energías renovables

Extremadura impulsa el uso de energías renovables en la industria con el proyecto europeo «Resindustry»

Posted on

El Consorcio Agencia Extremeña de la Energía participa en el Proyecto europeo RESINDUSTRY que analiza las necesidades energéticas en la región del sector industrial, y que se ha decantado hasta ahora por la fotovoltaica

Texto: Cosme Segador, Director de AGENEX y Daniel Encinas,Coordinador Técnico de AGENEX

“El Consorcio Agencia Extremeña de la Energía, consciente de la importancia y la necesidad de incorporar el uso de las energías renovables en la Industria extremeña, participa en el Proyecto RESINDUSTRY (financiado por el programa Interreg Europe), el cual comenzó su andadura el 1 de agosto de 2019 y finalizará en julio de 2023, teniendo como  objetivo principal incrementar la independencia energética del sector industrial, reduciendo el consumo de energías convencionales gracias a la implantación de renovables.

En el proyecto participan 7 socios de distintas regiones europeas y entidades: Republica Checa (Universidad técnica de la ciudad de Praga), Finlandia (Universidad de ciencias aplicadas de la ciudad de Lahti), Estonia (Agencia de energía regional de Tartu), Austria (Universidad de Vorarlberg de ciencias aplicadas), Polonia (autoridad de gestión de la región de Świętokrzyskie) y España (Consorcio Agencia Extremeña de la Energía).

El programa Interreg Europe pretende mejorar las políticas territoriales en alguna temática específica y en el caso de RESINDUSTRY se busca implantar el uso de energías renovables en el sector industrial como medida de apoyo a la descarbonización. Para ello se han realizado una serie de actividades de aprendizaje a lo largo de la primera fase del proyecto que han consistido en un intercambio de experiencias y conocimientos entre las distintas regiones europeas que forman el consorcio. A través de este aprendizaje y la transferencia de buenas prácticas, cada región participante puede plantear mejoras en sus políticas que permitan un mejor uso de los fondos FEDER disponibles.

La primera actividad consistió en la búsqueda de buenas prácticas, a través de la cual cada región puso en valor el potencial que posee y del que otras regiones pueden aprender. Como resultados generales, se aprecia que en aquellas regiones de países del norte de Europa (Finlandia o Estonia) predomina el uso de bioenergía, mientras que en las regiones del sur (Extremadura o Gozo), la tecnología predominante es la solar fotovoltaica.

-Potencial energético. La segunda actividad realizada fue el análisis de mercado y potencial energético que existe en el sector industrial. Este estudio ha permitido conocer la situación en la que se encuentra el sector industrial de Extremadura a nivel energético y el potencial que este posee.

Cabe destacar que en Extremadura la agricultura y la industria representan el 20.69% del PIB regional, empleando al 23,1 % de los trabajadores dados de alta en la seguridad social.

Si esto se relaciona con los consumos energéticos, hay ciertos valores destacables: a fecha de 2017 (análisis realizado a fecha de inicio del proyecto), el 31% del consumo de combustible en el sector industrial fue eléctrico (suponiendo 1.425 GWh), siendo este consumo principalmente del sector agrícola, siderurgia / fundición y alimentación. Mientras que el 41% (2.104 GWh) consumido por parte de la industria provino del gas natural.

De esta lectura se obtiene que las necesidades térmicas que posee el sector industrial en Extremadura son elevadas debido a los diferentes procesos productivos existentes, principalmente en el sector agroindustrial, aunque puntualmente hay algunas industrias, del sector  de la siderurgia y del industrial del vidrio, con unos altos consumos que merecen un estudio particular.

Otras de las conclusiones que se han obtenido han sido relativas al análisis en profundidad realizado sobre las ayudas disponibles en los últimos años, desde 2015 hasta el pasado año 2021, y de la aceptación que han teniendo las distintas tecnologías dentro del sector.

Destaca el hecho de que algunas tecnologías, como el biogás y la biomasa, aun habiendo tenido líneas de subvención con elevados importes, no han llegado a establecerse dentro del sector industrial. Sin embargo, las instalaciones fotovoltaicas han crecido y siguen creciendo exponencialmente, y son las que mayor aceptación han tenido. Si bien las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo existentes en industrias y empresas en Extremadura apenas superan las 400 actualmente.

