emisiones co2

Renovables y nuclear disparan la generación sin emisiones de CO2 de electricidad hasta el 72% en el primer trimestre

Posted on Actualizado enn

eolica+fv

El sistema eléctrico nacional ha cerrado el primer trimestre del año con datos que permiten pronosticar que 2020 será recordado como el primero de la nueva era renovable, según los datos de Red Eléctrica de España.

El cómputo de enero, febrero y marzo ha dejado una cuota de renovables del 44,59% sobre el total de la estructura de generación a nivel nacional, frente al  38,42% del mismo periodo del año anterior. Las características intrínsecas a este primer período de cada año tienen mucho que ver en estos buenos datos. Durante los tres primeros meses, el viento suele soplar con fuerza y también caen mayores precipitaciones. Por eso, es común que la eólica y la hidráulica registren valores altos. Así ha ocurrido en 2020, cuando incluso han superado los valores registrados en el periodo equivalente de 2019.

Sin embargo, durante este primer trimestre de 2020 también ha destacado otra energía renovable que no suele ser característica de esta horquilla temporal. La solar fotovoltaica ha registrado un récord en la generación nacional trimestral, participando en un 4,12%, frente al 2,96% del mismo periodo del año anterior.  Los más de 4 GW de potencia instalada puestos en servicio durante 2019 empiezan a dar sus frutos y esto es solo el principio: el verano ya se acerca.

Durante este primer trimestre, el 72,75% de la electricidad se ha generado sin emitir CO2 equivalente a la atmósfera, frente al 64,72% del periodo análogo de 2019. Para la obtención de esta cifra, el papel de la energía nuclear, junto con la ya referida importancia de la renovable, ha sido fundamental, ya que ha marcado la máxima participación en la estructura desde 2007 (23,97%). La generación sin emisiones  ha sido el quinto más alto de la historia, tan solo superado, en este orden, por los valores de febrero de 2014, marzo de 2014, abril de 2016 y abril de 2014. En el origen de este buen dato, una causa de peso: la nuclear registró la cuarta cifra más alta, siendo la más alta la anotada en abril de 2017.

Extremadura es uno de los mejores ejemplos de esta generación eléctrica sin emisiones de CO2 debido a la Central de Almaraz, su potente parque fotovoltaico y termosolar, así como a sus centrales hidroeléctricas.

El año 2020 también recoge el testigo de 2019 en la apuesta por la descarbonización. La participación de este combustible fósil en la producción eléctrica ha sido tan sólo de un 3,38%, lo que supone el dato más bajo desde que Red Eléctrica tiene registros (tres primeros meses del año). Frente a este dato, el del primer trimestre de 2019, cuando el carbón generó el 10,1% de la energía eléctrica.

Según REE, en el tercer mes del año, la tecnología basada en células fotovoltaicas ha conseguido registrar la participación mensual más alta en la historia de esta tecnología. Su producción, que ha alcanzado 1.050,3 GWh – ha superado incluso las de veranos anteriores. En concreto, el 29 de marzo anotó el máximo histórico de producción diaria, con 50,37 GWh y una participación del 8,5% en la estructura.

Marzo ha destacado también por la baja participación del carbón. Solo 2,2 de cada 100 MWh se produjeron empleando esta energía contaminante. Es la segunda cifra más baja de la historia del sistema eléctrico nacional, sólo superada por la contabilizada en mayo de 2019.

La Junta quiere reducir un 32% el consumo de energía en sus edificios públicos para 2030

Posted on

efic ener

La administración regional quiere dar ejemplo en el ahorro y eficiencia energética en sus edificios públicos y en su parque móvil.  La Junta de Extremadura se marca como objetivo para 2030 reducir un 32% el consumo de energía final y un 57% las emisiones de dióxido de carbono, además de satisfacer con energías renovables el 29% del consumo de energía en sus edificios administrativos. El ahorro energético se generará debido a la mejora de las envolventes, climatización, instalación de iluminación LED, y optimización de instalaciones, así como por la monitorización y gestión de los consumos.

