ENTREVISTAS

Pedro Fresco, especialista en el mercado eléctrico: “La combinación de autoconsumo y almacenamiento va a alterar la relación entre la red eléctrica y el consumidor”

Posted on Actualizado enn

Pedro Fresco

Entrevista con
Pedro Fresco
Autor de “El futuro de la energía en 100 preguntas

Pedro Fresco, especialista en el mercado eléctrico y gasista y experto de la Universidad Internacional de Valencia, ha presentado recientemente su libro “El futuro de la energía en 100 preguntas”.

¿Hacia dónde va a cambiar el mundo energético en los próximos años según tu libro “El futuro de la energía en 100 preguntas“?

En el libro sostengo que hay tres idea clave que van a marcar el futuro de la energía. La primera es que la energía del futuro será renovable, pasando de un modelo de energías con base fósil a un modelo basado en las energías alternativas. La segunda idea es que el futuro es eléctrico, es decir, iremos hacia una sustitución de combustibles por electricidad, electrificando el transporte, la climatización, etc. Y, finalmente, la tercera idea clave es que el futuro de la energía será descentralizado, yendo a un modelo en el que no serán sólo las grandes centrales las que generarán la energía sino que también lo haremos nosotros mismos, convirtiéndonos en prosumidores.

Hasta no hace mucho las empresas eléctricas eran las grandes protagonistas del sector. ¿Ahora también lo son los propios clientes que puede convertirse en sus propios productores?

Efectivamente, esa es una de las claves del futuro. No es que las grandes centrales o los grandes generadores vayan a desaparecer, van a seguir existiendo porque el sistema eléctrico y ciertas actividades los necesitan, pero progresivamente iremos sustituyendo parte de esa generación centralizada por una descentralizada, propia. Y esto es algo que va a suceder en el consumidor doméstico pero también en el sector servicios o las empresas industriales.

¿Hasta qué punto el autoconsumo y la posibilidad del almacenamiento de energía con baterías va a cambiar el mundo energético?

Va a cambiarlo radicalmente. El almacenamiento, a nivel de grandes centrales o de sistema eléctrico, es lo que nos va a permitir prescindir progresivamente de las centrales térmicas e ir hacia un sistema eléctrico 100% renovable. Pero, además, la combinación de autoconsumo y almacenamiento a nivel de consumidor final va a alterar la naturaleza de la relación entre la red eléctrica y el consumidor.

Con sistemas de autoconsumo y almacenamiento económicamente competitivos, la mayoría de consumidores finales van a poder ser casi autosuficientes o, incluso, muchos podrán plantearse desconectarse de la red eléctrica, sobre todo una vez tengamos “baterías móviles” que serán nuestros vehículos eléctricos. La red ofrecerá ventajas, como vender o compartir la energía producida, pero habrá quién no las necesite. Cómo se ajustará todo es aún incierto, pero lo que es seguro es que en un par de décadas será muy distinto.

¿La movilidad eléctrica total, con el fin de los combustibles fósiles en la automoción en algunas décadas, qué necesita para ser viable?

Viable técnicamente ya es a nivel de vehículo particular, transporte de mercancías ligeras o transporte público urbano. En otros ámbitos, como la aviación, el transporte marítimo o el transporte internacional por carretera, todavía no lo es. El campo que me parece más complicado es la aviación, donde probablemente habrá que optar por alternativas como el hidrógeno, que en cualquier caso también sería renovable.

En todo caso, el campo de la movilidad eléctrica está evolucionando muy rápidamente. Cada año los nuevos modelos tienen más autonomía y las baterías son más baratas, y esa tendencia continuará en el futuro. En muy pocos años, los utilitarios eléctricos serán más competitivos que los vehículos de combustión gracias a sus menores costes variables y de mantenimiento. En cuanto eliminemos la frontera psicológica de la autonomía, que superaremos con una infraestructura de recargas rápidas adecuada, la revolución del vehículo eléctrico será imparable.

El coste energético es clave para muchos pequeños negocios (pymes, cooperativas, comercios, hostelería…). ¿Puede bajar sensiblemente en los próximos años el precio de la energía? ¿De qué dependerá más?

Hoy en día las energías renovables más maduras, la eólica y la solar fotovoltaica, son las energías que pueden generar electricidad a precio más bajo, así que su progresiva implantación debería hacer bajar el precio de la electricidad. Sin embargo, estas energías tienen un hándicap, que son intermitentes, y por tanto a partir de cierto grado de implantación será necesario complementarlas con almacenamiento u otras renovables no intermitentes que pueden ser más caras. Como aún no hemos llegado a ese punto no sabemos si en ese momento el precio de esas renovables y de ese almacenamiento encarecerá el recibo. Yo soy optimista y creo que en menos de una década tendremos sistemas de almacenamiento combinados con energías intermitentes que serán más baratos que cualquier alternativa fósil.

