biocombustibles

Las ayudas para la fabricación de biocombustibles sólidos se concentran en las plantas de pellets de Herrera del Duque, Moraleja y Caminomorisco, y la de carbón vegetal en Fregenal de la Sierra

Posted on

estufa pellets

La Junta de Extremadura, a través de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, ha publicado en el Diario Oficial de Extremadura las ayudas concedidas al amparo del el Decreto 160/2018, de 2 de octubre, por el que se establecen las bases reguladoras para el régimen de concesión de subvenciones para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura y la Orden de 24 de octubre de 2018 por la que se aprueba la convocatoria de concesión de ayudas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura.

Entre estas ayudas, las de mayor cuantían serán las de la empresa Pellets Herrera, ubicada en Herrera del Duque, para la fabricación de pellets con una subvención de dos millones de euros; la de Pellets Energía en Moraleja para la fabricación también de pellets con otros dos millones de euros de subvención y el de Biomasa Hurdes en Caminomorisco para la fabricación de pellets también con dos millones de euros de subvención.

Otro de los proyectos con mayor subvención aprobada es el planteado por la empresa Corchos Oliva en la localidad pacense de Fregenal de la Sierra para fábrica de carbón vegetal ecológico, con una subvención cercana al millón de euros. Esta empresa ha tenido un importante crecimiento en su producción tras sus acuerdos con Mercadona.

En cuanto a las subvenciones concedidas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de la biomasa en Extremadura, el pago de estas ayudas se imputará con cargo a la aplicación presupuestaria de “Inversiones en creación y desarrollo de actividades no agrícolas”, de los presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura para el año 2020, 2021 y 2022.

Las ayudas contempladas en el citado Decreto 160/2018, de 2 de octubre, se encuentran cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) en un 75 %, del  Programa de Desarrollo Rural de Extremadura 2014-2020 (FEADER) de Extremadura, y en un 25 % con fondos propios de la Comunidad Autónoma.

En Extremadura también  hay en estudio distintos proyectos relacionados con la generación eléctrica a partir de la biomasa, aunque sin ubicación definitiva.

La Junta levanta la suspensión de los plazos para la tramitación de ayudas fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa

Posted on

carbon y pellets

La situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19, obligó al Gobierno español a aprobar el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria, adoptando una serie de medidas para hacer frente a dicha situación, algunas de las cuales afectaban a los procedimientos administrativos. En concreto, la disposición adicional tercera del referido real decreto suspendía los términos y los plazos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público, hasta el momento en que perdiera vigencia el estado de alarma decretado.

Los procedimientos administrativos iniciados a la entrada en vigor de dicha disposición quedaron en suspenso, y así ha ocurrido con los procedimientos relativos a las solicitudes presentadas conforme a la Orden de 24 de octubre de 2018 de la Consejera de Economía e Infraestructuras por la que se establecía la primera convocatoria de ayudas para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa en Extremadura, los cuales se encuentran en fecha actual, pendiente tan sólo de su resolución.

Considerando el impacto negativo en la economía que ineludiblemente están teniendo las restricciones a la movilidad impuestas por el estado de alarma decretado, la administración regional considera que es de interés general, y además de inaplazable necesidad, contribuir con todas aquellas medidas que reactiven la economía, sobre todo si se trata de favorecer proyectos empresariales a implantarse en la región, máxime cuando dichos proyectos priorizan la creación de empleo.

Y en este ámbito es en el que se mueve el Decreto 160/2018, de 2 de octubre, por el que se establecen las bases reguladoras para el régimen de concesión de subvenciones para actuaciones relacionadas con la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa en Extremadura, puesto que la biomasa está siendo considerada como una de las fuentes fundamentales para dinamizar la actividad económica en el ámbito rural, no en vano su cadena de valor está íntimamente ligada con este medio, lo que convierte su impulso en un aspecto primordial de la política de desarrollo de la Comunidad Autónoma de Extremadura, tendente a incentivar la oferta de biomasa autóctona, especialmente teniendo cuenta que el campo de la generación y del abastecimiento de biomasa se está erigiendo en uno de los sectores que más empleo puede generar.

Según la Junta de Extremadura, un aspecto importante en el fomento del uso de la biomasa es apoyar a las iniciativas encaminadas a aumentar y mejorar su utilización de forma económica, mediante el fomento de nuevos establecimientos industriales dedicados a la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa forestal y de residuos agrícolas, incluidos los pellets y el carbón vegetal, su ampliación o mejora, así como la adaptación de otros establecimientos industriales para esa finalidad, siendo este por tanto el objeto de estas ayudas, y siendo los beneficiarios a los que van dirigidas las pequeñas empresas y microempresas de las zonas rurales, debiendo revertir las ayudas en beneficio de dichas zonas, por lo que en aras de proteger el interés general aludido, no resulta aconsejable que las ayudas destinadas a dichos beneficiarios queden en suspenso.

En Extremadura funcionan 10.500 equipos que consumen biocombustibles, como astilla, pellets y hueso de aceituna

Posted on

avebiom
Planta de pellets de la empresa Naturpellets

Texto:
Juan Jesús Ramos
Responsable del Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa (ONCB) en AVEBIOM

Extremadura es una de las Comunidades Autónomas que apuesta fuerte por las energías renovables, y especialmente por la biomasa, al menos desde la Administración Autonómica. Sus responsables técnicos y políticos han entendido las aportaciones beneficiosas directas e indirectas que el uso de la biomasa despliega en ámbitos concretos de la economía y el medio ambiente extremeño. Este escenario se ha hecho visible en diferentes líneas de ayudas públicas abiertas en 2018 y principios de 2019.