Estas actuaciones supondrían un ahorro en energía para las arcas regionales de 15,5 millones cada año, según los datos que aportó el director general de Arquitectura y Calidad de la Edificación, Alfonso Gómez Goñi, en la Cumbre del Clima COP25 que se celebró en Madrid hace unos meses.

Según las estimaciones aportadas por Alfonso Gómez Goñi, en los próximos diez años se movilizarán 229 millones para la construcción y renovación del parque edificatorio de la Junta con criterios de eficiencia energética y ha señalado que todos los edificios públicos de la Administración regional contarán con sistemas de gestión y control. Esta estrategia incluye también la formación de profesionales y campaña de sensibilización de 800.000 ciudadanos.

La Junta de Extremadura ha utilizado en 2018 una muestra de 331 de los 747 centros edificios públicos de su propiedad, con 2,6 millones de metros cuadrados, para elaborar un estudio de su situación energética. Estos edificios consumen cada año 320 GWh de los que 144 GWh proceden del consumo eléctrico y 176 GWh de combustibles fósiles. Este consumo lleva asociado una emisión total de 106.410 toneladas de dióxido de carbono.

Esta estrategia potenciará las soluciones técnicas eficientes e inteligentes para reducir el consumo final de la energía, dará prioridad al uso de recursos renovables autóctonos en la generación de energía y contribuirá a la reactivación económica a través del desarrollo de un nuevo modelo de energía circular.

Asimismo, se impulsará la transición a un modelo inteligente y descentralizado donde el consumidor sea el centro del sistema energético, se abogará por implantar sistemas inteligentes de gestión y control de edificios para optimizar el consumo energético y, por supuesto, se apostará por la investigación, desarrollo tecnológico e innovación alineados con los campos y sectores competitivos de la región.

El objetivo general de esta estrategia de la Junta de Extremadura, denominada E4PAREX 2018-2030, es la identificación y puesta en valor de actuaciones en los edificios de la administración regional para impulsar la transición hacia una economía verde y circular que se base en el aprovechamiento de los recursos autóctonos.

Rafael Barba (Taranis Energy): “En Olivenza se construirá un modelo de planta industrial especializado en ahorro de emisiones de CO2 y energía”

Posted on

taranis

Entrevista con
Rafael Barba
CEO de Taranis Energy 

El ahorro y la eficiencia energética son claves para muchas familias, comercios, empresas, industrias,… ¿qué aporta vuestra tecnología OPTIBOX que no haya en el mercado?

Nuestra tecnología es única en el mercado. Dentro del oscuro mundo, de los mal llamados ahorradores de energía, ha habido muchas empresas que  han utilizado baterías de condensadores, que eliminan la energía reactiva, con la cual nos gravan todas las compañías eléctricas en nuestra factura de la luz y han incorporado estabilizadores de tensión (que no ahorran) para disfrazar el conjunto en máquinas que ahorran energía activa (Kw/h).

Optibox ahorra solo energía activa y este ahorro,  está certificado por TÜVRheinland. Al instalar Optibox y esto esta certificado también por TÜVRheinland, la temperatura de nuestros motores baja (mayor durabilidad de los mismos), las rpm no varían y todos los Kilowatios que ahorramos son emisiones de CO2 que no emite la industria donde se instala Optibox.

¿En qué momento se encuentra el proyecto de la planta de fabricación de OPTIBOX en Olivenza que se presentó en abril junto a la Junta de Extremadura?

Estamos en contacto directo con el presidente de la junta de Extremadura, el alcalde de Olivenza  y todo el  equipo de la junta de Extremadura, para que este proyecto comience a finales de septiembre o primeros de octubre. Junto con la empresa IMPULSA, especialista en gestión de proyectos industriales, vamos a desarrollar las diferentes fases del proyecto de ejecución de las obras para que la planta de Olivenza entre en funcionamiento lo antes posible.