Eso es para la electricidad, sin embargo para el resto de energías (gas natural, gasóleo, gasolina, etc.) la tendencia será al encarecimiento. La lucha contra el cambio climático va a obligar a desincentivar su uso, algo que probablemente vendrá mediante su incremento de precio vía impuestos. Ya hay algunas propuestas en ese sentido, que pretenden aumentar la imposición sobre los combustibles y bajarla sobre la electricidad, para facilitar esa electrificación.

En todo caso quiero dejar un mensaje optimista. La posibilidad de autogenerar nuestra propia energía a precios cada vez más baratos nos va a permitir reducir nuestros costes energéticos. Una gestión cada vez más inteligente de la energía, las mejoras en la eficiencia energética y la nueva realidad a la que nos llevará ser prosumidores también operarán en nuestro interés. Si nos movemos con los tiempos, este nuevo paradigma será positivo para las empresas y abrirá muchas oportunidades de negocio que hoy ni siquiera somos capaces de vislumbrar.

Luis Crespo (Protermosolar): “Si se comparan peras con peras y no con manzanas la termosolar es hoy en día más barata que la fotovoltaica”

Posted on

luis crespo extremadura

Entrevista con
Luis Crespo
Presidente de Protermosolar y de ESTELA

El sector renovable de fotovoltaica y eólica tras las subastas ministeriales parece que vuelve a coger impulso ¿para cuándo le tocará el turno a la termosolar?

Efectivamente, a la vista de las pocas expectativas de cumplimiento de las obligaciones de nuestro país en relación a los objetivos con la UE en el año 2020, el gobierno anterior, tras una primera subasta de dudosa materialización, sacó otra que, aunque se publicitaba como tecnológicamente neutra estaba claramente dirigida a favorecer a la energía eólica, como así finalmente resultó. Ante las críticas y recursos interpuestos y dado que dicha subasta no había requerido costes adicionales al sistema, sacó una nueva en la que la fotovoltaica tuvo todas las papeletas para resultar mayoritariamente adjudicataria.

El criterio para dichas subastas fue claramente el cumplir con los compromisos de Bruselas sin coste para el sistema eléctrico, con una gran improvisación, sin tener en cuenta ni criterios de distribución geográfica ni las dificultades, incluso logísticas, para su instalación. No se estudiaron que tipo de tecnologías se necesitaban realmente ante la progresiva retirada de las centrales convencionales. Tampoco parece que se analizara el impacto en la retribución de proyectos anteriores ni en todo el parque generador asociado a la deflación de precios que los casi 9000 MW iban a ocasionar. Además, dado que estas nuevas instalaciones se retribuirán a precio de pool cabe la gran duda de a cuanto caerá este cuando se incorporen nueva potencia con la misma tecnología a las horas en que estarán todas inflexiblemente operando, lo que introducirá muchas dudas en los planes de negocio y dificultará su financiación.

Las subastas en las que el coste de generación es el único criterio, dejan fuera a tecnologías gestionables como la termosolar y la biomasa. Sólo subastas competitivas, pero específicas por tecnologías o por perfil de despacho, pueden servir para incorporar al sistema las nuevas unidades de generación que se necesitarán cuando el respaldo de las actuales centrales, nucleares, de carbón, e incluso de gas, se vayan cerrando como consecuencia de decisiones políticas o de obsolescencia de las mismas.

En regiones como Extremadura hay varios proyectos de gran escala, en inversión y potencia en MW, fotovoltaicos fuera de prima ¿sería posible proyectos de este tipo con termosolar?

Las termosolares ofrecen un producto con mucho más valor para el sistema que otras tecnologías que solo generan cuando se dispone del recurso, es decir, cuando el viento sopla o el sol brilla. Por eso es una contracción en términos pensar que tecnologías diferentes, con mas inversiones y costes operativos que otras, podrán competir en un mercado que solo considera el coste de generación.

Sin embargo, las centrales termosolares si pueden hoy competir contra cualquier tecnología, renovable o convencional, si lo que se comparara fuera el suministro desde la puesta del sol hasta la salida al día siguiente, ya que estas centrales pueden desacoplar, sin pérdida de rendimiento, la recogida de la energía, almacenándola en los tanques térmicos, para producir electricidad, cuando el sistema lo demande. Esta estrategia de generación es la más racional en el futuro como lo demuestra el informe presentado por Protermosolar y resultará imprescindible a medida que se incremente la potencia instalada fotovoltaica. De otra forma, seguiría siendo suministrado por combustibles fósiles con grandes emisiones y a un coste mayor.

Aunque pueda parecer sorprendente para los lectores se puede afirmar rotundamente que la termosolar es hoy en día más barata que la fotovoltaica. Esto es así si se comparan peras con peras y no con manzanas. La termosolar ofrece en estos momentos costes de generación más económicos para sistemas con 9 horas de almacenamiento que la fotovoltaica con baterías e incluso que una nueva central de ciclo combinado.

