biomasa

La biomasa en Extremadura: proyectos ambiciosos que necesitan un revulsivo

Posted on

Texto:
Juan Jesús Ramos
Técnico de AVEBIOM

La Asociación Española de la Biomasa (Avebiom), constituida en 2004, reúne a los principales actores del sector de la bioenergía a lo largo de toda la cadena de valor de la biomasa. Su objetivo es promover el desarrollo del sector en España y contribuir a incrementar el consumo sostenible de biomasa con fines energéticos. Desde la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) queremos destacar los avances y logros más recientes conseguidos por el sector de la biomasa en Extremadura y mostrar proyectos bioenergéticos que podrían tener relevancia para la comunidad autónoma.

El año 2019 podría calificarse de período de transición, alargado con toda probabilidad durante 2020 debido a las consecuencias de la pandemia de la COVID-19. No ha habido grandes titulares, pero sí buenas noticias y notables avances en el sector.

Estamos convencidos de que el futuro a medio y largo plazo para todas las energías renovables, y en especial para la biomasa, es muy prometedor en Extremadura. Veremos surgir innumerables proyectos enmarcados en las directrices de los Planes Energéticos Nacionales y en las políticas activas de descarbonización como respuesta a la emergencia climática.

Además, desde AVEBIOM queremos respaldar y dar ánimo a todos los integrantes de la cadena de valor que conforman el sector bioenergético extremeño, que trabajan con ilusión y profesionalidad dando servicio a cada usuario que utiliza la biomasa.

Producción de pellet
En la actualidad existen 2 plantas de producción de pellet en Extremadura, ambas en Cáceres: PROVISIONA VERDE (con certificación ENplus®) en Brozas y PELLET MB, en Malpartida. Cada una produce alrededor de 5.000 toneladas anuales. No existe todavía ningún distribuidor certificado de este formato de biocombustible.

Los tres proyectos de plantas de pellet previstos, en Caminomorisco, Moraleja y Herrera del Duque, tendrán que esperar algún tiempo más para ser una realidad, a pesar de que son proyectos prioritarios para la Junta de Extremadura por fomentar la lucha contra el cambio climático, la creación de empleo y el mantenimiento de la actividad económica en el medio rural.

Las empresas Exver, en Navalmoral de la Mata, Tabisa, en Brozas, y Marle, en Gévora, son las principales abastecedoras de astilla. Junto a la Cooperativa Troil Vegas Altas, en Valdetorres, para hueso de aceituna, conforman el círculo principal de suministradores de biomasa en la comunidad autónoma.

Astillando biomasa forestal

Plan de Eficiencia Energética
Sigue avanzando el Plan de Eficiencia Energética promovido por la Junta de Extremadura para acometer reformas en los cerca de 750 edificios públicos a su cargo.  Este ambicioso plan pretende reducir de una manera importante la factura energética de la administración pública extremeña. En especial, los centros dependientes del Servicio Extremeño de Salud (hospitales, centros de salud, residencias de mayores y otros centros socio-saniatarios) ya que entre todos ellos consumen el 77% de la energía de todos los edificios públicos autonómicos.

Aunque no conocemos en detalle el ritmo de actuación, dicho plan prevé invertir 229 millones de euros hasta 2030 y en él las fuentes de energía renovables como la biomasa, la solar térmica y la solar fotovoltaica juegan un papel muy destacado.

Centrales bioeléctricas
La generación eléctrica con biomasa está de enhorabuena por la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico [Miteco] de modificar el límite de horas de producción con derecho a retribución, a través de la Orden TED/171/2020, de 24 de febrero.

Desde el primero de enero del 2020, se amplía de 6.500 horas a 7.500 horas al año el tiempo máximo de operación con derecho a retribución, favoreciendo así una rentabilidad razonable a más largo plazo y corrigiendo así un error de concepto contenido en la Ley 24/2013.

Este cambio es un balón de oxígeno para las dos plantas bioeléctricas existentes en Extremadura: Miajadas y Mérida, y propiciará, con toda seguridad, la puesta en marcha de nuevos proyectos.

Nuevo Plan Forestal
En julio de 2020, la Junta de Extremadura ha encargado a la empresa TRAGSA la elaboración del nuevo Plan Forestal de Extremadura. Esta actualización permitirá desarrollar futuras estrategias que orienten la política forestal extremeña hacia una gestión forestal sostenible, la mitigación del cambio climático y la lucha contra la despoblación del medio rural y donde la bioeconomía de los productos forestales tendrá un papel prioritario.

Piscinas y biomasa
El Observatorio de la Biomasa que gestiona AVEBIOM estudia este año la situación de las piscinas climatizadas, edificios con gran consumo de calor y, por tanto, excelentes candidatos a utilizar eficazmente biomasa como elemento generador de energía.

