pellets

Las ayudas para la fabricación de biocombustibles sólidos se concentran en las plantas de pellets de Herrera del Duque, Moraleja y Caminomorisco, y la de carbón vegetal en Fregenal de la Sierra

Posted on

estufa pellets

La Junta de Extremadura, a través de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, ha publicado en el Diario Oficial de Extremadura las ayudas concedidas al amparo del el Decreto 160/2018, de 2 de octubre, por el que se establecen las bases reguladoras para el régimen de concesión de subvenciones para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura y la Orden de 24 de octubre de 2018 por la que se aprueba la convocatoria de concesión de ayudas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura.

Entre estas ayudas, las de mayor cuantían serán las de la empresa Pellets Herrera, ubicada en Herrera del Duque, para la fabricación de pellets con una subvención de dos millones de euros; la de Pellets Energía en Moraleja para la fabricación también de pellets con otros dos millones de euros de subvención y el de Biomasa Hurdes en Caminomorisco para la fabricación de pellets también con dos millones de euros de subvención.

Otro de los proyectos con mayor subvención aprobada es el planteado por la empresa Corchos Oliva en la localidad pacense de Fregenal de la Sierra para fábrica de carbón vegetal ecológico, con una subvención cercana al millón de euros. Esta empresa ha tenido un importante crecimiento en su producción tras sus acuerdos con Mercadona.

En cuanto a las subvenciones concedidas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura, el pago de estas ayudas se imputará con cargo a la aplicación presupuestaria de “Inversiones en creación y desarrollo de actividades no agrícolas”, de los presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura para el año 2020, 2021 y 2022.

Las ayudas contempladas en el citado Decreto 160/2018, de 2 de octubre, se encuentran cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) en un 75 %, del  Programa de Desarrollo Rural de Extremadura 2014-2020 (FEADER) de Extremadura, y en un 25 % con fondos propios de la Comunidad Autónoma.

En Extremadura también  hay en estudio distintos proyectos relacionados con la generación eléctrica a partir de la biomasa, aunque sin ubicación definitiva.

La Junta levanta la suspensión de los plazos para la tramitación de ayudas fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa

Posted on

carbon y pellets

La situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19, obligó al Gobierno español a aprobar el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria, adoptando una serie de medidas para hacer frente a dicha situación, algunas de las cuales afectaban a los procedimientos administrativos. En concreto, la disposición adicional tercera del referido real decreto suspendía los términos y los plazos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público, hasta el momento en que perdiera vigencia el estado de alarma decretado.

Los procedimientos administrativos iniciados a la entrada en vigor de dicha disposición quedaron en suspenso, y así ha ocurrido con los procedimientos relativos a las solicitudes presentadas conforme a la Orden de 24 de octubre de 2018 de la Consejera de Economía e Infraestructuras por la que se establecía la primera convocatoria de ayudas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa en Extremadura, los cuales se encuentran en fecha actual, pendiente tan sólo de su resolución.

Considerando el impacto negativo en la economía que ineludiblemente están teniendo las restricciones a la movilidad impuestas por el estado de alarma decretado, la administración regional considera que es de interés general, y además de inaplazable necesidad, contribuir con todas aquellas medidas que reactiven la economía, sobre todo si se trata de favorecer proyectos empresariales a implantarse en la región, máxime cuando dichos proyectos priorizan la creación de empleo.

Y en este ámbito es en el que se mueve el Decreto 160/2018, de 2 de octubre, por el que se establecen las bases reguladoras para el régimen de concesión de subvenciones para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa en Extremadura, puesto que la biomasa está siendo considerada como una de las fuentes fundamentales para dinamizar la actividad económica en el ámbito rural, no en vano su cadena de valor está íntimamente ligada con este medio, lo que convierte su impulso en un aspecto primordial de la política de desarrollo de la Comunidad Autónoma de Extremadura, tendente a incentivar la oferta de biomasa autóctona, especialmente teniendo cuenta que el campo de la generación y del abastecimiento de biomasa se está erigiendo en uno de los sectores que más empleo puede generar.

Según la Junta de Extremadura, un aspecto importante en el fomento del uso de la biomasa es apoyar a las iniciativas encaminadas a aumentar y mejorar su utilización de forma económica, mediante el fomento de nuevos establecimientos industriales dedicados a la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa forestal y de residuos agrícolas, incluidos los pellets y el carbón vegetal, su ampliación o mejora, así como la adaptación de otros establecimientos industriales para esa finalidad, siendo este por tanto el objeto de estas ayudas, y siendo los beneficiarios a los que van dirigidas las pequeñas empresas y microempresas de las zonas rurales, debiendo revertir las ayudas en beneficio de dichas zonas, por lo que en aras de proteger el interés general aludido, no resulta aconsejable que las ayudas destinadas a dichos beneficiarios queden en suspenso.

La producción de pellet de madera en Extremadura superó las 7.100 toneladas en 2019

Posted on

estufa pellets

En 2010, España contaba con 29 fábricas de pellet que produjeron 150.000 toneladas, principalmente destinadas al mercado exterior. En 2019, las 82 fábricas que operan en España  han producido 714.000 toneladas con destino principal el mercado interior, lo que, además, es un 20% más que en 2018. En el caso de Extremadura, su producción supone en torno al 1% del total nacional, algo más de 7.100 toneladas en el año 2019.

De esta producción, el 77% se destina a uso doméstico, siendo los sacos de 15 kilogramos la forma más común de consumo en el mercado interno. Son datos del Informe Estadístico Anual sobre el Mercado del Pellet en España que ha elaborado recientemente AVEBIOM, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa.

Por comunidades autónomas, destaca la producción de Castilla y León con más 223.000 toneladas, seguida por Cataluña con 97.000 toneladas y en tercer lugar por Galicia con una producción de 86.000 toneladas. Por otra parte, hay fábricas en 16 de las 17 comunidades autónomas, lo que ha generado miles de nuevos empleos estables en el medio rural.

Además de ser año récord en términos de producción, 2019 también lo ha sido en volumen importado desde Portugal. Un exceso de producción en el país vecino, provocado por una menor demanda del mercado británico, ha facilitado la entrada en España de 160.000 toneladas de pellet.

Este aumento de la importación, unido al suave otoño en España, ha provocado que los almacenes de fabricantes y distribuidores españoles estuvieran llenos y que las plantas no hayan dudado en ajustar el ritmo de fabricación para adaptarse a la demanda actual.

Por otro lado, a causa del COVID-19 se ha ralentizado la instalación de nuevas calderas y estufas de pellets, por lo que se espera que el aumento del consumo en España durante 2020 se quede en el 2%, cuando la tendencia del crecimiento medio del consumo de pellet en España en los últimos tres años fue del 12%.

Las expectativas para la producción de pellet de madera en España en 2022 son mucho más optimistas que para 2020, con una cifra que se acercará a las 900.000 toneladas. A pesar del anormal desplome de los precios del petróleo, se espera una serie de medidas legislativas desde el Gobierno de España para impulsar el uso de las energías renovables en los próximos años.