Ese tipo de servicio no es objeto, en estos momentos, de una situación de libre competencia y debería ser sacado a concurso para nuevas instalaciones teniendo en cuenta la progresiva retirada de las centrales convencionales actuales.

¿Hay inversores actualmente interesados y con financiación que estarían dispuestos a abrir centrales termosolares en Extremadura y en otras regiones?

El interés de los inversores depende de lo atractivo que resulten los planes de negocio. Por ello, la venta de su producto, en este caso de la electricidad generada, tiene que tener un marco claro y estable. En el momento actual, dicha venta de la electricidad generada por las futuras centrales termosolares podría tener dos destinos diferenciados en marcos en los que sí podría cumplirse la premisa mencionada anteriormente.

En primer lugar, el mercado nacional, en donde una sensata planificación identificaría que la termosolar es la pieza que falta para complementar a la fotovoltaica fuera de las horas diurnas. Teniendo en cuenta la distribución estacional de recursos, se convertiría al sol, el viento y el agua, apoyados por la biomasa que dispone de total flexibilidad, como los pilares de la generación en nuestro país pudiendo alcanzar realistamente una participación por encima del 85% en 2030.

En segundo lugar, los países centroeuropeos, que tendrán una gran necesidad de energía renovable gestionable ya que los planes de potencia eólica y fotovoltaica anunciados en Francia, Alemania, etc., no podrán cubrir la demanda a cualquier hora del día. Por ello España es el país mejor posicionado y con mayores posibilidades de entre los países del sur para aportar dicha gestionabillidad con las centrales termosolares.

Desde ESTELA estamos promocionando ese concepto para que el despliegue de las centrales termosolares no esté exclusivamente limitado a los mercados internos de los distintos países. Este sería un gran avance a la racionalidad del sistema eléctrico europeo. Los inversores sólo necesitan que cualquiera de estas dos opciones se desarrolle, con reglas claras y garantías de estabilidad regulatoria para tomar sus decisiones y, en dicho contexto, la financiación de los proyectos estaría también asegurada.

En un escenario futuro donde el carbón tenderá a desaparecer, ¿qué papel debería jugar una energía propia con almacenamiento como la termosolar?

Hoy en día existe un consenso absolutamente generalizado, tanto por parte de las empresas eléctricas como del resto de agentes del sector, en el sentido de que el 100% de la nueva capacidad que se instale hasta 2030 (y yo creo que de por vida) será renovable en nuestro país. Por ello, el papel de carga base y respaldo que juegan hoy en día las centrales nucleares y fósiles, tendrá que ser asumido por las tecnologías renovables de generación.

Dadas las limitaciones que la gran hidráulica tiene para su expansión, más allá de instalar algún nuevo proyecto de bombeo, el papel del respaldo debe ser asumido por las únicas dos tecnologías que aportan gestionabilidad como son las centrales termosolares y las de biomasa, para cuyo despliegue Extremadura está en una posición privilegiada.

Las centrales termosolares, con un adecuado dimensionamiento entre la superficie de captación del campo solar y el volumen de los tanques de almacenamiento puede ofrecer cubrir gran parte de la demanda desde la puesta del sol hasta el amanecer del día siguiente, sin prácticamente pérdidas por la espera en el despacho, lo cual es una diferencia significativa respecto al almacenamiento en baterías que, por el momento, se encuentra en costes equivalentes diez veces superior al del almacenamiento termosolar y que tendría pérdidas del 25% en el ciclo completo de carga y descarga.

Incluso, las centrales termosolares podrían ofrecer el servicio de almacenamiento a la red, para que, en días muy ventosos, que por lo general suelen ser poco soleados, se pudiera evitar el vertido de la energía eólica, transformando dicha electricidad excedente en calor y almacenándolo en los tanques de sales de las centrales termosolares con una inversión muy reducida. Dicho calor se transformaría posteriormente en electricidad con las turbinas de la propia central termosolar con un rendimiento global comparable al de otras soluciones, como la hidrólisis del agua, pero de forma más simple y menos costosa.

Las centrales de biomasa son aún más flexibles en su perfil de despacho y podrían concentrar parcialmente su producción con una mayor generación en otoño-invierno aportando un valioso servicio al sistema eléctrico y siendo remuneradas adecuadamente al reconocérseles dicha flexibilidad.

Rosendo García (Mercado Biomasa S.L.): “Es fundamental usar un combustible de calidad en la caldera o estufa de biomasa”

Posted on

estufa pellets

Entrevista con
Rosendo García
Director de Mercado Biomasa S.L.

