emisiones co2

El gas natural se abre paso en el sector de la automoción gracias a sus menores emisiones y precio

Posted on

El gas natural es una de las soluciones más eficientes para luchar contra el cambio climático. Su utilización en sectores como el transporte le lleva a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 23% comparadas con la gasolina y en un 7% comparadas con el diesel. En los camiones y autobuses, los beneficios frente al diesel son de un 16% con GNC (Gas Natural Comprimido) y de un 15% en el caso del GNL (Gas Natural Licuado).

Éstos datos son los expuestos por el Estudio “Greenhouse Gas Intensity of Natural Gas” de la Asociación NGVA Europe, que asegura que el uso del gas natural como combustible es la solución más eficiente, disponible y económica contra el cambio climático, mejorando también la calidad del aire en las ciudades por sus emisiones Casi Cero de NO 2 y partículas.

Gracias a sus dos variantes en GNC o GNL, el gas natural satisface la demanda de los diferentes tipos de transporte, desde turismos, servicios públicos urbanos, furgones y camiones ligeros de distribución hasta camiones pesados de larga distancia, sin olvidar el transporte marítimo y ferroviario, consiguiendo una importante reducción en las emisiones de carácter tanto global como local.

En Extremadura el uso de gas natural en vehículos particulares es aún muy escaso, aunque aumenta el interés en las flotas empresariales de camiones y furgonetas y entre los grandes municipios en sus flotas de transporte urbano.

Gasnam, Enagás, Gas Natural Fenosa e Iveco, miembros de la Asociación NGVA Europe, junto con SEDIGAS, han participado en este Estudio con el objetivo de llevar a cabo un amplio Informe en el conjunto de la industria de suministro de gas natural a Europa y su uso en la Unión Europea, particularmente en el sector del transporte.

El uso del gas renovable, biometano, reduce las emisiones de GEI un 40% comparadas con combustibles derivados del petróleo. El uso del gas renovable, biometano, procedente de fuentes renovables proporciona ventajas adicionales en la senda de la descarbonización de la movilidad ya que inyectando un 20% de gas renovable en el sistema de distribución, reduciría un 36% de emisiones globales de GEI en comparación con los combustibles derivados del petróleo.

“Europa tiene el potencial de alimentar más de 2 millones de vehículos con biometano procedente de residuos sólidos urbanos, simplemente transformando nuestra basura doméstica en un combustible sostenible, producido localmente y además renovable” según Andrea Gerini, secretario general de NGVA Europe.

Anuncios

La cementera y la siderúrgica Balboa concentran el 61% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Extremadura

Posted on

Instalaciones de la Cementera Balboa en Alconera
Instalaciones de la Cementera Balboa en Alconera

La escasa tasa de industrialización de Extremadura alguna ventaja debía tener. La región es la número 18 de toda España en emisión de gases contaminantes de efecto invernadero con un total de 798.480 toneladas verificadas en el año 2015, según el nuevo Informe del Observatorio de la Sostenibilidad que se acaba de presentar.

De esta cantidad, casi el 61% proceden de solo dos instalaciones, la Cementera Balboa en Alconera y la Siderúrgica Balboa en Jerez de los Caballeros. Entre las dos suponen 489.000 toneladas de emisiones. Tras ellas destacan la fábrica de envases de vidrio de BA Vidrio en Villafranca de Barros, la estación de Enagas en Almedralejo, y tras ellas, a mucha distancia, las grandes industrias tomateras de la región y la fábrica de ladrillos de Tabicesa en Valdivia. También las plantas de generación eléctrica instaladas en la región figuran entre el grupo de instalaciones integradas en el Registro Nacional (RENADE).

Entre 1990 y el 2007, la región aumentó un 68,5% la emisión de gases de efecto invernadero, pasando de un factor 100 a uno 147. Aún así, dada su gran extensión y a la potencia de sus sector agrícola y rural, es la comunidad autónoma con menor tasa de emisiones por hectárea, y una de las menores por habitante con 7,15 toneladas.

En España tan solo 10 empresas responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según los datos del Observatorio de la Sostenibilidad con datos del 2015. Las emisiones procedentes de fuentes fijas (producción de energía, siderurgia, industria del petróleo, cementeras y otras instalaciones industriales) representaron el 40,4% (137,1 millones de toneladas) del total de las emisiones de CO2 españolas en 2015. El restante 59,6% correspondió a fuentes de emisión difusas (transporte, hogares, servicios, agricultura…).

Las emisiones de carbono de un país dependen de sectores fijos (instalaciones industriales y energéticas) y sectores difusos, que son el resto de emisiones. La proporción en España en el año 2015 es de un 41%, si bien en otros años la media era más aproximada al 45% para sectores fijos, y del 55% para los sectores difusos, aproximadamente.

Según los responsable del informe, “el problema es que para posibilitar un cambio en el comportamiento de los sectores difusos son necesarios cambios en el transporte, en la calefacción, en el sector residencial, que suponen cambios de comportamiento de toda la sociedad, mientras el resto de los cambios, en los fijos, supone modificar los procesos o el comportamiento de estas pocas empresas”.

Extremadura es la región española con menos emisiones de CO2 por hectárea de terreno

Posted on

fbrica

El grado de industrialización de una región se mide también por las emisiones de Co2 a la atmósfera que emite. Y en el caso de Extremadura, solo es responsable del 2,1% de las emisiones según el último Informe sobre Cambio Climático del Observatorio de la Sostenibilidad.

Aunque desde el año 1990, la región ha sido la cuarta región española que más ha aumentado sus emisiones al pasar del factor 100 al 147. La región sigue siendo la que menos emisiones emite por hectárea y la sexta por Producto Interior Bruto. Por habitante y año, la cifra alcanza las 7,15 toneladas, aunque hay que tener en cuenta que la región es una de las más despobladas de España y con menor número por habitantes por kilómetro cuadrado de la Unión Europea.

En el caso español, las emisiones de CO2 han seguido el camino inverso al de la media europea. Mientras en Europa se ha pasado de un factor 100 al 77 rebajando las emisiones, en el caso español de ha pasado de un factor 100 a un 115.

Según los autores del Informe, las ciudades, la agricultura y las costas son “especialmente vulnerables” y deben de realizarse “actuaciones de adaptación sin más dilación”.