biodiésel

Las dos plantas extremeñas de biodiésel esperan que el Ministerio de Industria agilice la asignación de cuotas

Posted on Actualizado enn

La crisis diplomática a raíz de la nacionalización de la filial argentina de Repsol, YPF, abrió un rayo de esperanza en la alicaída industria de los biocarburantes en España. Las trabas arancelarias a la importación de biocarburantes desde Argentina, principal suministrador del mercado español junto con Indonesia, permitiría a las plantas españolas de biodiésel aumentar sus producciones con una salida comercial garantizada.

Hasta el 21 de mayo tenían de plazo para presentar las solicitudes de cuotas ante el Ministerio de Industria, lo que hicieron las plantas con que cuenta Extremadura: Bioenergética Extremeña (Bionex) en Valdetorres y la de Green Fuel en Los Santos de Maimona. Estas cuotas podían alcanzar hasta cinco millones de toneladas anuales para un periodo de dos años para todas las plantas que estén ubicadas en la Unión Europea. Actualmente el porcentaje obligatorio de mezcla de biodiésel con gasóleo es del 7% en España.

Sin embargo, con el paso de las semanas, el Ministerio de Industria sigue sin anunciar la asignación definitiva de las cuotas planta por planta. Desde el sector productor no creen que la asignación vaya a solucionarse en los próximos dos meses, con lo que dan el año 2012 casi por perdido pese a las grandes expectativas que había levantado el anuncio de asignación de cuotas.

Hasta ahora, la única planta de biocarburantes que había llegado a producir en la región había sido la de Bioenergética Extremadura en la localidad de Valdetorres que espera conseguir más de 285.000 toneladas como asignación de cuotas, entre el 80 y el 100% de su capacidad. La situación logística de esta planta le permite abastecer las refinerías de Repsol de Puertollano o de Cepsa en Huelva en  menos  de seis horas.

La otra planta extremeña, la que construyó en 2009  la empresa Green Fuel Extremadura en Los Santos de Maimona pero que no ha llegado a producir, también pretende beneficiarse de la asignación de cuotas. Su capacidad de producción es de 110.000 toneladas anuales. La empresa ha cambiado sus accionistas iniciales y ultima un plan estratégico para comenzar su producción. Organizaciones de transportistas a nivel nacional han mostrado desde hace más de un año su interés por participar en su accionariado.

Foto: Petroweb

España limita la entrada de 400.000 toneladas anuales de biodiésel argentino

Posted on

La mayor petrolera de España puede ayudar a salvar indirectamente el negocio de los biocarburantes en España. El sector de los biocarburantes, que engloba a las industrias de biodiésel y bioetanol, lleva años reclamando el freno a las importaciones masivas de biodiésel desde países como Argentina o Indonesia a bajo precio y que han provocado el cierre o la paralización de decenas de las plantas del sector en España. Y la crisis con Argentina, a raíz de la nacionalización de la filial argentina de Repsol, puede ayudarles casi sin quererlo a conseguirlo.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría anunció el pasado viernes día 20 de abril  tras el Consejo de Ministros la puesta en marcha de una orden ministerial que impulsará la producción de biodiésel en Europa.”Se logrará un apoyo a esas operaciones de refino por parte de empresas españolas o comunitarias y que busca colocarlas en una situación adecuada para poder prestar ese biodiésel en condiciones que lo hagan competitivo”.

Actualmente el 34% de las exportaciones argentinas a España se concentran en el área del biodiésel, que suman algo más de 700 millones de euros anuales. El país austral exporta cada año a España unas 400.000 toneladas de biodiésel. Según datos de la CNE, el 34% del biodiésel que entra en España procede de soja argentina y el 31% de palma Indonesia. Según el Gobierno de Argentina, esta medida sólo servirá para “encarecer” el producto en España.

El mismo día, el Parlamento Europeo aprobó por un amplia mayoría de 458 votos a favor y 71 en contra que la Comisión Europea estudie parcialmente las ventajas arancelarias que la UE concede a la importación de productos argentinos. En torno al 27% de estas importaciones disponen de ventajas arancelarias.

Todas estas medidas se producen cuando las industria españolas de biocarburantes -unas 50 plantas- se encuentran en una situación límite, con algo más del 80% de las mismas sin ninguna actividad y el resto funcionando muy por debajo de su capacidad de producción.

Una situación que afecta también a Extremadura, que contó en su día con dos industrias: Bioenergética Extremadura 2020 (Bionex), en Valdetorres, que en abril del 2009 tuvo que presentar concurso de acreedores del que ha logrado salir dos años después. La planta está proyectada para producir 250.000 toneladas. La otra industria de biodiésel en la región es la que abrió Green Fuel Extremadura en Los Santos de Maimona, actualmente parada y sin visos de funcionar pese a los intentos de asociaciones de transportistas nacionales para hacerse cargo de ella.

Junto a las importaciones masivas de terceros países a bajo precio, las cuotas de mercado fijadas tanto por el gobierno central como por las directivas europeas no se han cumplido ni tampoco las grandes petroleras han mostrado excesivo interés en su implantación.

Foto: Interior de una planta de producción de bioetanol en Brasil ©Siemens