Rosendo García tiene una extensa experiencia en el mundo de las energías renovables y la eficiencia energética a través de su empresa Imener. Hace poco tiempo ha creado Mercado Biomasa S.L., con sede en el Parque Científico y Tecnológico de Badajoz, con el objeto social de la producción y comercialización de biocombustibles, prestación de servicios energéticos, estudios e informes relacionados con la bioenergía, cursos, talleres y acciones formativas sobre energías renovables, diseño y realización de acciones comerciales y de marketing para la promoción y difusión de la biomasa.

¿Cuál es el  objetivo con el que se crea Mercado Biomasa en un momento muy importante para el sector en Extremadura y España en general?

Sobre todo facilitar la logística (suministro y pedidos) de la biomasa  de uso térmico para el cliente doméstico (calderas y estufas  entre 5 y  150 kw).

¿También va a participar en la producción o se va a limitar a comercialización por el momento?

Sólo a la comercialización, pero daremos apoyo técnico a los promotores de producción de biomasa -pellets y hueso certificado principalmente- en el diseño de fábricas de biocombustibles en Extremadura, y también en el aprovechamiento de subproductos agroforestales para su aprovechamiento como biocombustibles. Queremos ser actores importantes de este nuevo mercado que se está asentando poco a poco en la región

¿Para que el cliente final, sea particular o una pequeña empresa, se decida por usar biomasa depende más de una experiencia positiva de un familiar o conocido, de explicárselo bien o de las posibles ayudas de la administración?

Lo primero que mira el cliente es el retorno de la inversión, su coste, también la financiación preferente y ayudas públicas si están en vigor, y por último las experiencias positivas cercanas (calderas y estufas instaladas en su entorno).

¿A la hora de elegir una caldera de biomasa cuáles son las principales claves a tener en cuenta?

Lo primero, disponer de un lugar adecuado tanto para la instalación de la caldera / estufa como para el almacenamiento de la biomasa, viviendas cercanas que pueden afectar a nuestra instalación según la normativa vigente, si ya dispone de un sistema de calefacción, si se trata de nueva instalación o sustitución de un equipo y por último el aislamiento de la vivienda o local. Todos estos son los parámetros mínimos desde nuestra experiencia y punto de vista, con la misma importancia para que la instalación sea viable técnica y legalmente.

A la hora de convencer a un cliente que mira mucho el ahorro energético ¿la comparación frente a otros carburantes sigue siendo muy ventajosa?

Por ahora es ventajosa, pero lo más importante de la biomasa es la independencia energética, con esta fuente de energía pasamos a depender de un combustible nuestro, que cuida el medio ambiente y que  genera empleo de calidad en el medio rural en toda la cadena de valor (producción, instalación, mantenimiento y suministro). El valor de la biomasa, aparte de un precio competitivo, está en que la riqueza y el empleo se quedan en un elevado % en la comarca o región que lo produce. Ese debe ser el elemento diferenciador que posicione este combustible en nuestro mercado. El precio no debería ser el único factor que decida su compra.

A la hora de elegir el tipo de biomasa a utilizar en la caldera o estufa entre pellets, astillas, hueso de aceituna, etc ¿qué debemos tener más en cuenta?

La  cercanía a los puntos de suministro, las características de la caldera o estufa y la evolución de los precios de los últimos años. Es fundamental usar un combustible de calidad, la mayoría de veces el ahorro es mínimo frente a un combustible de calidad media o baja y esto afecta al mantenimiento, a la vida útil de los equipos y a la eficiencia de la instalación. Un buen combustible nos asegura una mayor duración de los equipos, mantenimiento mínimo y una mayor eficiencia en la producción de energía, que al final es para lo que hacemos la instalación.

Ilustración: J.C.Florentino

Ana Esteban Loeches (UNEF): “Las inversiones previstas sitúan a Extremadura como un referente nacional en el sector fotovoltaico”

Posted on

UNEF extremadura

Entrevista con
Ana Esteban Loeches
Delegada de UNEF en Extremadura

Ana Esteban es la delegada en Extremadura de la Unión Española Fotovoltaica, la asociación más representativa del sector empresarial fotovoltaico en España, además de directora de Proyectos en la empresa Albufera Cells, ubicada en Navalmoral de la Mata, especializada en optimización de sistemas de almacenamiento de energía.

Extremadura ha sido una de las regiones con más proyectos presentados en fotovoltaica tras las subastas del Ministerio a los que se suman grandes proyectos ¿Qué va a suponer para la región este resurgir renovable?

Después de muchos años de incertidumbre en torno a la energía solar fotovoltaica, en diferentes informes a nivel internacional ha sido evaluada como la más barata del mundo, “No hay modo más económico de generar electricidad en donde el Sol brille abundantemente”. Extremadura cuenta  con muy buenas condiciones de radiación solar.

Algunos informes confirman que, de la nueva capacidad de generación eléctrica en el mundo, la fotovoltaica ha sido la más instalada en los últimos años. Esto se ha visto corroborado a nivel nacional con el interés que los inversores han demostrado por el sector, en el elevado número de solicitudes presentadas en las dos subastas celebradas en 2017 por un total de 8.000 MW.