En Extremadura existen actualmente 23 piscinas climatizadas ubicadas en centros deportivos, de las cuales 2 no están operativas desde hace años por problemas de índole económica. Salvo dos, el resto son de propiedad pública y  gestionadas mayoritariamente por los propios ayuntamientos.

Relacionando el número total de piscinas cubiertas con el número de habitantes de la región, se obtiene el ratio de habitantes por piscina, que en Extremadura es de 52.800. Es el ratio más elevado de todas las comunidades autónomas, muy por encima del valor promedio nacional que está en torno a 25.500.

Todos los municipios extremeños de más de 15.000 habitantes tienen piscina climatizada. En ciudades con mayor población hay más demandantes de estos servicios, así Badajoz cuenta con 3 instalaciones deportivas y Cáceres y Mérida con 2 respectivamente.

Entre los municipios con más de 10.000 habitantes (Coria, Olivenza y Miajadas), el mayor de ellos, Coria con 13.000 habitantes, no dispone de esta infraestructura.

También hay poblaciones con menos 10.000 que cuentan con piscina cubierta: los municipios de Trujillo, San Vicente de Alcántara, Herrera del Duque y La Albuera. En este grupo figuran las instalaciones no operativas de los pueblos de Alburquerque y Santa Amalia.

Herrera del Duque, con algo menos de 4.000 habitantes, y La Albuera, con cerca de 2.000, son poblaciones muy pequeñas que normalmente no albergarían este tipo de infraestructura. Su excepcionalidad confirma que es posible disponer de instalaciones acuáticas climatizadas, siempre que se cuente con la complicidad de la población, que ha de estar volcada y mimar estos servicios.

El 28,6% de las piscinas cubiertas en Extremadura utiliza biomasa como fuente de energía para dotar de agua caliente sanitaria a vestuarios y piscinas y de calefacción a los diferentes recintos. Este porcentaje otorga a Extremadura un meritorio tercer puesto en uso de la biomasa en piscinas, sólo por detrás de Andalucía y Murcia.

Se trata de 6 piscinas, cuatro en Badajoz y dos en Cáceres, utilizan biomasa. La primera que empezó a utilizar biomasa fue la de Miajadas en 2009 y la última en hacerlo ha sido la de Herrera del Duque en 2019.

Estas seis piscinas son de propiedad pública y dos de ellas están gestionadas por empresas privadas. Cuatro tienen, además, captadores solares térmicos que, en algún caso y dependiendo del número de captadores, pueden llegar a generar hasta el 70% de las necesidades térmicas del recinto. Una de ellas también dispone de placas fotovoltaicas para autoconsumo eléctrico.

Climatizadas
La potencia media de las calderas de biomasa instaladas en piscinas cubiertas en Extremadura es de 281 kW; tres consumen pellet y otras tres astilla.

La demanda térmica media es de 746.000 kWh/año para una piscina estándar, compuesta por 2 vasos (vaso polivalente y vaso de chapoteo-aprendizaje) junto a la calefacción del recinto y el ACS.

Cada piscina necesitaría para cubrir estas necesidades 163 toneladas de pellet al año (PCI de 4,57 kWh/kg) o cerca de 180 t/año de astilla con humedad inferior al 20% (PCI de 4,19 kWh/kg). El ahorro económico que se consigue utilizando astilla en lugar de gas a precio industrial es superior al 30%. Este ahorro posibilita reducir entre el 8 y el 12% el porcentaje de los costes globales por instalación y campaña.

Francisco Castañares (AEEFOR): “Las tres plantas proyectadas están diseñadas para una producción anual de 70.000 Tm de pellets cada una”

Posted on

Entrevista con
Francisco Castañares
Presidente de la Asociación Extremeña de Empresas Forestales y del Medio Ambiente (AEEFOR)

La Junta de Extremadura ha aprobado las ayudas para la  puesta en marcha de tres plantas de producción de pellets con biomasa en Moraleja, Caminomorisco y Herrera del Duque. ¿Cuáles serán las características principales?

Así es. La Junta ha aprobado conceder una subvención de 2 millones de euros a cada una de las plantas, para una inversión que ronda los 30 millones en su conjunto. Las tres plantas son idénticas. Están diseñadas para una producción anual de 70.000 Tm de pellets cada una y consumirán, además, unas 30.000 toneladas de astillas para alimentar sus propias calderas. En total, extraerán para usos energéticos térmicos unas 300.000 Tm anuales de biomasa de nuestros montes, por lo que serán de gran ayuda para reducir combustible forestal y ayudarnos a evitar los grandes incendios.

¿Cuándo empezará la producción de pellets en dichas plantas?

