biomasa

La planta de biomasa de Ence Energía en Mérida se somete a información pública para la revisión de su autorización ambiental

Posted on

La Junta de Extremadura, a través del Servicio de Prevención y Calidad Ambiental de la Dirección General de Sostenibilidad de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, somete a información pública la revisión de la autorización ambiental integrada de la planta de biomasa de Ence Energía Extremadura, SLU, ubicada en el término municipal de Mérida (Badajoz). Se trata de una de las dos plantas de biomasa que actualmente se encuentran en funcionamiento en la región, junto con la Acciona en Miajadas (Cáceres). La planta de biomasa de Ence Energía Extremadura, SLU, de Mérida cuenta con Declaración de Impacto Ambiental (DIA) formulada mediante Resolución de 6 de mayo de 2011, de la Dirección General de Medio Ambiente. 

Dicha planta tiene como actividad principal la producción de energía eléctrica. La instalación está constituida por una caldera de combustión de biomasa con una potencia térmica de 71,15 MWt. Esta caldera está diseñada para la generación de 20 MW de electricidad por medio de un turbogenerador, mediante el procesamiento de aproximadamente 180.000 toneladas de biomasa de origen agrícola, más residuos forestales en un 60% y 40% respectivamente, así como de residuos de la industria alimentaria (huesos de aceituna y orujillo proveniente de almazara). Según de la propia empresa, dicha infraestructura y potencia le permiten alcanzar una producción anual de 160 millones de kWh/año.

La obtención de la energía eléctrica se lleva a cabo a través de la combustión en una caldera de parrilla móvil. Los humos de la combustión se hacen circular por el cuerpo propiamente dicho de la caldera para ceder su energía calorífica al agua/vapor que circula por los tubos del precalentador, calderín de generación de vapor y sobrecalentador, de este modo el agua de alimentación que entra en la caldera cambia de fase y alcanza las condiciones necesarias para entrar en el cuerpo de la turbina a 90 bares de presión y 480 º C de temperatura para generar energía mecánica en el eje de la turbina que conecta con el eje del alternador que permitirá la generación de energía eléctrica. Existen instalaciones auxiliares para llevar a cabo el proceso de generación de energía eléctrica.

La planta cuenta con una captación de agua superficial del río Guadiana para sus procesos. Existen varios flujos de aguas residuales generadas; aguas de proceso (aguas de purga de ciclo agua – vapor, purga sistemas de refrigeración), aguas residuales fecales, aguas pluviales y de limpieza y baldeos, aguas de regeneración de resinas, etc. Vertiéndose algunas de ellas tras la depuración y adecuación del efluente a los condicionantes establecidos en un único punto de vertido.

A finales del año pasado, Ence acordó la venta del 49% de su negocio de energía al fondo de inversión Ancala Partners por 223 millones de euros. Además de  un cobro potencial adicional de hasta 134 millones de euros durante los próximos 8 años que está vinculado al éxito en el desarrollo de su cartera de proyectos de energía renovable. Ence conserva el 51% de los demás activos de generación con biomasa, como el de la planta de Mérida, y suman 266 MW más la cartera de proyectos para desarrollar (405 MW entre biomasa y solar fotovoltaica).

Los bosques suponen el 30% de la superficie de Extremadura con 600 millones de árboles y un gran potencial para la biomasa

Posted on

Un reciente webinar sobre Economía Verde y Circular en el Sector Forestal, organizado por la organización empresarial CREEX, han puesto en valor todo el potencial del sector forestal de la Comunidad de Extremadura.

Según datos aportados por la Consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal, la región cuenta con más de 2.727.000 hectáreas de terrenos forestales y agroforestales, de las que dos terceras partes del territorio autonómico están reconocidos como montes, alcanzando el porcentaje de superficie forestal el 65,5 por ciento, con mayor porcentaje en Cáceres, un 38 por ciento, y correspondiendo a Badajoz el 28 por ciento.

La consejera ha informado que aproximadamente hay 600 millones de árboles en la región, con una media por habitante cinco veces superior a la estatal y con la provincia de Cáceres figurando entre las de mayor superficie forestal del país.

En concreto, los bosques suponen el 30 por ciento de la superficie forestal regional, y “cuidando” y aprovechando esta superficie se genera empleo en zonas rurales contribuyendo a fijar población en el territorio, según ha añadido la responsable de Agricultura.

En relación a las principales medidas del Gobierno regional, ha subrayado la intensa actividad reguladora y el trabajo para potenciar el sector con el Plan Forestal de Extremadura, que considera “fundamental” desarrollar integrando proposiciones técnicas, sociales y ambientales, donde se definan los objetivos, estrategias, así como acciones a realizar.

Entre los temas prioritarios que se abordarán al respecto, figuran la planificación de usos del suelo, “conformando un nuevo paisaje en mosaico y fijando la compatibilidad” de usos agrícolas, agroforestales, así como forestales por comarcas, entre otras actuaciones.