Nuestra región cuenta con una situación geográfica y de radiación solar que favorece la rentabilidad de las instalaciones fotovoltaicas, esto nos ha favorecido en la ubicación de diferentes proyectos de energías renovables, que en la segunda subasta del pasado año se saldó con la adjudicación de 5.037 MW de nuevas instalaciones renovables sin coste para el consumidor eléctrico. Del total de los 143 proyectos fotovoltaicos adjudicados, 23 se han quedado en Extremadura, lo que supone un gran empuje al sector fotovoltaico, que particularmente aquí  había sufrido una gran desaceleración en los últimos años.

Nos podemos preguntar qué beneficio reportarán estas adjudicaciones a Extremadura, a grandes rasgos y teniendo en cuenta las inversiones necesarias para la puesta en funcionamiento de las plantas adjudicadas, que deberán estar operativas antes de 2020, obtenemos los siguientes datos:

La suma de todos los proyectos adjudicados a Extremadura, unos 7.900 MW, requieren una inversión media de 850.000€/MW, con esta referencia básica podemos hacernos una idea general del impacto económico que supondrán estas inversiones en nuestra región.

Todo esto sitúa a Extremadura en el mapa de la energía fotovoltaica como un referente a nivel nacional sin perder de vista que empresas, como Iberdrola, que quedaron fuera de algunas de las subastas realizadas en el sector fotovoltaico, están apostado por proyectos de hasta 500 MW fotovoltaicos como el de Núñez de Balboa junto a  Ecoenergías del Guadiana.

¿Puede llegarse a eliminar el llamado impuesto al sol? ¿Qué potencial tiene el autoconsumo en una región tan rural como Extremadura?

El cambio de gobierno a nivel nacional nos ha dado grandes titulares para el sector fotovoltaico. Las nuevas normativas relativas al llamado “impuesto al sol”, anunciando su eliminación en la generación distribuida, la disposición para la reducción de los trámites burocráticos de la puesta en servicio de las instalaciones de autoconsumo y la ampliación de los objetivos relacionados con las energías renovables propuestas desde la Unión Europea para el 2030, están mejorando las expectativas de nuestro sector.

Otro de los anuncios más positivos es la posición general a nivel europeo, de oposición a cualquier acción o decisión que suponga un obstáculo para el autoconsumo.

El inminente proceso de transición energética y la forma de abordarlo desde el sector fotovoltaico se centra entre otros en los siguientes aspectos:eliminación de la incertidumbre regulatoria del sector y mantenimiento del nivel retributivo;

aumento de los recursos destinados a la  I+D+i; simplificación de la burocracia administrativa y reducción de plazos de puesta en funcionamiento y eliminación del impuesto al sol para el autoconsumo, etc.

El pacto conseguido en el seno de la UE será la guía a seguir en la transformación del sistema energético europeo en los próximos años y  la entrada en vigor de la nueva Directiva europea de Renovables aportará tranquilidad al sector dado que desde la UE se ha modificado el límite, eximiendo de tasas o cargos a instalaciones de autoconsumo menores de 25kw, en lugar de los 10kw que había en España;  limitado el autoconsumo a un 8% de la potencia total del país y permitiendo que las instalaciones de autoconsumo tengan derecho a recibir una remuneración de acuerdo con el valor de mercado por la energía que se vierta a la red; y que los paneles instalados en una vivienda o en un conjunto de viviendas puedan ser propiedad de un tercero.

El empresario o profesional agrario ¿está ya abierto al autoconsumo o es aún reticente?

Para ayudar en este sentido, desde diferentes administraciones se plantean el uso de las renovables para la optimización de los recursos y la contribución al incremento de la productividad.El caso más evidente se plasma en la Estrategia Nacional de Regadíos, que entre sus objetivos marca el aprovechamiento de la fotovoltaica para avanzar en el uso eficiente del agua, modernizando los sistemas de regadío que prevén podría suponer un ahorro de agua de unos 1.100 hm3/año, con una inversión próxima a los 3.000 millones de euros.

Como en todos los cambios estructurales, el tener un sector “motor” como referencia, que en Extremadura es el agroganadero, se pone de manifiesto los beneficios que ofrece la fotovoltaica al tejido empresarial y permite los verificar beneficios, que la actualización de las infraestructuras eléctricas básicas, producen en nuestras empresas.

Para ayudar a una mayor introducción de la fotovoltaica y sus beneficios, desde diferentes comunidades autónomas se impulsa el autoconsumo industrial a través de líneas de subvención para instalaciones fotovoltaicas en empresas y también a nivel doméstico incentivando las instalaciones en el ámbito residencial.