Llevamos ya demasiado tiempo de retraso acumulado, pero nada se podía hacer hasta que el gobierno autónomo no resolviera las ayudas que había convocado hace dos años. Ahora los promotores tienen que cerrar la adquisición de los terrenos, completar la financiación y arrancar su construcción. Lo ideal sería que entre este otoño/invierno de 2020 comenzara su construcción la primera de ellas y las otras dos lo hicieran a lo largo de 2021. Los primeros pellets deberían salir al mercado en el segundo semestre del próximo año, si la construcción no acumula nuevos retrasos, que espero que no. Los promotores cuentan con un plazo de 18 meses para ejecutar las obras manteniendo las ayudas.

El abastecimiento de la materia prima para la producción de pellets ¿de dónde provendrá?

El abastecimiento de cada una de las plantas procederá de montes públicos y privados situados en un radio no superior a 150 kms de distancia de las plantas. Eso hace que, entre las tres, más las de biomasa eléctrica, se alcance a buena parte de los espacios forestales de la región y algunas de las provincias limítrofes, como Salamanca, Ciudad Real y Toledo. En principio hay materia prima suficiente disponible para el abastecimiento de las seis plantas, de biomasa térmica y eléctrica que, además, no compiten entre sí, si no que se complementan. Los pellets necesitan madera en rollo y la biomasa eléctrica los restos de vegetación procedente de árboles, arbustos y matorral. El mecanismo de aprovechamiento energético sostenible se hace para responder a una necesidad primordial: evitar los grandes incendios que se producen por la acumulación de combustible, que ahora se aprovechará como energía.

Cuándo estas tres plantas estén a pleno funcionamiento ¿sería importante un mayor consumo de pellets por parte del sector empresarial y público?

Los promotores tenían la idea inicial de producir para la exportación. Y, para ello, pensaban construir una planta que ubicaron en Moraleja, desde la que exportarían el grueso de su producción a través del puerto de Figueira da Foz. Después, al habla con Avante, que suscribió con nosotros el Protocolo firmado en su día, se están barajando otras opciones como el Puerto Seco de la Plataforma Logística en Badajoz, al que podrían llegar por vía férrea desde una terminal ubicada en Plasencia. Eso acortaría muchísimo la distancia por carretera y, sin duda, es una opción más que interesante. Pero tras hablar con el Presidente de la Junta decidieron asociarse con otros promotores para multiplicar por tres la inversión y afrontar la construcción de tres plantas, con objeto de responder a la demanda futura de la propia región en materia de energía térmica.

La Junta, que es el principal consumidor de energía de la región, se ha comprometido a cambiar sus sistemas de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria en cinco años, abandonando definitivamente las energías fósiles y abrazando su propia energía, la que produce el monte, la biomasa forestal. Eso quiere decir que los hospitales, centros de salud, residencias de mayores, colegios públicos, centros de secundaria y oficinas van a cambiar paulatinamente sus calderas en los próximos años y van a incrementar fuertemente la demanda de materia prima forestal.

Si conseguimos que Diputaciones, Universidad y Ayuntamientos hagan lo mismo, la demanda de pellets se multiplicará. Sería también muy positivo que la administración autonómica adoptara incentivos para que las empresas y particulares vean atractivo el cambio gradual de las calderas de uso industrial y domiciliario. Si lo hacemos bien y conseguimos cuantificar y calendarizar las necesidades, podríamos conseguir que alguno de los fabricantes mundiales de calderas de biomasa ubicara alguna de sus factorías aquí, dado el alto número de unidades que van a necesitarse en los próximos años.

¿Hay más plantas de biomasa eléctrica previstas además de la de Acciona en Logrosán?

Acciona promueve una planta de 50 Mw de biomasa eléctrica que estará ubicada en Logrosán, teniendo autorizada su evacuación en el Nudo de las Termosolares existente en ese término municipal. La planta va a consumir anualmente alrededor de 300.000 toneladas de biomasa que, al menos en un 80%, debe ser de origen forestal, pues forma parte de nuestro proyecto de lucha contra los grandes incendios forestales. Hay otras dos plantas más que andan estos días iniciando su andadura. Una, de Acciona también, que irá ubicada en el norte de la provincia de Cáceres, en algún punto equidistante entre Sierra de Gata, Las Hurdes y Monfragüe/Puerto de Los Castaños que disponga de evacuación disponible para 50 Mw más y cuente con agua suficiente para la refrigeración de la planta.