También se ha impulsado la elaboración de las instrucciones de ordenación de montes y se apoyará en la elaboración de los instrumentos de gestión forestal, así como la certificación de la gestión sostenible de estos terrenos y la cadena de custodia de los productos forestales como madera, frutos, corcho, resina.

Asimismo, ha destacado el decreto que simplifica la tramitación de solicitudes de aprovechamientos y tratamientos selvícolas, donde se regulan los registros de cooperativas, empresas e industrias del sector y de montes protectores de Extremadura.

También ha puesto de manifiesto, como “objetivo prioritario” la regulación y puesta en marcha de la figura de monte protector en Extremadura.

La consejera ha recordado que el eje de la política forestal de la Junta en materia forestal es la prevención de incendios, trabajando con la Universidad de Extremadura mediante convenios fundamentalmente a través del proyecto Mosaico, también a través de la red de pastoreo preventivo en los montes, entre otras medidas.

La biomasa incrementará la renta anual de los montes y bosques extremeños que supera los 280 millones de euros al año

Posted on

La Junta de Extremadura ha encargado lo que será el nuevo Plan Forestal de Extremadura que debe sustituir al del año 2003, que se revisó parcialmente en el año 2010, y que se completará con el Plan Forestal de España y la Estrategia Forestal Española que se encuentran actualmente en revisión. Dicho nuevo Plan será una completa radiografía de uno de los sectores con más potencial de la región, tanto desde el punto de vista económico como laboral, social y medioambiental. Y donde el aprovechamiento para biomasa tendrá un papel estratégico en el futuro, teniendo en cuenta los diferentes proyectos industriales en marcha, que ayudará a incrementar la renta anual que generan los montes y bosques extremeños.

Según los datos del anterior Plan Forestal de Extremadura, el  valor económico total de los montes extremeños se estima en casi catorce mil millones de euros, mientras que la renta anual total es de casi 280 millones de euros. Si se considera que Extremadura tiene 4.163.453,2 ha total y 2.727.232,34 ha forestales, el valor económico medio es de 3.356,4 €/ha y de 5.123,96 €/ha forestal, y la renta anual es de 67,13€/ha y de 102,48€/ha forestal. Si se compara estas cifras con los inversiones forestales realizadas considerando la inversión en gestión forestal, en extinción de incendios y en conservación al año esta cifra es de 9,58€/ha forestal, es decir en Extremadura se invierte en gestión forestal integral menos de un 10% de lo que renta anualmente el monte. Estas cifras habrán aumentado en los últimos años.

Aspectos ambientales
El resultado de esta valoración económica de la superficie forestal demuestra que aproximadamente más de la mitad del valor total corresponde a los aspectos ambientales, repartiéndose casi la otra mitad prácticamente por igual entre los aspectos recreativos y productivos. En consecuencia los aspectos ambientales tienen el doble de valor que los productivos y sociales. Como se ha explicado, la valoración económica de la superficie forestal realizada en el citado inventario distingue tres aspectos. El aspecto productivo expone el valor del monte como generador de productos forestales que tienen precio de mercado; se calcula el valor económico finalista de capitalización de 5 productos forestales: madera, pastos caza, corcho y frutos (castaña y piñón).

Hay que destacar que el reparto del valor productivo dentro los elementos considerados es de casi el 10% es debido a la madera, el 8,75% a los pastos, el 7,2% al corcho y otros frutos, como no podía ser menos en Extremadura, aunque por debajo del porcentaje de madera, y la caza6 en último lugar con casi un 2%; todos estos datos referidos al total valorado. El aspecto ambiental representa el valor ecológico de los sistemas forestales por ser el “cobijo de la vida” como almacén de biodiversidad, formando parte de procesos ecológicos esenciales para la vida, constituyendo refugios botánicos, biotopos y hábitats esenciales para la fauna, integrándose en los ecosistemas y los paisajes de los que forma parte. El aspecto ambiental también es resultado del carácter protector de los montes para conservar los suelos y mejorar la calidad del agua.

Paisaje
El valor ambiental que supone un 52,42% del total se reparte entre los elementos fijación de carbono con un 6,41% y el valor de no-uso con un 46%. El reparto del aspecto recreativo que representa el 23,11% del total se divide por tanto entre el elemento  recreativo intensivo y paisaje, suponiendo el primero el 0,05% y el paisaje con 23,06% siendo este el principal elemento de peso del aspecto recreativo.

Los valores de cada aspecto (productivo, recreativo y ambiental) con respecto al total de la comunidad autónoma, resultan “inversos” a la superficie forestal de cada una respecto del total autonómico. Es decir, el 43% de la superficie forestal de Extremadura la aporta Cáceres y casi el 57% la aporta Badajoz, mientras que el 57,75% del valor total lo aporta Cáceres y el restante 42,25% lo aporta Badajoz.