIOM

La Asociación Española de la Biomasa (Avebiom), constituida en 2004, reúne a los principales actores del sector de la bioenergía a lo largo de toda la cadena de valor de la biomasa. Su objetivo es promover el desarrollo del sector en España y contribuir a incrementar el consumo sostenible de biomasa con fines energéticos. Desde la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) queremos destacar los avances y logros más recientes conseguidos por el sector de la biomasa en Extremadura y mostrar proyectos bioenergéticos que podrían tener relevancia para la comunidad autónoma.

El año 2019 podría calificarse de período de transición, alargado con toda probabilidad durante 2020 debido a las consecuencias de la pandemia de la COVID-19. No ha habido grandes titulares, pero sí buenas noticias y notables avances en el sector.

Estamos convencidos de que el futuro a medio y largo plazo para todas las energías renovables, y en especial para la biomasa, es muy prometedor en Extremadura. Veremos surgir innumerables proyectos enmarcados en las directrices de los Planes Energéticos Nacionales y en las políticas activas de descarbonización como respuesta a la emergencia climática.

Además, desde AVEBIOM queremos respaldar y dar ánimo a todos los integrantes de la cadena de valor que conforman el sector bioenergético extremeño, que trabajan con ilusión y profesionalidad dando servicio a cada usuario que utiliza la biomasa.

Producción de pellet
En la actualidad existen 2 plantas de producción de pellet en Extremadura, ambas en Cáceres: PROVISIONA VERDE (con certificación ENplus®) en Brozas y PELLET MB, en Malpartida. Cada una produce alrededor de 5.000 toneladas anuales. No existe todavía ningún distribuidor certificado de este formato de biocombustible.

Los tres proyectos de plantas de pellet previstos, en Caminomorisco, Moraleja y Herrera del Duque, tendrán que esperar algún tiempo más para ser una realidad, a pesar de que son proyectos prioritarios para la Junta de Extremadura por fomentar la lucha contra el cambio climático, la creación de empleo y el mantenimiento de la actividad económica en el medio rural.

Las empresas Exver, en Navalmoral de la Mata, Tabisa, en Brozas, y Marle, en Gévora, son las principales abastecedoras de astilla. Junto a la Cooperativa Troil Vegas Altas, en Valdetorres, para hueso de aceituna, conforman el círculo principal de suministradores de biomasa en la comunidad autónoma.

Astillando biomasa forestal

Plan de Eficiencia Energética
Sigue avanzando el Plan de Eficiencia Energética promovido por la Junta de Extremadura para acometer reformas en los cerca de 750 edificios públicos a su cargo.  Este ambicioso plan pretende reducir de una manera importante la factura energética de la administración pública extremeña. En especial, los centros dependientes del Servicio Extremeño de Salud (hospitales, centros de salud, residencias de mayores y otros centros socio-saniatarios) ya que entre todos ellos consumen el 77% de la energía de todos los edificios públicos autonómicos.

Aunque no conocemos en detalle el ritmo de actuación, dicho plan prevé invertir 229 millones de euros hasta 2030 y en él las fuentes de energía renovables como la biomasa, la solar térmica y la solar fotovoltaica juegan un papel muy destacado.

Centrales bioeléctricas
La generación eléctrica con biomasa está de enhorabuena por la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico [Miteco] de modificar el límite de horas de producción con derecho a retribución, a través de la Orden TED/171/2020, de 24 de febrero.

Desde el primero de enero del 2020, se amplía de 6.500 horas a 7.500 horas al año el tiempo máximo de operación con derecho a retribución, favoreciendo así una rentabilidad razonable a más largo plazo y corrigiendo así un error de concepto contenido en la Ley 24/2013.

Este cambio es un balón de oxígeno para las dos plantas bioeléctricas existentes en Extremadura: Miajadas y Mérida, y propiciará, con toda seguridad, la puesta en marcha de nuevos proyectos.