Los técnicos de Acciona Energía están estudiando el lugar idóneo para proceder a su ubicación definitiva, cerrar el proyecto, solicitar la evacuación y proceder a tramitar las autorizaciones administrativas y ambientales necesarias. Hay una tercera planta, que irá ubicada en Cedillo y tiene los avales entregados para una evacuación de 50 Mw de potencia. Forma parte de un proyecto transfronterizo con Portugal que incluye un mix energético muy interesante, con hidráulica y fotovoltaica, para tener la consideración de instalación gestionable. Requiere una nueva subestación, por falta de espacio físico en la que Red Eléctrica tiene ahora mismo en las inmediaciones de la central hidroeléctrica, por tanto es posible que haya que esperar a la nueva planificación que prepara ya el Ministerio de Transición Ecológica. Esta tercera planta la promueve un fondo de inversión, Aleph Capital, que está realizando importantes inversiones en materia de renovables en Extremadura.

Una vez que Extremadura cuente con un parque de plantas de biomasa interesante ¿sería deseable un replanteamiento global de su mapa forestal?

Sería deseable que la administración autonómica reorientara su política forestal, al menos en dos direcciones prioritarias. La primera, diseñar la ordenación del paisaje forestal para evitar los grandes incendios. Eso implica que no debe haber grandes superficies continuas de bosques densos y debe fragmentarse adecuadamente la continuidad del combustible, a ser posible en la divisoria de las cuencas de propagación para confinar los incendios que se produzcan en la cuenca de origen. Y la segunda, orientada a evitar la acumulación del combustible en el interior de las zonas boscosas densas, que deben mantenerse por debajo de las 10 Tm por hectárea de combustible disponible para arder si no queremos que, de inmediato, se sitúen fuera de capacidad de extinción.

La administración debería buscar algún mecanismo incentivador, dirigido a los propietarios de los montes privados, que haga atractivo movilizar la totalidad de los excedentes de vegetación, que hoy son la causa primera de los grandes incendios, hacia su aprovechamiento energético. Ahí estará la clave de bóveda frente a los incendios del futuro en todos los rincones del planeta. La ordenación del paisaje y la creación de bosques maduros, más resistentes y resilientes a los incendios, las plagas y las tormentas de viento, que son los grandes cataclismos que se acentuarán muchísimo con el cambio climático y el calentamiento global.

Extremadura destina casi 6 millones de euros en ayudas para aumentar el valor de las producciones forestales, entre ellas la biomasa

Posted on

La Junta de Extremadura ha dado el visto bueno a dos convocatorias, con casi 6 millones de euros en total de presupuesto, destinadas a subvenciones que incrementen el valor de los productos forestales y fomenten las prácticas sostenibles en el sector, así como inversiones en tecnología forestal.

En concreto, se pondrán a disposición 3.825.480 euros, cofinanciados en un 75 por ciento por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, para ayudas en acciones que mejoren el aprovechamiento de la resina (línea 1); del piñón (línea 2); del aprovechamiento micológico (línea 3); de biomasa (línea 4); del corcho (línea 5), así como de la madera y el fruto del castaño (línea 6).

Podrán beneficiarse las personas físicas o jurídicas, titulares de derechos reales o personales sobre terrenos forestales y agroforestales, que cumplan los requisitos de las convocatorias, y también comunidades de bienes titulares de explotaciones con terrenos agroforestales en régimen privado, pymes o personas autónomas y sus agrupaciones que en su objeto social se dediquen a actividades en el sector.

En esta convocatoria, para el aumento de calidad de los productos forestales y acciones sostenibles, se sufragará el 50% por ciento del importe de inversión, cuyo mínimo se establece en 6.000 euros, concediéndose como máximo 50.000 euros por expediente.
En cuanto a la segunda convocatoria, también aprobada en el Consejo de Gobierno de esta semana, la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio destinará 2 millones de euros para inversiones en tecnología forestal.

Podrán solicitar estas ayudas personas y entidades dedicadas a la explotación silvícola y/o pretransformación de los productos forestales. En concreto, las personas físicas o jurídicas, titulares de derechos reales o personales sobre terrenos forestales y agroforestales, cuando los derechos las habiliten a realizar las actuaciones subvencionables, siempre que esas personas sean titulares forestales públicos o privados, municipios y sus asociaciones. También podrán solicitarlas autónomos, pymes y comunidades de bienes.

Se destinarán recursos económicos para adquisición de nueva maquinaria y/o equipos y construcción o rehabilitación de pequeñas infraestructuras que mejoren la comercialización de productos forestales, incluida la primera transformación, siempre que se encuentren dentro de los tipos de trabajo, objetivos, terrenos y supuestos siguientes de las dos líneas subvencionables.

El importe máximo de financiación para adquisición de maquinaria se sitúa en 300.000 euros y en 100.000 para construcción o rehabilitación de pequeñas infraestructuras, ambos excluyendo el IVA.