precio electricidad

UNEF pide que el término fijo de la tarifa se aproxima a la media europea del 22% frente al 40% actual

Posted on

contador

UNEF (Unión Española Fotovoltaica) ha celebrado ayer su segundo diálogo virtual abierto ¿Cuál es el diseño de tarifa óptimo para impulsar la transición energética?,  dentro de la iniciativa #DialogosSolaresDesdeCasa, una serie de encuentros dirigida a impulsar el debate sobre los temas de actualidad de la industria fotovoltaica, en compañía de expertos destacados del sector fotovoltaico y energético.

En este diálogo ¿Cuál es el diseño de tarifa óptimo para impulsar la transición energética? ¿Hay que ir hacia una tarifa plana o con un alto componente variable?, han participado Daniel Pérez, PPA Lead & Chief Legal Officer de Holaluz y Pedro González, Director de Regulación de AELEC.

Desde UNEF, se considera necesario llevar a cabo una reforma del actual diseño de la tarifa de la luz reduciendo el peso del término fijo, que está en un 40%, para que vuelva a estar en línea con la media de los países europeos (22%) y para que se siga el principio de “pagar por lo que se consume”.

Respecto a los principios que deberían aplicarse en la definición de un diseño de tarifa optimo para impulsar la transición energética, los expertos han coincidido en señalar la necesidad de asegurar la suficiencia recaudatoria; la predictibilidad de los precios, para que el consumidor sepa cuánto va a pagar en cada momento; la simplicidad; la transparencia; y la eficiencia, para que el coste se asigne a el que lo ocasione. Además, se he hecho especial hincapié en la variable de la sostenibilidad medioambiental: una vez que se haya garantizado la suficiencia de ingresos para el sistema, la tarifa tiene que enviar una señal de precio para incentivar el autoconsumo, el vehículo eléctrico y la eficiencia energética, y para premiar al consumidor que consume menos energía y en horas específicas del día.

Por su parte, Daniel Pérez, PPA Lead & Chief Legal Officer de Holaluz, ha señalado que “hay que plantearse si el principio de suficiencia económica debe cubrirse únicamente con ingresos del sistema eléctrico. Si otros sectores ganan con la transición energética eléctrica, los carburantes deberían costear parte de los costes del sistema eléctrico. También tenemos que tener claro que esto es un juego de suma cero. Si queremos que un colectivo pague menos por la electricidad, el resto de colectivos automáticamente pagarán más. Yo soy partidario de variabilizar al máximo el reparto de los costes, una vez se determine qué costes tiene que asumir cada grupo tarifario. El consumo eléctrico en España es bastante estable y los ingresos estarían garantizados, favoreciendo a la vez la transición energética”

Además, Pedro González, Director de Regulación de Aelec, ha indicado que “el diseño de la tarifa de acceso es uno de los aspectos más relevantes si queremos asegurar que el consumidor energético recibe las señales adecuadas para avanzar en el proceso de descarbonización de la sociedad. La transición energética a través de la progresiva electrificación de nuestra economía hace que la electricidad tenga que ser el vector energético de referencia.”

Además, los expertos han destacado que, en la necesaria transición ecológica, el consumidor tiene un papel fundamental al estar en el centro del sistema energético, de ahí la importancia de contar con un consumidor, especialmente el doméstico, que esté informado y que conozca la estructura de la tarifa. En la misma línea, la tecnología y la domótica ofrecen herramientas importantes para una gestión eficiente de la demanda, ya que el consumidor, una vez haya decidido su patrón de consumo, obtendrá la mejor respuesta en función de los precios de la energía.

Asimismo, se ha recordado la importancia de que los autoconsumidores tengan la misma tarifa que el resto de consumidores, para respetar el principio de igualdad de condiciones y de no discriminación establecido por la normativa europea.

El coste del consumo de electricidad bajó un 10,5% en 2019, aunque sigue por encima de la media de la UE

Posted on

enchufe

El precio de la electricidad en España es, según los datos de Eurostat, el quinto más alto de la Unión Europea, solo por detrás de Alemania, Dinamarca Bélgica e Irlanda. Durante el 2019, el precio de la electricidad en España fue un 11,3% superior al precio medio de los países de la Unión. Esto se debe principalmente a los costes fijos de la factura, ya que durante el pasado año el coste del kilovatio hora experimentó un descenso de precio del 10,5% con respecto al año anterior.