En Olivenza se construirá,  un modelo de planta industrial especializado en ahorro de emisiones de CO2 y energía , utilizando para ello, diferentes técnicas de construcción y puesta en marcha de otras patentes del grupo, enfocadas al ahorro de CO2 y energía.

¿La situación geográfica estratégica de Olivenza ha pesado también en su elección?

Sin lugar a dudas, dicha ubicación es estratégica para nuestra empresa. En la planta de Olivenza se van a generar todos los núcleos y analizadores de redes a nivel mundial. Debido a esto, la construcción se hará en varias fases, primero una de 3000 m2 aproximadamente y posteriormente se terminara hasta completar los 9800 m2. La situación de un puerto seco en las inmediaciones, el estado de las comunicaciones por carretera y el impulso del presidente de la Junta, del alcalde de Olivenza y de todo el equipo de la Junta de Extremadura ha inclinado la balanza hacia Olivenza.

¿Qué capacidad está prevista que tenga la planta de producción? ¿Está previsto el desarrollo y fabricación de otras tecnologías o dispositivos?

La capacidad de producción todavía no la tenemos calculada e irá en función de los diferentes contratos que vamos firmando con multinacionales de diferentes sectores. Estamos desarrollando máquinas a medida de estas instalaciones, para que se puedan producir el mayor número de Optibox posible. Estas máquinas (fabricación propia) harán más eficiente el trabajo a los operarios y por ende, el rendimiento de ahorro de Optibox será superior.  Primero vamos a dejar en funcionamiento la planta original de 3000 m2 y después valoraremos la ejecución de diferentes patentes.

Habitualmente el ahorro energético suele buscarse en parte por el cambio de compañía de suministro ¿con la tecnología de OPTIBOX no es necesario?  

Optibox ahorra emisiones de CO2 y Kw/h con todas las compañías y comercializadoras del mundo. Optibox admite el cambio de compañía eléctrica después de la instalación. Nuestra tecnología hace que las instalaciones eléctricas donde lo ponemos emitan menos CO2 y ahorren Kw/h. La instalación se hace aguas abajo del cuadro general de la instalación y el mantenimiento es sencillo.

Extremadura es la región española donde más han crecido las emisiones de CO2 desde 1990, un 149%

Posted on

El Observatorio de la Sostenibilidad ha realizado un informe para analizar las emisiones de CO2 de las diferentes comunidades autónomas españolas durante un largo periodo de tiempo, de 1990 a 2015, y ver su evolución tanto en emisiones fijas (las que proceden de centrales energéticas y de grandes industrias sobre todo) y las difusas (transporte, calefacción.etc). Todos los datos han sido recogidos de fuentes oficiales del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.

Respecto al total de las emisiones entre 1990 y 2015, Andalucía y Cataluña suponen cada una un 14% del total emitido, seguida de Castilla y León con un 10%, Galicia con un 9%, Asturias con un 8% o Comunidad Valenciana con un 7%. Mientras, Rioja, Navarra, Cantabria y Extremadura son las que menos emisiones presentan.

Excepto País Vasco, Galicia y las Castillas, que emiten un poco menos 1990, todas las Comunidades Autónomas han aumentado sus emisiones, destacando Extremadura, Murcia, Andalucía, Navarra y Baleares. Según la Directiva europea 406/2009/CE (Decisión de reparto de esfuerzos) España debería  alcanzar una reducción del 10% para el año 2020 y según el Acuerdo de París, las  emisiones se deberían reducir un 40% para el año 2030. Países como Francia y Alemania han reducido ya mucho más sus emisiones de CO2 a la atmósfera.

Si se realiza el mismo análisis per cápita, pero centrados solo en las emisiones difusas, se observa que los mayores valores se dan sobre todo en comunidades muy extensas con población más bien dispersa, con los máximos en Castilla y León, y Aragón (que ya estaban en el máximo de la ratio para todas las emisiones), seguidos a más distancia por Castilla-La Mancha, Extremadura, Navarra y Asturias. La concentración de la población parece favorecer una tasa de emisiones difusas per cápita menor, este análisis refleja más directamente las formas de consumo más cercanas al ciudadano. Mención aparte merece, no obstante Andalucía, que se aparta claramente de este patrón aparente.

