biomasa

El nuevo Plan Forestal de Extremadura impulsará el potencial de la biomasa de uso térmico o energético de los bosques regionales

Posted on

bosque

La Junta de Extremadura ha dado luz verde al nuevo Plan Forestal de Extremadura, que una vez aprobado, vendrá a sustituir al Plan Forestal de 2003 (revisado en 2010) y se complementará con el Plan Forestal de España y la Estrategia Forestal Española, que actualmente se encuentra en revisión.

El Plan Forestal de Extremadura es el instrumento básico de planificación estratégica a largo plazo de la política forestal extremeña. Es, además, el instrumento básico para la gestión forestal sostenible de la Comunidad Autónoma, integrada en la estrategia para la mitigación del cambio climático y la lucha contra la despoblación. La inclusión en su elaboración de los datos procedentes del nuevo Mapa Forestal de España y del Cuarto Inventario Forestal Nacional, realizados recientemente para Extremadura, suponen una oportunidad para actualizar el conocimiento del estado de la vegetación forestal de la región.

Según la Junta de Extremadura, nos encontramos ante cambios sustanciales de la política forestal en la región y a nivel mundial, con incendios cada vez de mayor tamaño o con el creciente interés por nuevas producciones, como la biomasa de uso térmico o energético y el desarrollo de la bioeconomía de los productos forestales no maderables (corcho, resina, piñones, setas…). Todo ello unido al agravamiento del problema de la despoblación de zonas rurales, que tiene una especial incidencia en las comarcas forestales.

Extremadura cuenta actualmente con importantes proyectos de biomasa para elaboración de pellets y de biomasa energética en distintas ubicaciones de la región (Moraleja, Herrera del Duque, Caminomorisco y Logrosán), que cuentan en el caso de la biomasa para pellets con el apoyo financiero de la Junta de Extremadura.

Por ello, es fundamental elaborar y aprobar un Plan Forestal de Extremadura que integre las proposiciones técnicas, sociales y ambientales y que tenga como resultado una serie de programas de actuación para los distintos ámbitos del sector forestal; de modo que analice y proponga de manera consensuada con la sociedad objetivos, directrices, estrategias, iniciativas, medidas y acciones, presupuestos, plazos y fuentes de financiación pertinentes. El importe de este encargo a la empresa pública Tragsatec asciende a 382.446,15 euros, con un plazo para su entrega de 21 meses.

Desde la Confederación Empresarial de Extremadura (CREEX), estiman que el nuevo Plan Forestal de Extremadura puede suponer una buena oportunidad para genera actividad económicas en zonas amenazadas por la despoblación. Este plan es el instrumento básico de planificación estratégica a largo plazo de la política forestal extremeña. Es, además, el instrumento básico para la gestión forestal sostenible de la Comunidad Autónoma, integrada en la estrategia para la mitigación del cambio climático y la lucha contra la despoblación.

“Ya se están poniendo en marcha iniciativas para activar plantas de biomasa, que además de crear empleo, suponen una protección para las zonas forestales al limpiar los montes de maleza; si a esto le unimos actividades no vinculadas directamente al aprovechamiento de la madera, como corcho, resinas, setas, etcétera, estamos hablando de un gran potencial, especialmente en territorios donde en este momento el problema de la despoblación es, muchas veces, extremo”, asegura Javier Peinado, secretario general de CREEX.

Las ayudas para la fabricación de biocombustibles sólidos se concentran en las plantas de pellets de Herrera del Duque, Moraleja y Caminomorisco, y la de carbón vegetal en Fregenal de la Sierra

Posted on

estufa pellets

La Junta de Extremadura, a través de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, ha publicado en el Diario Oficial de Extremadura las ayudas concedidas al amparo del el Decreto 160/2018, de 2 de octubre, por el que se establecen las bases reguladoras para el régimen de concesión de subvenciones para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura y la Orden de 24 de octubre de 2018 por la que se aprueba la convocatoria de concesión de ayudas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura.

