EÓLICA

La hibridación de fotovoltaica y minieólica para instalaciones aisladas tiene gran futuro en Extremadura

Posted on Actualizado enn

La empresa Bornay ha sido una de las pioneras en el mercado español en ofrecer soluciones de minieólica, que combinadas con la fotovolatica, pueden ofrecer un gran rendimiento y operatividad en instalaciones aisladas como las que abundan en muchas zonas rurales de la Comunidad de Extremadura.

¿Cuáles son los principales productos y servicios que ofrece Bornay en el sector de las energías renovables?

Bornay fabrica aerogeneradores de pequeña potencia y distribuye todos los productos que requiere una instalación de renovables, buscando siempre la mejor calidad para cada tipo de instalación. Para instalaciones aisladas, la hibridación de fotovoltaica y minieólica es una excelente solución para no tener que disponer de generadores de gasoil u otras soluciones de mayor coste y menor sostenibilidad. Desde la aparición del litio, Bornay ha apostado por esta tecnología de almacenamiento, disponiendo de diferentes marcas para dar la solución óptima a cada tipo de instalación, desde Tesla con quien se firmó el contrato en el año 2016 hasta Discover, recién incorporada.

Con la liberación del autoconsumo energético, también se suministran todos los componentes que necesita una instalación de conexión a red, habiendo ganado mucha notoriedad en la distribución de inversores para este tipo de instalaciones.

Bornay ofrece al sector una experiencia de más de 50 años. La empresa tiene valores diferenciales muy interesantes para los clientes. Uno de ellos es la innovación. Los modelos de aerogeneradores actuales son controlados electrónicamente mediante un regulador con el que se ha conseguido el paso variable virtual. Este avance en la parte de la electrónica ha permitido desarrollar un sistema de monitorización permanente.  Y el otro valor diferencial es el servicio, un aspecto que tiene cada vez más importancia para nuestros clientes y que está asociado a la seguridad que les aporta la trayectoria de Bornay en el sector.

Para una explotación agraria o ganadera o una empresa agroalimentaria ¿qué debe tener en cuenta antes de iniciar el proyecto de autoconsumo?

Fundamentalmente se deberán tener en cuenta 4 cosas:

-Se debe analizar si la cubierta sobre la que se van a colocar los paneles solares es capaz de soportar el peso extra que va a tener. El instalador le podrá facilitar estos datos.

-También se debe conocer la potencia contratada. Si se tienen contratados, por ejemplo, 10 Kw., lo normal es montar una instalación de renovables de esa potencia más o menos para no tener problemas con la legalización o no tener que cambiar la acometida eléctrica si se quiere aumentar mucho la potencia.

-Son importantes también las curvas de consumo porque nos determina el consumo por franjas horarias de la instalación. Este dato influye sobre el dimensionado de la instalación, es decir, sobre el número de equipos que hay que instalar para que permita autoconsumir lo máximo posible.

-Si, además, la instalación es híbrida con minieólica, se debe analizar la cantidad de obstáculos que puede haber alrededor, puesto que los aerogeneradores requieren estar libres de obstáculos para funcionar correctamente.  

-Una vez determinados todos estos puntos es importante la elección de los productos. Porque no todas las marcas ofrecen el mismo tipo de usabilidad. Por tanto, en función de la instalación irán mejor unos productos que otros y esto es lo que Bornay sabe y puede hacer muy bien por la amplia gama de productos que distribuye. Es importante no cerrarse a una marca en concreto. Es mejor conocer posibilidades para ver la que mejor se ajusta a la instalación concreta.

¿La actualización de los equipos en las instalaciones renovables resulta complicada?

Si se hace una buena instalación, adecuada a las necesidades de energía de la explotación, el mantenimiento será mínimo y permitirá una vida útil muy larga. En el caso de nuestros aerogeneradores, se publicó hace poco un artículo en el que se indicaban ejemplos en los que los aerogeneradores habían mostrado una vida útil de 50, 60 y hasta 70 años.

Hay otros productos, como las baterías, que tienen un ciclo de vida diferente debido a los ciclos de descarga. Cuando no se utilizan baterías adecuadas al consumo que se va a realizar, pueden tener una duración mucho menor, por lo que el dinero que uno se puede ahorrar en la marca, se está gastando más en la rotación del producto.

La Junta de Extremadura mantiene unas previsiones de 1.000 nuevos Mw renovables al año

Posted on

La consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, ha señalado con motivo de su participación en el Seminario organizado por la Asociación Española de Evaluación de Impacto Ambiental, que Extremadura está sabiendo “compatibilizar el desarrollo energético de la región con el respeto estricto al medio ambiente y la normativa que lo regula”. Olga García ha asegurado en su intervención que aquellos proyectos que no superan la evaluación ambiental requerida, son denegados. “Es la única fórmula posible si queremos ser garantes de la seguridad jurídica de todos los proyectos que se presentan, tanto para sus promotores como para las personas interesadas y la sociedad en general”.

Asimismo, ha destacado que la región tiene un margen medioambiental y territorial suficiente para el despliegue de las energías renovables fuera de terrenos productivos. Actualmente, las plantas instaladas ocupan solo el 0,08 por ciento de la superficie regional y con el despliegue previsto en el Plan Extremeño Integrado de Energía y Clima (PEIEC), en 2030 este porcentaje no llegaría al 1 por ciento.