Nuevo Plan Forestal
En julio de 2020, la Junta de Extremadura ha encargado a la empresa TRAGSA la elaboración del nuevo Plan Forestal de Extremadura. Esta actualización permitirá desarrollar futuras estrategias que orienten la política forestal extremeña hacia una gestión forestal sostenible, la mitigación del cambio climático y la lucha contra la despoblación del medio rural y donde la bioeconomía de los productos forestales tendrá un papel prioritario.

Piscinas y biomasa
El Observatorio de la Biomasa que gestiona AVEBIOM estudia este año la situación de las piscinas climatizadas, edificios con gran consumo de calor y, por tanto, excelentes candidatos a utilizar eficazmente biomasa como elemento generador de energía.

En Extremadura existen actualmente 23 piscinas climatizadas ubicadas en centros deportivos, de las cuales 2 no están operativas desde hace años por problemas de índole económica. Salvo dos, el resto son de propiedad pública y  gestionadas mayoritariamente por los propios ayuntamientos.

Relacionando el número total de piscinas cubiertas con el número de habitantes de la región, se obtiene el ratio de habitantes por piscina, que en Extremadura es de 52.800. Es el ratio más elevado de todas las comunidades autónomas, muy por encima del valor promedio nacional que está en torno a 25.500.

Todos los municipios extremeños de más de 15.000 habitantes tienen piscina climatizada. En ciudades con mayor población hay más demandantes de estos servicios, así Badajoz cuenta con 3 instalaciones deportivas y Cáceres y Mérida con 2 respectivamente.

Entre los municipios con más de 10.000 habitantes (Coria, Olivenza y Miajadas), el mayor de ellos, Coria con 13.000 habitantes, no dispone de esta infraestructura.

También hay poblaciones con menos 10.000 que cuentan con piscina cubierta: los municipios de Trujillo, San Vicente de Alcántara, Herrera del Duque y La Albuera. En este grupo figuran las instalaciones no operativas de los pueblos de Alburquerque y Santa Amalia.

Herrera del Duque, con algo menos de 4.000 habitantes, y La Albuera, con cerca de 2.000, son poblaciones muy pequeñas que normalmente no albergarían este tipo de infraestructura. Su excepcionalidad confirma que es posible disponer de instalaciones acuáticas climatizadas, siempre que se cuente con la complicidad de la población, que ha de estar volcada y mimar estos servicios.

El 28,6% de las piscinas cubiertas en Extremadura utiliza biomasa como fuente de energía para dotar de agua caliente sanitaria a vestuarios y piscinas y de calefacción a los diferentes recintos. Este porcentaje otorga a Extremadura un meritorio tercer puesto en uso de la biomasa en piscinas, sólo por detrás de Andalucía y Murcia.

Se trata de 6 piscinas, cuatro en Badajoz y dos en Cáceres, utilizan biomasa. La primera que empezó a utilizar biomasa fue la de Miajadas en 2009 y la última en hacerlo ha sido la de Herrera del Duque en 2019.

Estas seis piscinas son de propiedad pública y dos de ellas están gestionadas por empresas privadas. Cuatro tienen, además, captadores solares térmicos que, en algún caso y dependiendo del número de captadores, pueden llegar a generar hasta el 70% de las necesidades térmicas del recinto. Una de ellas también dispone de placas fotovoltaicas para autoconsumo eléctrico.

Climatizadas
La potencia media de las calderas de biomasa instaladas en piscinas cubiertas en Extremadura es de 281 kW; tres consumen pellet y otras tres astilla.

La demanda térmica media es de 746.000 kWh/año para una piscina estándar, compuesta por 2 vasos (vaso polivalente y vaso de chapoteo-aprendizaje) junto a la calefacción del recinto y el ACS.

Cada piscina necesitaría para cubrir estas necesidades 163 toneladas de pellet al año (PCI de 4,57 kWh/kg) o cerca de 180 t/año de astilla con humedad inferior al 20% (PCI de 4,19 kWh/kg). El ahorro económico que se consigue utilizando astilla en lugar de gas a precio industrial es superior al 30%. Este ahorro posibilita reducir entre el 8 y el 12% el porcentaje de los costes globales por instalación y campaña.