Entre estas ayudas, las de mayor cuantían serán las de la empresa Pellets Herrera, ubicada en Herrera del Duque, para la fabricación de pellets con una subvención de dos millones de euros; la de Pellets Energía en Moraleja para la fabricación también de pellets con otros dos millones de euros de subvención y el de Biomasa Hurdes en Caminomorisco para la fabricación de pellets también con dos millones de euros de subvención.

Otro de los proyectos con mayor subvención aprobada es el planteado por la empresa Corchos Oliva en la localidad pacense de Fregenal de la Sierra para fábrica de carbón vegetal ecológico, con una subvención cercana al millón de euros. Esta empresa ha tenido un importante crecimiento en su producción tras sus acuerdos con Mercadona.

En cuanto a las subvenciones concedidas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura, el pago de estas ayudas se imputará con cargo a la aplicación presupuestaria de “Inversiones en creación y desarrollo de actividades no agrícolas”, de los presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura para el año 2020, 2021 y 2022.

Las ayudas contempladas en el citado Decreto 160/2018, de 2 de octubre, se encuentran cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) en un 75 %, del  Programa de Desarrollo Rural de Extremadura 2014-2020 (FEADER) de Extremadura, y en un 25 % con fondos propios de la Comunidad Autónoma.

En Extremadura también  hay en estudio distintos proyectos relacionados con la generación eléctrica a partir de la biomasa, aunque sin ubicación definitiva.

La Junta subvenciona las fábricas de pellets de Moraleja, Caminomorisco y Herrera del Duque, y una de carbón vegetal en Fregenal de la Sierra

Posted on

pellets ardiendo

La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad ha resuelto favorablemente 6 solicitudes de ayuda, por un importe de más de 7 millones de euros, destinadas a la implantación de nuevas industrias dedicadas a la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa forestal y de residuos agrícolas, incluidos los pellets y el carbón vegetal, así como a la ampliación y mejora de otras existentes.

La línea de ayudas cuenta con un fondo de 12,14 millones de euros para subvencionar con el 30 por ciento de la inversión cada proyecto, con un máximo de 2 millones de euros por establecimiento industrial. En conjunto, las seis solicitudes aprobadas suponen una inversión de 30.948.895 euros, de los que la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad aportará 7.066.439 euros.

Las mayores inversiones corresponden, por un lado, a los 3 proyectos para la construcción de fábricas de pellets, con un importe global de alrededor de 27,3 millones de euros, y por otro, a la solicitud para la fabricación de carbón vegetal en la que el promotor ha previsto una inversión de 3,4 millones de euros.

Las nuevas industrias de pellets, que percibirán la subvención máxima de 2 millones de euros, se ubican en Caminomorisco, Moraleja y en Herrera del Duque, y se estima que podrían producir alrededor de 225.000 toneladas de pellets anuales, mientras que la fábrica de carbón vegetal, que ha percibido la subvención de casi un millón de euros, se instalará en la localidad de Fregenal de la Sierra. Se estima una producción de alrededor de 6.000 toneladas de carbón vegetal.

Asimismo, la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad ha resuelto favorablemente otras dos solicitudes en las que sus promotores pretenden la mejora de sus instalaciones y/o maquinaría, con una inversión de 234.685,75 euros.

El objetivo final de esta convocatoria novedosa es generar empleo en el ámbito rural extremeño mediante el aprovechamiento energético de la biomasa residual procedente de cultivos agrícolas como arroz, tomate, frutales, olivos, viña, tabaco, etcétera, y de biomasa forestal de monte y dehesa, de las que hasta ahora sólo se aprovecha en torno a un 10 por ciento, según ha explicado la consejera para Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García.

Para la consejera, este objetivo está “directamente vinculado” a favorecer un modelo de desarrollo sostenible, puesto que las energías renovables es uno de sus elementos principales.

“En esta convocatoria unimos además varios factores que son prioritarios para la Junta de Extremadura, además del desarrollo de las energías renovables y la lucha contra el cambio climático, la descarbonización de nuestra economía crea empleo y mantiene la actividad económica en el medio rural. Un futuro limpio, sin combustibles fósiles, son los cambios que necesitamos, ahora más que nunca ante este nuevo escenario que ha provocado el COVID”, asevera Olga García.