central nuclear

El Ministerio de Industria abre la puerta a la subasta de centrales de ciclo combinado, de carbón y nucleares a terceros

Posted on

carbón

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha aprobado el Informe sobre el Proyecto de Real Decreto del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD) de cierre de centrales de producción de energía.

A través de este proyecto normativo, el Ministerio introduce nuevos criterios y un procedimiento de subasta, para evitar el cierre definitivo de centrales de generación eléctrica (ciclos combinados, centrales de carbón, nucleares, etc…).

En la actualidad, el artículo 53 de la Ley del Sector Eléctrico establece que las empresas eléctricas tienen que pedir autorización al Ministerio si quieren cerrar una central. Ese cierre está condicionado a que no ponga en peligro la seguridad del suministro eléctrico en España.

Sin embargo, el Real Decreto que plantea ahora el Ministerio añade criterios adicionales al de seguridad del suministro, como son que no afecte negativamente a los precios, a la competencia, al suministro de materias primas o a los objetivos de planificación.

Además, el Ministerio plantea que en el caso de que se deniegue la autorización al propietario de la central, éste podrá transferir la central a terceros o adherirse a un procedimiento de subasta reglado. Esta solución en última instancia podría llevar a que, si no hay interesados en la subasta, se adjudique a un tercero a cambio de una compensación.

En su informe, la CNMC considera que los nuevos criterios que plantea el Ministerio en su Proyecto de Real Decreto no están suficientemente desarrollados ni previstos en la normativa vigente. Además, le confieren un excesivo  margen de discrecionalidad y estima que crean inseguridad jurídica para las nuevas inversiones, pudiendo resultar contraproducentes para la competencia en el sector eléctrico.

En cuanto al mecanismo de subasta que propone el Real Decreto, la CNMC considera que es muy complejo. Además, observa que la compensación a un tercero por mantener una central si la subasta queda desierta sería una ayuda de Estado conforme a la normativa de la Unión Europea, lo cual aconseja que se notifique previamente la propuesta a la Comisión Europea.

La CNMC recuerda que el sistema eléctrico español no presenta problemas de seguridad de suministro en el medio y largo plazo sino todo lo contrario. En el peor escenario (punta de demanda de 46.000 MW y baja generación), se podría prescindir sin riesgo de una parte significativa del parque de carbón existente.

La CNMC concluye que para evaluar el impacto del cierre de centrales en el sistema eléctrico es necesario revisar el marco normativo de forma global: metodología de seguridad de suministro, hibernación de centrales, mecanismo de pagos por capacidad, y el procedimiento de autorización de nuevas instalaciones.

La Central de Almaraz reitera su interés en alargar su vida útil tras presentar su proyecto de Almacén Temporal Individualizado que abriría en 2018

Posted on

almaraz

El Almacén Temporal Individualizado (ATI) para combustible gastado de la Central Nuclear de Almaraz (Cáceres) podría estar en funcionamiento en el primer semestre de 2018, siempre que se obtenga la aprobación el Ministerio de Industria, según lo ha anunciado la pasada semana el director de la Central, José María Bernaldo de Quirós.

La empresa titular de la Central ya ha solicitado el permiso y comenzado con la tramitación oficial para construir un ATI, una instalación que permitirá gestionar el combustible gastado previo a su envío al Almacén Temporal Centralizado (ATC).”La perspectiva que ahora mismo tiene el ATC se ha complicado y, evidentemente, nosotros tenemos que actuar y anticiparnos para tener un margen suficiente”, ha asegurado.

Según Bernaldo de Quirós, “prácticamente todas las comunidades autónomas que cuentan con una central nuclear ya lo tienen, a excepción de las plantas de Almaraz y Cofrentes (Valencia)”. A 30 de junio de 2015, el grado de ocupación de las piscinas de combustible gastado es del 84,52% en la Unidad I y del 83,79% en la II.

Sobre qué ocurriría si no se autorizara el ATI, De Quirós ha hecho hincapié en que si el proyecto no consigue la licencia “cuando lleguen los años de saturación de las piscinas la operación de la planta tendría que cesar“. Y ha vuelto a reiterar el diseño de las empresas propietarias de alargar la vida útil de la Central. “Por supuesto que ahora mismo la voluntad de los dueños de la central y de la dirección es solicitar una renovación de la autorización de explotación en el año 2020, entre otras cosas porque no hemos cumplido los 40 años”, ha apuntado antes de señalar que la legislación española actual contempla prórrogas por diez años”.

El  ATI tendrá una capacidad muy limitada, ya que solo podrá albergar 20 contenedores, con 32 elementos de combustible cada uno. “Se trata de una instalación muy sencilla, ya que es básicamente un losa de almacenamiento que tiene 51×20 metros y un metro de espesor de hormigón, ligeramente enterrada y que tiene un muro perimetral de cinco metros de altura para blindaje. Además, lleva un doble vallado perimetral e instalaciones de vigilancia y seguridad física y de protección radiológica”, según el director. El presupuesto del proyecto alcanza los 24 millones de euros.

La producción bruta de energía generada entre las dos unidades de la Central Nuclear de Almaraz (CNA) en el primer semestre de 2015 ha sido 8.220,7 millones de kilovatios/hora (kwh), mientras que la producción neta conjunta ha sido de 7.919 millones de kilovatios/hora.

Mientras que la producción de energía eléctrica bruta de la Unidad I ha sido de 4.443,4 millones de kilovatios hora, la de la Unidad II ha sido de 3.777,3 millones de kwh. La Central Nuclear de Almaraz tiene una producción de energía eléctrica bruta acumulada desde 1 de mayo de 1981, cuando entró en funcionamiento, hasta el 30 de junio de 2015, de 471.102 millones de kilovatios/hora.

La Central Nuclear de Almaraz contrata más de 70 empresas especializadas para su nueva recarga de combustible y mantenimiento

Posted on

CNA

La Central Nuclear de Almaraz (CNA) ha iniciado la vigésimo segunda recarga de combustible y trabajos de mantenimiento general de la Unidad II, cuyo acoplamiento a la red está previsto para el próximo 10 de julio. Es decir, las operaciones de recarga y mantenimiento tendrán una duración de 39 días.

Para ejecutar los trabajos de recarga se han contratado los servicios de más de 70 empresas especializadas, que emplearán a más de un millar de trabajadores adicionales a la plantilla habitual de la central.

Durante este periodo se realizarán cerca de 9.000 actividades planificadas de carácter preventivo y mantenimiento de equipos, además de la implantación de diversas modificaciones de diseño asociadas a distintos proyectos tales como la independización de sistemas eléctricos (INDESEL) y la unidad de filtración redundante del edificio de combustible (FREC).

Entre las principales actividades programadas para esta recarga se encuentran la inspección por corrientes inducidas en los tres generadores de vapor y limpieza de lodos; la inspección visual de la soldadura de las toberas ramas calientes de la vasija del reactor; y la sustitución del motor de la bomba principal RCP-3 y revisión de sellos de las RCP-1 y RCP-3.

Además, se realizará el cambio de las cámaras del NIS N-44 y la sustitución de conectores y cableados; se revisará e inspeccionarán las válvulas de parada y control C de la turbina de alta presión; y se harán pruebas eléctricas del alternador y la excitatriz.

La Unidad II ha estado acoplada ininterrumpidamente a la red eléctrica durante 483 días desde la última recarga y ha alcanzado una producción bruta acumulada a origen de más de 233.000 millones de kilovatios hora según informa la Central Nuclear de Almaraz.

Foto: ©CNA