Cementos Balboa, Siderurgia Balboa y BA Vidrio concentran el 68% del total de las emisiones de CO2 de Extremadura

Posted on

Cementos Balboa, en Alconera, Badajoz

Menos emisiones de CO2 en la atmósfera de Extremadura. Según los datos del Observatorio de la Sostenibilidad, a partir del registro nacional RENADE, la región emitió en el año 2016 un total de 648.939 millones de toneladas equivalente de CO2 a la atmósfera procedente de fuentes fijas, lo que representa un 18,73% menos que el año anterior.

Extremadura fue una de las cinco regiones españolas donde más cayó la emisión de toneladas de Co2. Sobre todo debido a la menor actividad industrial de las dos mayores factorías que emiten CO2 en la región, la Cementera Balboa en Alconera (Badajoz) y la Siderurgia Balboa en Jerez de los Caballeros (Badajoz).En el año 2015, la región emitió un total de 798.488 millones de toneladas equivalentes de Co2. El porcentaje de emisión per cápita por habitante de los extremeños en relación a la media nacional también es muy bajo, de 0,60 toneladas frente a la media de 2,65 toneladas en España.

Tres grandes industrias de la región concentran el 68% del total de las emisiones de Co2 procedentes de fuentes fijas: Cementos Balboa en primer lugar con 225.307 millones de toneladas (34,7% en total); Siderurgia Balboa en segundo lugar con 120.866 tn (18,6%); BA Vidrio en Villafranca de los Barros (Badajoz) con 93.841 tn (14,5%). Después destaca la estación de comprensión de gas de Enagas en Almendralejo (Badajoz) on 39.986 tn (6,2%). En quinto lugar figura la factoría de tomate de Conesa en Villafranco del Guadiana (Badajoz), con 23-180 tn y el 3.6% del total, seguida de otras factorías de tomate como las de Transa en Villanueva de la Serena (Badajoz), Agraz, Tomas del Guadiana, Inpralsa o por último la fábrica de ladrillos de Tabicesa en Valdivia. Entre diez factorías concentran el 89,2% del total de las emisiones de Co2 de fuentes fijas en la región, al no disponer de centrales térmicas o de ciclo combinado de carbón o fuel.

Curiosamente, si se observa el mapa de Extremadura de las emisiones de Co2, se comprueba cómo solo una de las diez factorías que más emiten se ubica en la provincia de Cáceres (la de Inpralsa-Gallina Blanca), en la localidad de Badajoz pero muy cercana ya al norte de Badajoz. El restante 10% de las emisiones se reparten sobre todo entre industrias agroalimentarias y también entre plantas termosolares, donde Extremadura cuenta con la segunda potencia instalada en Mw de España.

El gas natural se abre paso en el sector de la automoción gracias a sus menores emisiones y precio

Posted on

El gas natural es una de las soluciones más eficientes para luchar contra el cambio climático. Su utilización en sectores como el transporte le lleva a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 23% comparadas con la gasolina y en un 7% comparadas con el diesel. En los camiones y autobuses, los beneficios frente al diesel son de un 16% con GNC (Gas Natural Comprimido) y de un 15% en el caso del GNL (Gas Natural Licuado).

Éstos datos son los expuestos por el Estudio “Greenhouse Gas Intensity of Natural Gas” de la Asociación NGVA Europe, que asegura que el uso del gas natural como combustible es la solución más eficiente, disponible y económica contra el cambio climático, mejorando también la calidad del aire en las ciudades por sus emisiones Casi Cero de NO 2 y partículas.

Gracias a sus dos variantes en GNC o GNL, el gas natural satisface la demanda de los diferentes tipos de transporte, desde turismos, servicios públicos urbanos, furgones y camiones ligeros de distribución hasta camiones pesados de larga distancia, sin olvidar el transporte marítimo y ferroviario, consiguiendo una importante reducción en las emisiones de carácter tanto global como local.