En dicho documento, que se encuentra en fase de consulta, incluye una planificación ‘seria y realista’ de la implantación de energías renovables en la región en la próxima década, de modo que en torno al 15-20 por ciento de los objetivos planteados en el Plan Nacional se localicen en Extremadura.

Eso supone que entre 2021 y 2030 se puedan instalar en Extremadura al menos 10.360 nuevos megavatios de potencia renovable, de los que 8.000 procederían de tecnología fotovoltaica.

La consejera ha asegurado que las previsiones de desarrollo de unos 1.000 megavatios/año se van cumpliendo. En estos momentos, la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad tiene sobre la mesa 194 proyectos fotovoltaicos con viabilidad para conectar a las redes y una potencia superior a 9.000 MW, de los que 129 proyectos se encuentran en tramitación con una potencia de 5.953 MW, y de ellos 9 están en fase de construcción con una potencia de 1.214 MW.

A pesar de que este despliegue de las renovables en Extremadura está condicionado por la capacidad de evacuación en las redes, la consejera confía en que la nueva Planificación de la red de transporte de energía eléctrica 2021-2026, permitirá dar una “salida holgada a todo el potencial renovable adicional que albergamos en nuestra región, principalmente de origen fotovoltaico, pero también eólico, termosolar, biomasa, o la hibridación de varias de estas tecnologías”.

En opinión de Olga García, el marco de transición energética y ecológica que debe colocar a Extremadura como referente de progreso y respeto medioambiental, se completará con la Estrategia de Adaptación al Cambio Climático de Extremadura 2021/2030 y con la futura Estrategia de Biodiversidad, en los que trabaja ya su departamento.

Extremadura quiere alcanzar los 660 nuevos megawatios eólicos para 2030

Posted on

Es la tecnología renovable donde Extremadura anda más rezagada, incluso por detrás de la biomasa. Eso sí, la región dejó el pasado año 2019 de ser una de las dos únicas comunidades autónomas, junto con la de Madrid, que no disponía de un solo aerogenerador. La puesta en marcha en febrero del parque eólico Merengue, en la sierra del mismo nombre a las afueras de Plasencia promovido por Naturgy, fue el inició de la generación eólica en la región. Desde su puesta en marcha en febrero de 2019 y hasta julio de 2020, la producción de energía generada por el Parque Eólico Merengue, construido por Naturgy, supera los 150 GWh. Extremadura solo produjo 91 Gwh de los 54.238 Gwh a nivel estatal.

El Plan Extremeño Integrado de Energía y Clima presentado recientemente por la junta prevé alcanzar los 660 Mw de energía eólica de cara a la 2030, aunque sin concretar zonas ni proyectos, aún bastante indefinidos salvo el de Plasencia.

Además del parque eólico Merengue, Naturgy está desarrollando otros proyectos eólicos en la Comunidad, como el segundo parque eólico de la región, el P.E Merengue II. Situado también en el término municipal de Plasencia, esta nueva instalación tendrá una potencia instalada de 49,5 MW gracias a 11 aerogeneradores de 4,5 MW cada uno. El nuevo parque supondrá una inversión de 40 millones de euros”.

Otros proyectos renovables en región están teniendo una tramitación más compleja, ante el gran número de alegaciones que se han presentado contra ellos desde diferentes colectivos. El caso más llamativo es el de los parques eólicos ubicados entre la Sierra de Montánchez y los municipios de Ibahernando, Robledillo de Trujillo y Zarza de Montánchez, que más de un año después de concluir el periodo de información pública tras su publicación en el DOE de Extremadura del 19 de Junio de 2019 sigue sin noticias (cuando se ha cerrado la edición de este ANUARIO el 25 de Agosto). Hay que tener en cuenta también los meses de retraso por el Estado de Alarma.

Desde entonces, la empresa promotora, Instituto de Energías Renovables, con domicilio social en Cáceres pero oficina operativa en Madrid, sigue muda sobre sus planes. En su página web, no figura ni una sola mención a sus proyectos eólicos en Extremadura.

El proyecto eólico de Instituto Energías Renovables S.L. (IER) no solo engloba a la Sierra de Montánchez sino que abarca también a Sierra de Gata. En total serían cinco parques eólicos que suman 130 Mw de potencia, 45 aerogeneradores y una inversión material de casi 120 millones de euros en las localidades cacereñas de Montánchez, Ibahernando, Robledillo de Trujillo, Zarza de Montánchez, Pinofranquedado y Robledillo de Gata.

El principal accionista de IER sigue siendo la empresa Parcesa, Parques de la Paz S.A., con el 66,23% de sus acciones según la web de la empresa renovable, con sede en Alcobendas (Madrid). Es propiedad del empresario toledano Leonardo Sánchez-Heredero, muy activo en el sector inmobiliario desde hace 35 años con el Grupo Delta, y conocido por tener el mayor grupo de tanatorios y servicios funerarios privados de la Comunidad de Madrid. El segundo mayor accionista de Instituto Energías Renovables es Airtificial Intelligence Structures con el 27,94% y el tercero Bankia con el 5,83%.