Según todos los expertos, gran parte del futuro renovable y del autoconsumo vendrá dado por la capacidad de almacenamiento y por los nuevos sistemas de baterías ¿Cómo se encuentra este área en la actualidad por y experiencia con Albufera Cells y hacia dónde va el futuro?

La base de la optimización de los recursos es el control y distribución de los mismos adaptados a sus necesidades de uso y niveles de demanda.  Para ello la integración de baterías que almacenen la energía solar generada y la electrónica que permita gestionar de forma eficiente la misma, permiten aprovechar las ventajas del autoconsumo tanto en instalaciones aisladas como conectadas a la red. La acumulación juega un papel fundamental para el máximo aprovechamiento de la energía generada y permite un autoconsumo al más alto nivel de eficiencia y seguridad.

El mejor aprovechamiento de la energía a través de la instalación de sistemas de acumulación se rentabiliza en todos sus ámbitos de uso: naves industriales, instalaciones agrícolas o pecuarias, riegos, oficinas, polideportivos, almacenes, hogares o cualquier tipo de estructura que consuma energía eléctrica.

Desde el grupo Albufera trabajamos en la optimización de los sistemas de almacenamiento de energía centrando nuestro esfuerzo en el desarrollo de nuevas soluciones en tecnologías alternativas basadas en el Aluminio, que mejorarán las prestaciones que ofrecen los sistemas disponibles actualmente en el mercado, a un menor precio. Como el SALSA, Sistema de Automovilidad Limpia con Soporte de Almacenamiento ideado para el Vehículo Eléctrico; SALVIA, Sistema de Abastecimiento energético Limpio para Valorización de Instalaciones Agropecuarias; SOLER P, para albergar hasta 17.5 kWh de energía suministrados por baterías de plomo para aplicaciones solares y  SOLER L, para albergar 9.6 kWh de energía, almacenamiento suficiente para alimentar la mayoría de los hogares durante la noche.

Marcelino Núñez Corchero (AEMET): “Las comarcas del norte de Cáceres son las zonas extremeñas con mayores velocidades medias de viento”

Posted on

extremadura marcelino aemet

Entrevista con
Marcelino Núñez Corchero
Delegado Territorial en Extremadura de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)

El tiempo es una variable clave para el sector energético en su conjunto, tanto por el lado de la producción como del consumo ¿Hasta qué punto las nuevas tecnologías permiten su predicción?

Los últimos avances en los modelos numéricos que permiten a los meteorólogos predecir el tiempo han permitido predecir mejor y con un rango (plazo de tiempo) mayor las principales variables meteorológicas (presión, temperatura, humedad, precipitación, viento, etc.) y también las variables meteorológicas ligadas al sector energético radiación solar global, directa, difusa, horas de sol, etc. Los avances científicos y tecnológicos actuales permiten pronosticar a 8 días con la misma precisión que a 5 días hace diez años, o a 4 días hace 20 años.

Hoy en día se usa una jerarquía de modelos acoplados con diferente nivel de complejidad que cubren desde el muy largo plazo, siglos, de las proyecciones globales del clima, la predicción meteorológica mundial a medio plazo, 10 o 15 días, y la modelización de área local para la predicción meteorológica de alta fiabilidad, hasta 72 horas.

AEMET desarrolla y opera diariamente sistemas de análisis y predicción numérica del tiempo de área limitada desde hace más de 25 años. Desde comienzos de los años 90, colabora con los Servicios Meteorológicos Nacionales de varios países de Europa occidental.

Extremadura es la segunda región productora en energía termosolar y la tercera en fotovoltaica ¿Cómo se miden las horas radiación solar?

Se define radiación solar como la radiación electromagnética procedente del Sol. El 97% de la misma está contenida dentro del intervalo espectral comprendido entre 290 y 3000 nm y se denomina radiación de onda corta. Parte de esta radiación solar penetra a través de la atmósfera y llega a la superficie terrestre, mientras que parte de ella se dispersa y/o es absorbida por las moléculas gaseosas, las partículas de aerosoles y las gotas y cristales de nubes que existen en la atmósfera. La radiación global, suma de la directa más la difusa, se mide con sensores situados en el plano horizontal terrestre y expuestos al sol.

Este año ha comenzado la construcción del primer parque eólico en la Región, en la Sierra del Merengue en Plasencia ¿Extremadura es una región con zonas importantes de viento?, ¿cuáles serían las más destacadas?

Extremadura no es una de las zonas de la Península con mayor potencial de energía eólica, no obstante, entre sus comarcas se podrían destacar las comarcas del norte de la provincia de Cáceres (Sierra de Gata, Las Hurdes, Valles del Ambroz y del Jerte, y La Vera) como las zonas extremeñas donde se registran mayores velocidades medias de viento. Si bien, como se ha dicho antes sus valores no son muy destacados respecto al resto.

