cultivos energéticos

La Junta emite declaración desfavorable para una plantación de 20 hectáreas de Paulownia en Helechosa de los Montes

Posted on

La Dirección General de Medio Ambiente de Extremadura ha emitido un informe de impacto ambiental desfavorable para el proyecto de concesión de aguas superficiales para plantación de Paulownia en una superficie de 20 hectáreas  en el término municipal de Helechosa de los Montes (Badajoz), cuyo promotor es Joana Inversiones Generales, S.L.

Según la Declaración, “se trata de un proyecto y de una actividad por tanto, que afecta negativamente a valores presentes en la zona, y que resultaría incompatible con la conservación de los valores naturales existentes. Es por ello, que el proyecto va a ocasionar efectos significativos sobre el medio ambiente, y dado que no existen medidas protectoras, correctoras ni complementarias que puedan evitar o minimizar dichos impactos detectados”.

Se ha solicitado a través de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, en su oficina de Ciudad Real, la evaluación ambiental del proyecto de concesión de aguas superficiales para el riego del cultivo leñoso citado con un caudal de 6,472 l/s y un volumen máximo anual de 70.000 m³, procedentes del Embalse de Cíjara, situado a escasos metros.

La Paulownia  es una especie de crecimiento rápido, que posee gran capacidad de rebrote de cepa y cuyos pies se pueden cortar cada tres años para uso en cultivos energéticos, o en turnos más largos para uso en ebanistería. El árbol tolera gran diversidad de suelos siempre que el nivel freático se encuentre a más de dos metros de profundidad y el terreno no sufra encharcamientos. No se concreta el marco de plantación o densidad, pero siguiendo datos del documento ambiental presentado, estaría en torno a los 400-600 pies por hectárea. Tiene unos requerimientos hídricos de 750 mm al año. Este tipo de cultivo es utilizado para biomasa.

Las ayudas de la PAC y la biomasa despiertan el interés por los cultivos agroenergéticos como la Paulownia en Extremadura

Posted on

paulownia

Los cambios en las ayudas agrarias de la PAC unido a las grandes  variaciones en los precios de los grandes productos del regadío han provocado un creciente interés por los cultivos agroenergéticos en España y en Extremadura también.

Entre ellos, por estar considerados por la Política Agraria Comunitaria como superficies forestales de rotación corta, destacan el Eucalipto (18 años de media), el Chopo (15 años de media), los Sauces y mimbres (15 años), la Robinia pseudoacacia (14 años de media) y sobre todo, como la estrella emergente, la Paulownia (5 años de media).

La gran importancia de estos cultivos, asociados sobre todo a su uso en biomasa, es que resultan válidas para justificar derechos de pago básico (DPB), así como las forestaciones de tierras agrarias vinculadas a alguno de los siguientes reglamentos que también son válidas para la justificación de derechos de pago básico.

Este régimen de pago básico es un nuevo sistema de ayudas desacoplado de la producción que sustituye al anterior régimen de pago único. La Agencia Extremeña de la Energía, en su “Guía de Cultivos Energéticos de Extremadura”, lo tiene claro sobre el futuro a medio plazo de este tipo de cultivos.

“Con el fin a 5 ó 6 años vista de las subvenciones, se avecinan años complicados para los agricultores, pues se cultivará lo que sea realmente rentable, y no en función de la subvención que llegue de Europa. Por eso la implantación a gran escala de los cultivos energéticos, ligados a su valorización energética en la propia zona, tiene un gran futuro, porque tienen una rentabilidad estable y a largo plazo”.

Los centros de investigación en materia agraria y forestal de Extremadura de referencia, como el Cicytex, avalan también en parte el futuro potencial de este tipo de cultivos. Uno de sus proyectos más interesantes en marcha es el “Estudio de clones de Paulownia para la producción de biomasa y madera”, dirigido por José Berdón.

El estudio no sólo trata de analizar la adaptación de la Paulownia a los suelos de la región sino también la calidad de su madera para su uso en biomasa, muy importante para conocer la rentabilidad real de una explotación.

La Paulownia es un árbol de rápido crecimiento, que puede alcanzar según el terreno los cuatro metros de altura en su primer año, sumando 2-3 metros más en el segundo año, pudiendo alcanzar los 12 metros a los 5 años. Presenta un tallo de crecimiento recto, sin nudos, que lo hace maderable. Y su tiempo de secado es corto, entre 20-40 días al aire libre. Y sobre todo, presenta una gran regeneración y rápido crecimiento después del corte, posibilitando turnos de rotación cortos de 2-3 años.

Foto: © IPROCOR

La Junta quiere que la futura Ley de Montes de Extremadura impulse la biomasa de origen forestal especialmente en Sierra de Gata, Hurdes y Villuercas

Posted on

Monte quemado en Perales del Puerto el 17-08-2015
Monte quemado en Perales del Puerto el 17-08-2015

El incendio que afectó a miles de hectáreas en la comarca de Sierra de Gata el verano pasado ha hecho replantearse parte de la estrategia forestal de la administración regional para no cometer errores del pasado.

La consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García Bernal, ha anunciado la puesta en marcha de una Plan de Sostenibilidad en el que será clave el fomento de la oferta de biomasa de origen forestal.

Para ello, será necesario antes que la administración regional elabore una Ley de Montes en las que la lucha contra los incendios forestales se complemente con un mejor aprovechamiento de los montes regionales, muchos de ellos de titularidad pública, para usos como el de la biomasa.

También está en fase de estudio la introducción de un modelo de repoblaciones donde no sólo predomine una especie de árbol en cada zona.

Entre las medidas concretas que piensa desarrollar la Consejería destaca una auditoría energética de la comarca de Las Hurdes donde existen más de 35.000 hectáreas de pinares para analizar el mejor uso que se puede hacer de ellos, sobre todo en los municipios de la propia zona.

Mientras, en Valverde del Fresno, en Sierra de Gata, se abrirá un centro de almacenamiento de biomasa en una zona de exclusión del nematodo del pino para ser astillado.

Otro de los proyectos en concretos que comenzarán en el 2016 será la concesión por diez años de la gestión del monte público de Ventosillas de Alía, en la comarca cacereña de las Villuercas, para su aprovechamiento en biomasa, madera, resina y corcho.