En Extremadura el uso de gas natural en vehículos particulares es aún muy escaso, aunque aumenta el interés en las flotas empresariales de camiones y furgonetas y entre los grandes municipios en sus flotas de transporte urbano.

Gasnam, Enagás, Gas Natural Fenosa e Iveco, miembros de la Asociación NGVA Europe, junto con SEDIGAS, han participado en este Estudio con el objetivo de llevar a cabo un amplio Informe en el conjunto de la industria de suministro de gas natural a Europa y su uso en la Unión Europea, particularmente en el sector del transporte.

El uso del gas renovable, biometano, reduce las emisiones de GEI un 40% comparadas con combustibles derivados del petróleo. El uso del gas renovable, biometano, procedente de fuentes renovables proporciona ventajas adicionales en la senda de la descarbonización de la movilidad ya que inyectando un 20% de gas renovable en el sistema de distribución, reduciría un 36% de emisiones globales de GEI en comparación con los combustibles derivados del petróleo.

“Europa tiene el potencial de alimentar más de 2 millones de vehículos con biometano procedente de residuos sólidos urbanos, simplemente transformando nuestra basura doméstica en un combustible sostenible, producido localmente y además renovable” según Andrea Gerini, secretario general de NGVA Europe.

La cementera y la siderúrgica Balboa concentran el 61% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Extremadura

Posted on

Instalaciones de la Cementera Balboa en Alconera
Instalaciones de la Cementera Balboa en Alconera

La escasa tasa de industrialización de Extremadura alguna ventaja debía tener. La región es la número 18 de toda España en emisión de gases contaminantes de efecto invernadero con un total de 798.480 toneladas verificadas en el año 2015, según el nuevo Informe del Observatorio de la Sostenibilidad que se acaba de presentar.

De esta cantidad, casi el 61% proceden de solo dos instalaciones, la Cementera Balboa en Alconera y la Siderúrgica Balboa en Jerez de los Caballeros. Entre las dos suponen 489.000 toneladas de emisiones. Tras ellas destacan la fábrica de envases de vidrio de BA Vidrio en Villafranca de Barros, la estación de Enagas en Almedralejo, y tras ellas, a mucha distancia, las grandes industrias tomateras de la región y la fábrica de ladrillos de Tabicesa en Valdivia. También las plantas de generación eléctrica instaladas en la región figuran entre el grupo de instalaciones integradas en el Registro Nacional (RENADE).

Entre 1990 y el 2007, la región aumentó un 68,5% la emisión de gases de efecto invernadero, pasando de un factor 100 a uno 147. Aún así, dada su gran extensión y a la potencia de sus sector agrícola y rural, es la comunidad autónoma con menor tasa de emisiones por hectárea, y una de las menores por habitante con 7,15 toneladas.

En España tan solo 10 empresas responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según los datos del Observatorio de la Sostenibilidad con datos del 2015. Las emisiones procedentes de fuentes fijas (producción de energía, siderurgia, industria del petróleo, cementeras y otras instalaciones industriales) representaron el 40,4% (137,1 millones de toneladas) del total de las emisiones de CO2 españolas en 2015. El restante 59,6% correspondió a fuentes de emisión difusas (transporte, hogares, servicios, agricultura…).

Las emisiones de carbono de un país dependen de sectores fijos (instalaciones industriales y energéticas) y sectores difusos, que son el resto de emisiones. La proporción en España en el año 2015 es de un 41%, si bien en otros años la media era más aproximada al 45% para sectores fijos, y del 55% para los sectores difusos, aproximadamente.

Según los responsable del informe, “el problema es que para posibilitar un cambio en el comportamiento de los sectores difusos son necesarios cambios en el transporte, en la calefacción, en el sector residencial, que suponen cambios de comportamiento de toda la sociedad, mientras el resto de los cambios, en los fijos, supone modificar los procesos o el comportamiento de estas pocas empresas”.