La primavera ha sido especialmente lluviosa este año, importante para la producción de energía hidráulica ¿cuánto ha llovido en lo que va de año?

La primavera de 2018 (trimestre marzo-abril-mayo), ha sido calificada como extremadamente húmeda en cuanto a precipitaciones. Las precipitaciones medias para toda la Región han sido de: 365 litros/m², muy superiores al valor de referencia: 150 litros/m². Hemos tenido, por tanto, un gran superávit de 215 litros/m² en promedio para toda Extremadura. En este trimestre las precipitaciones han representado un 243% del valor de referencia. El trimestre marzo-abril-mayo de 2018 ha sido el más húmedo del periodo de referencia (1981-2010), y también el más húmedo de los últimos 38 años (1981-2018), en Extremadura. En general, el mes de junio de 2018 se puede caracterizar, en Extremadura, como húmedo en cuanto a las precipitaciones.

El año civil, periodo que abarca los meses de enero a junio, queda clasificado como muy húmedo. El año hidrológico, desde octubre hasta junio puede caracterizarse como normal con un promedio regional de 598,7 mm, un 120,2% de su valor de referencia en este mes, 497,9 mm.

Vicente Sánchez (Cluster de la Energía de Extremadura): “Hay que conseguir que gran parte de la inversión fotovoltaica recaiga en empresas extremeñas”

Posted on Actualizado enn

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entrevista con
Vicente Sánchez
Presidente del Cluster de la Energía de Extremadura

Vicente Sánchez es el director gerente de Energía Solar de Badajoz S.L. (ESB), además de presidente del Cluster de la Energía de Extremadura, que agrupa a un buen número de las empresas del sector.

Tras las últimas subastas y con los grandes proyectos fotovoltacios en distintas fases administrativas ¿se nota más alegría en el sector renovable extremeño o no acaba de llegar a las pequeñas empresas?

Se nota más alegría en los grandes proyectos aunque el autoconsumo en España todavía tiene muchas barreras. Después de la última subasta, donde se adjudicaron 3000 Mw en fotovoltaica,  nuestra región se puso en el punto de mira de los inversores, tenemos sol, tenemos terrenos y tenemos a una Consejería de la Junta volcada en que la tramitación sea lo más ágil posible. A Extremadura están viniendo muchos proyectos fotovoltaicos, debemos prepararnos para conseguir que gran parte de esa inversión recaigan en empresas extremeñas.

¿El autoconsumo, por las peculiaridades del entorno rural y empresarial regional, debe ser la palanca clave del desarrollo empresarial renovable extremeño?

No me cabe la menor duda, el autoconsumo es la verdadera democratización de la energía, donde el consumidor puede producir su propia energía, además ayuda a crear un tejido empresarias local, es beneficioso para el medio ambiente y con todo esto conseguimos ser economía circular y sostenible. Nuestro entorno rural se puede ver muy favorecido.

¿Hay suficientes ayudas por parte de la administración regional para que los pequeños empresarios y comercios decidan dar el salto a la energía renovable?

Nunca es suficiente, pero desde el sector no queremos ayudas, queremos leyes que impulsen y ayuden al desarrollo y aplicación de las renovables. Es así de sencillo, las renovables están en disposición de ofrecer al consumidor energía barata y limpia. Además se pueden instalar cerca de los centros de consumo, por lo que su eficiencia es mayor. No hay nada que se pueda poner en contra del autoconsumo, sólo no se desarrolla porque tenemos un gobierno central que todavía subvenciona al carbón  y pone un impuesto al sol.

Desde hace años, el sector de la biomasa espera un Plan Regional que marque las pautas para todos los actores implicados ¿Por qué está costando tanto conseguirlo?

La biomasa tiene un problema de logística, pero no más que otros productos ya introducidos. La biomasa hay que recogerla, procesarla y transportar a los centros de consumo. Esto si no se hace a una escala de volumen encarece mucho el producto, pero aun así debemos pensar, que la biomasa es nuestro petróleo, que por cada euro que gastemos en calefacción en gasoil, otros, en otros países se hacen cada día más ricos. Si lo gastamos en biomasa crearemos riqueza local en todos los procesos mencionados  y por consiguiente todos nos veremos beneficiados.

¿En qué momento se encuentra el Cluster de la Energía de Extremadura y qué grandes retos tiene pendientes?

Pues después de  años de crisis económica y con medidas muy duras en contra del sector, creemos que hemos pasado ya los peores momentos.  Se abre una etapa dónde como ya he mencionado, van a venir a Extremadura muchos proyectos fotovoltaicos y el Clúster debe ser la herramienta que con la ayuda de la Junta de Extremadura, sea capaz de dirigir a los promotores hacia las empresas extremeñas y así de una vez por todas ser capaces de aprovechar la oportunidad que le va a dar a esta tierra las energías renovables, de crear un tejido empresarial en torno al sector de las energías y eficiencia energética. Este año hemos celebrado el inicio de la construcción del primer parque eólico en Extremadura, por parte de Naturgy, esperemos verlo acabado lo antes posible y que se empiecen muchos más.