Actores clave
La tercera actividad está asociada a la involucración de actores clave para la temática del proyecto a nivel regional y local. En el marco del proyecto, se han realizado diversas reuniones tanto de forma presencial como virtual. Dentro de ellas se puede resaltar la “Primera mesa de trabajo para la mejora de las ayudas relacionada con fuentes de energía renovable”, realizada el 13 de febrero del 2020; como el webinario sobre “Las oportunidades para la agroindustria en el camino a un sector más sostenible”, el 28 de enero del 2021, en el cual se compartieron diversas experiencias tanto a nivel europeo, por parte de socios del consorcio, como de otras regiones españolas.

Otra actividad desarrollada en esta primera fase del proyecto ha incluido la realización de visitas de estudio a aquellas buenas prácticas que se han considerado que podían tener un interés especial.

En el caso de Extremadura los socios del proyecto visitaron, en septiembre de 2021, la fábrica de botellas de vidrio BA Glass localizada en Villafranca de los Barros, la cual posee una instalación fotovoltaica de 8 MW siendo uno de los autoconsumos fotovoltaicos más grandes de Europa. Posteriormente se visitó la Cooperativa Agrícola Vinícola Extremeña San José (CAVE San José) como un buen ejemplo de combinación de tecnologías, donde una instalación fotovoltaica de 100 kW para autoconsumo se complementa con una caldera de biomasa, la cual permite acelerar el proceso de termo vinificación que se desarrolla en la bodega.

El pasado 5 de julio de 2022, tuvo lugar en Mérida la presentación de este plan de acción, en el marco de la jornada realizada sobre “Autoconsumo industrial: el nuevo ritmo de la competitividad extremeña” la cual se realizó de la mano de APPA renovables y la dirección general de Industria, Energía y Minas de la Junta de Extremadura.

Para concluir, el proyecto RESINDUSTRY tendrá una segunda fase, cuya duración será de 12 meses. En ella se realizará una monitorización e implementación de las acciones anteriormente descritas. Esperando que gracias a ellas se potencie la implantación de renovables en la industria, lo que ayudará a alcanzar la descarbonización del sector para 2030 y una mejora en la competitividad del sector industrial extremeño, gracias a la reducción de los costes energéticos».

La eólica superó en España los 61.000 GWh en el 2022 y la fotovoltaica los 28.000 GWh, con récord de generación

Posted on

Las estimaciones presentadas recientemente por Red Eléctrica de España (REE) prevén que el 2022 haya sido un gran año para las energías renovables en España. Así espera que la eólica supere 61.000 GWh, lo que supondría en torno a un 1% más que la cifra registrada en 2021. Por su parte, la fotovoltaica finalizaría 2022 con una producción un 33% más alta que la del ejercicio anterior (cercana a los 28.000 GWh).

De esta manera, las placas fotovoltaicas se situarían por primera vez como cuarta tecnología del mix de generación (representando el 10%). Así se desprende de las estimaciones de Red Eléctrica que, como cada ejercicio, adelanta las principales magnitudes del sistema, basadas en datos preliminares a 20 de diciembre.

Para Beatriz Corredor, presidenta de Redeia, matriz de Red Eléctrica, “esta evolución de la eólica y la fotovoltaica refuerzan la posición de España como motor renovable de la Unión Europea. El camino de la transición ecológica es la única vía posible para una unión ‘eléctrica’ fuerte y autónoma”.

Las estimaciones prevén que la eólica cerrará el año siendo la primera tecnología renovable. En concreto, podría suponer casi el 22,1% de todo el mix, por detrás del ciclo combinando (24,8%) y por delante de la nuclear (20,2%). En cómputo total, las renovables representarían el 42,1% de la producción eléctrica del país, en un año marcado por un fuerte descenso de la producción hidráulica. De hecho, ha generado un 39,7% menos que en 2021 y se ha desplazado a la sexta posición de la estructura de generación.

Los datos apuntan que la producción total de energía eléctrica en España podría ser mayor a 276.000 GWh, un 6,5% más que en 2021. Con todo, las emisiones de gases de efecto invernadero anotan 44,7 millones de tCO2 eq y la cuota de producción libre de emisiones de CO2 equivalente se estima que alcanzaría el 63,1% del total. 

En 2022, el parque generador español, podría acabar el año superando los 117 GW de potencia instalada, un 3,8% superior a la registrada en 2021. Este año, España ha sumado 4,6 nuevos GW de renovables, en concreto 1,2 GW eólicos y 3,4 GW fotovoltaicos. La fotovoltaica es la tecnología que más ha aumentado y este año ya ha conseguido superar a la hidráulica, situándose en estos momentos como tercera en el ranking de fuentes con más potencia: ya supone casi el 16%. La capacidad de generación renovable asciende ya a más del 58% del total del parque.