El portal experto en ahorro Cuponation, ha analizado la evolución del precio de la electricidad en España en los últimos cinco años, así como los días con mayor y menor precio, y los meses más caros y baratos. De acuerdo a datos de Red Eléctrica Española, después de 3 años de un crecimiento continuo, este último 2019 la factura de la luz, si tener en cuenta impuestos y costes fijos, ha experimentado un descenso algo superior al 10%. De hecho, en 2019 el precio del kilovatio hora empezó en enero con 0,12887 €, siendo el mes más caro del año, y terminó en diciembre 0,09562 €, como el mes más barato. Ha sido un año de descenso progresivo y continuo. El coste medio anual ha sido de 0,1104 €/kWh, mientras que en 2018 fue de 0,12335 €/kWh.

El día con el precio de kWh más alto del 2019 fue el 1 de enero, en el que se alcanzaron los 0,13773 €/kWh, mientras que el más barato fue el 22 de diciembre, con un coste de 0,058€/kWk. Lo que coincide con la tendencia de bajada de precios desde el inicio hasta el final del año.

Como norma general, los meses con la electricidad más cara son los de más frío. La media de precio de los últimos 5 años para noviembre, diciembre y enero se sitúa en 0,12125 €/kWh. Por el contrario, la electricidad más barata suele encontrarse en los meses de primavera. La media para marzo, abril y mayo es 0,10826 €/kWh. Un 10,7% más barato que los meses de invierno.

La diferencia de precios para electricidad y gas para pymes y empresas pueden llegar a los 3.000 euros al año según las ofertas

Posted on

electricas

Actualmente, los clientes pueden elegir entre cerca de 700 ofertas activas en el mercado de electricidad y gas. Según un reciente estudio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia  (CNMC), ente las tarifas más baratas y más caras disponibles para los pequeños consumidores de gas y electricidad hubo diferencias de hasta 200 euros/año. Mientras, En el caso de las ofertas para pymes y empresas, las diferencias máximas alcanzaron los 3.000 euros al año.

En este informe, la CNMC analiza la diferencia de precios entre las ofertas de electricidad y gas que pueden contratar los consumidores con los distintos comercializadores que ofrecen el servicio en el mercado. En la actualidad, los consumidores pueden contratar el gas y la electricidad a través de dos sistemas distintos: el sistema de tarifa regulada, que fija el Gobierno, a través del llamado PVPC (electricidad) y de la TUR (gas) y el sistema libre.

Actualmente, el comparador de precios de la CNMC recoge las ofertas existentes en el mercado libre y, en el caso del gas,  también la tarifa regulada, para que puedan ser comparadas fácilmente por los usuarios.

Diferencias de precios en las ofertas del comparador
En 2017, la diferencia entre la oferta más cara y la más barata disponible, según el comparador de precios de la CNMC, supuso un diferencial para un consumidor con derecho a (TUR) de unos 80-180 euros/año. En los consumidores de gas sin derecho a (TUR) el diferencial entre ofertas puede variar entre 600 y 3.000 euros/año.

En electricidad, la contratación de la oferta más cara o la más barata supuso una diferencia para los consumidores eléctricos con derecho a (PVPC) de entre 150/200 euros en la facturación anual. En los consumidores eléctricos sin derecho a PVPC el diferencial osciló entre 1.000 y 3.000 euros/año.

En gas, pasar de ser suministrado con el precio regulado (TUR) a ser suministrado eligiendo la oferta más barata del mercado supuso un ahorro para el consumidor doméstico de entre 31 y 76 euros/año según el consumo anual, entre un 4% y un 22,6 % de su factura anual con precios de diciembre de 2017.

En el caso de la electricidad, al contrario que en 2016, durante 2017 han existido opciones en el mercado libre algo más baratas que el precio regulado (PVPC), equivalentes a un ahorro de 31 euros/año en la facturación, un 6% de la facturación.

Mientras, en diciembre de 2017, había 22 comercializadores en el comparador con ofertas de electricidad “verdes”, frente a las 14 a junio de 2016. En general, no se aprecia que las ofertas verdes sean más caras frente a las que no lo son. De acuerdo con el sistema de Garantías de Origen y etiquetado de la CNMC, este tipo de ofertas atrajo a 1,9 millones de consumidores (1,2 millones en 2016), lo que refleja el mayor éxito en la comercialización de estos productos.

En el contexto de subida de precios del suministro energético registrado en 2018, destaca el incremento registrado en términos medios en las ofertas disponibles en el comparador, especialmente a partir de mayo de este año, coincidiendo con el repunte de los precios de gas y electricidad en los mercados mayoristas.

La CNMC advierte que este escenario de precios elevados en el mercado mayorista registrado en 2018, hay varios comercializadores que han rescindido o modificado sus contratos con sus clientes sin mantener las condiciones pactadas inicialmente con ellos.