José Miguel Villarig (APPA Renovables): “Una gran parte de los proyectos adjudicados en las subastas renovables llegarán en plazo“

Posted on Actualizado enn

VILLARIG EXTREMADURA

Entrevista con
José Miguel Villarig
Presidente de APPA Renovables

¿Qué se solicita desde APPA y sus asociados a la administración?

Lo cierto es que las demandas del sector no difieren según el color del partido en el Gobierno. España necesita acometer una Transición Energética importante no solo por cuestiones medioambientales o por la lucha contra el Cambio Climático. Somos un país con una dependencia energética de las importaciones superior al 70% cuando la media europea es del orden del 50%. Eso significa que tenemos que comprar fuera nuestra energía, perdiendo una gran cantidad de divisas por el camino. Hay que interiorizar esto como una amenaza a nuestra economía ya que cada vez que varía el precio del Brent, temblamos.

Las renovables deben ser una apuesta estratégica en nuestro país tanto por razones puramente económicas tanto por los compromisos medioambientales que nos hemos fijado. Pedimos estabilidad regulatoria, que las leyes no cambien cada poco tiempo y, cuando lo hagan, que no afecten a las inversiones ya comprometidas de forma retroactiva. Planificación, estabilidad y predictibilidad. El sector no pide, ni se ha pedido nunca desde la Asociación, nada que no sea razonable.

Tras las últimas subastas, el sector renovable tiene en marcha numerosos proyectos ¿se podrán cumplir los plazos previstos?

Está claro que va a ser un reto. La moratoria paralizó a las empresas y ahora le pedimos al sector un sobreesfuerzo. No hemos tenido planificación. Entre 2014 y 2017 se han instalado poco más de 300 MW en cuatro años. Y ahora queremos instalar entre 2018 y 2019 más de 8.000 MW en dos años. Se podían haber hecho las cosas de otra manera, desde luego…Está claro que las compañías que han resultado adjudicatarias tienen unos avales comprometidos y se juegan su dinero en cumplir los plazos. Nuestro sentir, y así nos lo transmiten las compañías, es que gran parte de los proyectos llegarán en plazo. También hay otros proyectos que van directamente a mercado y que no están sujetos a las fechas de las subastas.

España sigue siendo muy dependiente de las importaciones de petróleo y gas ¿Las renovables pueden garantizar una mayor autosuficiencia energética?

Nuestro déficit comercial fue en 2017 de 22.694 millones de euros y nuestro déficit energético de 19.269 millones. Está claro que las importaciones de hidrocarburos lastran nuestra balanza comercial de forma grave. Si fuéramos ricos en petróleo y gas quizá esto no sería tan importante, pero necesitando importar el 99,9% de estos dos productos, nuestra economía es muy dependiente de fluctuaciones del mercado que no controlamos. Las renovables tienen un grandísimo potencial para cambiar esto. Nuestras estimaciones dicen que podemos reducir en casi veinte puntos porcentuales nuestra dependencia energética de las importaciones de aquí a 2030.Sin embargo, nunca hemos visto una apuesta así en España. El uso de biomasa, geotermia o solar térmica para satisfacer nuestros usos térmicos – agua caliente sanitaria, calefacción – debería ser prioritario para nuestro país. No solo seríamos menos dependientes de las importaciones, también generaríamos muchísimo empleo local y de calidad.

El autoconsumo supone, junto con al almacenamiento, una de las grandes revoluciones en el sector energético a nivel global ¿El futuro pasa por el autoconsumo?

El eslogan “impuesto al sol” le ha hecho un grave daño al autoconsumo. Se utilizó como una herramienta política y se pensó más en el rédito electoral que en el desarrollo del sector. En APPA Renovables se creó este año una Sección de Autoconsumo que cuenta con más de veinte empresas que están desarrollando su labor con la actual regulación.

Dicha  regulación no es la mejor que podemos tener y no favorece el cambio de modelo. Pero la gente debe saber que, a pesar de los peajes, la inversión es rentable y se amortiza a los pocos años. Para pequeños consumidores – la mayoría de los hogares – no existe ningún tipo de peaje y el llamado “impuesto al sol” no se aplica. Los ciudadanos cuando les comentas esto, les sorprende, porque ha habido más interés en atacar al legislador que en aprovechar la regulación para desarrollar proyectos. El boom ya lo estamos viviendo con esta regulación, que no es nada favorable.

La fotovoltaica ha reducido un 85% sus costes en siete años y no se prevé que vaya a dejar de reducirlos aunque, quizá, no a ese ritmo. El autoconsumo y la generación distribuida – junto al almacenamiento – es un pilar indiscutible de la transición energética.