En 2022, ha seguido disminuyendo la presencia de tecnologías contaminantes, fundamentalmente la del carbón que este año ha reducido su potencia en 300 MW. 

Por su parte, la demanda de energía eléctrica del sistema eléctrico español se estima en más de 250.000 GWh, un 2,2% inferior a la de 2021. Si se tienen en cuenta los efectos de la laboralidad y las temperaturas, la variación de la demanda de electricidad nacional se situaría un 3,1% más baja que la anotada en el ejercicio anterior.

CIDE destaca que el 88% de la potencia instalada de energía renovable en España se ubica en el medio rural

Posted on

Los términos rural y renovable están muy unidos. CIDE, la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica que engloba a cerca de 200 compañías distribuidoras de energía eléctrica de toda España, ha elaborado el Observatorio de Descarbonización Rural, una iniciativa para medir y dar visibilidad al papel del medio rural en la estrategia de transición energética 2030-2050. Una radiografía de la contribución y potencial de la “España vaciada” a un futuro descarbonizado, de acceso público para cualquier ciudadano.

El Observatorio surge fruto de la estrecha vinculación de las empresas de CIDE con el mundo rural y la convicción de que el medio rural está llamado a desempeñar un papel indispensable en el proceso de descarbonización de la economía, pues alberga gran parte del potencial de generación renovable nacional, además de presentar las condiciones idóneas para su desarrollo. El Informe, que recoge los resultados del trabajo realizado durante el primer año del Observatorio, tendrá una periodicidad anual y ha sido realizado en colaboración con la consultora Deloitte mediante recopilación de información pública, encuestas -usuarios domésticos y empresas del ámbito rural- y otros datos estadísticos aportados por empresas privadas durante el año 2020.

Gerardo Cuerva, presidente de CIDE aseguró en la presentación del Observatorio que “en CIDE creemos en que es posible otra manera de suministrar energía, acercando a la población rural todas las ventajas de la digitalización y la transición energética. Hay que impulsar que los pueblos y pequeñas localidades de España, no solo no queden atrás de esta transformación, sino que sean una parte activa y esencial de la misma. La transición a una energía limpia nos permite un modelo económico sostenible, donde se abren oportunidades de creación de empleo, equidad y cohesión territorial”.  

El estudio centra el análisis en varios de los ecosistemas que marcan la hoja de ruta hacia la descarbonización en España: la concienciación y cohesión ciudadana, el grado de desarrollo del vehículo eléctrico, el autoconsumo, el almacenamiento eléctrico, la electrificación y eficiencia de otros usos energéticos y la generación eléctrica libre de emisiones.

-Exportadoras de energía. Los resultados del primer año de actividad del Observatorio evidencian la necesidad de tomar acciones concretas en el corto y medio plazo que garanticen la inclusión del medio rural en el proceso de descarbonización. Una de las principales conclusiones del estudio es que, pese a ser exportadoras de la energía eléctrica renovable que se consume fundamentalmente en zonas urbanas, actualmente las zonas rurales no disponen de los suficientes medios para electrificar su economía y aprovechar sus beneficios. Estos datos lo demuestran:

-El 32% de la energía consumida en España en 2020 es de origen renovable y rural y en torno al 88% de la potencia instalada de energía renovable en España se encuentra ubicada en el medio rural. Pero el consumo eléctrico en los hogares rurales es inferior en más de un 20% con respecto a la media española.

-Respecto al vehículo eléctrico, la falta de infraestructura de recarga pública que conecte municipios en las zonas rurales podría estar frenando su penetración con una implantación en el ámbito rural 4 veces inferior al del ámbito no rural. Sin medidas incentivadoras, se estima que casi 7 millones de vehículos en zonas rurales no participarían en este cambio.

-En el autoconsumo, las condiciones favorables de los hogares rurales, no se están traduciendo en una mayor penetración de instalaciones. El estudio muestra que apenas un 4% de los usuarios domésticos rurales disponen de instalaciones de autoconsumo, y sólo un 5% se plantea su instalación en el corto o medio plazo.

-En el ámbito del almacenamiento eléctrico, el despliegue es todavía muy incipiente. Según el estudio, solo un 2% de los usuarios domésticos y un 9% de las empresas disponen de él.