Fabricación de biocombustibles sólidos
Han sido las ayudas de mayor cuantía. Destinadas a la construcción, ampliación, mejora y/o adaptación de establecimientos industriales dedicados a la fabricación de biocombustibles sólidos entre los que se incluye también el carbón vegetal. La gestión de estas ayudas corre a cargo de la Consejería de Economía e Infraestructuras, a través de la DG de Industria, Energía y Minas, que puso a disposición un presupuesto de 12,14 millones de euros. Estos fondos cofinanciados por Europa, procedían del Programa Operativo del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) con cargo al Programa de Desarrollo Rural de Extremadura 2014-2020.

De esta línea hemos conocido que se van a llevar a cabo tres proyectos de plantas de pellet de madera que se ubicarán en Moraleja (Cáceres) a través de la empresa PELLEX ENERGÍA, S.L., en Herrera del Duque (Badajoz) con la empresa PELLEST HERRERA, S.L. y en Caminomorisco (Cáceres) por medio de la empresa PELLETS HURDES, S.L.

Para las 2 primeras el inicio de las obras será inminente, a lo largo del verano de 2019 y la puesta en marcha está prevista para febrero de 2020. Ambas plantas, prácticamente gemelas, tendrán una capacidad de producción de 75.000 toneladas anuales de pellet que irán destinados tanto a la exportación (entre un 60 y un 80%) como al mercado local y nacional.

El proyecto de la planta de Caminomorisco tiene otros plazos diferentes, con un inicio de la construcción a finales del 2020 y puesta en marcha en 2021. Igualmente la capacidad máxima de producción estará diseñada para 75.000 tonelada anuales.

La materia prima utilizada para la fabricación de los pellet será madera de pino descortezado, proveniente de la gestión forestal sostenible de masas de pino repoblado en Extremadura, concretamente de los pies no utilizables para sierra. El material proveniente de las copas y una parte de las cortezas se destinará a la generación de calor para el tromel de secado. El suministro de material está garantizado ya que los promotores de estas iniciativas han firmado acuerdos con la Junta de Extremadura para la explotación de los montes públicos, dentro del Plan de prevención de incendios y ordenación de los montes extremeños.

La inversión prevista para cada una de las plantas asciende alrededor de 10 Mll de €, de los que la subvención pública asciende a 2 Mll de € por planta.

Línea de fomento de instalaciones
Han sido varias las líneas de ayuda que arrancaron durante el ejercicio 2018 o principios del 2019 a las que se han podido acoger las personas físicas, las Comunidades de Propietarios, las Asociaciones sin Ánimo de Lucro, los Municipios y Entidades Locales Menores, las empresas y sus agrupaciones y los proveedores de servicios energéticos.

La primera de ellas, destinadas al fomento de instalaciones de energías renovables cuyas bases reguladoras se establecieron en el DECRETO 110/2018, de 17 de julio y cuya convocatoria para los ejercicios 2018 y 2019 se aprobó a través de la ORDEN de 24 de julio de 2018. Con esta ayuda, la Administración pretende promover el uso de las energías renovables a favor de un modelo de desarrollo sostenible basado en la economía verde y a la vez reducir las emisiones de gases efecto invernadero a partir del mejor uso de la energía y de la promoción de las renovables. El presupuesto designado, para la biomasa sólida, en las tres próximas anualidades, asciende a algo más de 1.860.000 € y 1.200.000 € para el fomento del uso del biogás en empresas. Por tanto, de una dotación total para esta línea de 6.581.646 €, a la biomasa le correspondería el 46,5% de las ayudas.

De la información facilitada por la propia Consejería de Economía e Infraestructuras en los primeros 6 meses transcurridos desde la apertura de las ayudas, el 21,4% de los expedientes fueron para implementar biomasa, que de manera mayoritaria correspondían a beneficiarios domésticos, mientras que las peticiones de empresas y Entidades locales habían sido muy escasas.

Una segunda línea de ayudas se destinó a fomentar y divulgar las actuaciones de ahorro y eficiencia energética y el uso de las energías renovables en las empresas, en especial en las pymes extremeñas y en los municipios,  con un presupuesto total de 2,3 millones de euros.

Una tercera línea regulada por la Orden de 28 de diciembre de 2018, adscrita al Plan Estatal de Vivienda 2018-2020 y gestionada por la Secretaria General de Arquitectura, vivienda y políticas de consumo, añade a las líneas tradicionales de autopromoción, alquiler, rehabilitación y accesibilidad, un programa de ayudas a la mejora de la eficiencia energética de las viviendas, por las que se podrá recibir entre un 40% y un 75% de la inversión por la instalación de equipos generadores de energía

Plan 700 de la Junta
La Junta de Extremadura presentó en 2018 el Plan de Eficiencia Energética para el parque de edificios públicos propiedad de la Administración Autonómica. De los cerca de 750 edificios contabilizados, se pretende actuar en alrededor de 700 hasta el año 2030 y movilizar, en ese período, 229 millones de euros, con reformas que propicien un ahorro en el consumo de energía y la puesta en funcionamiento de instalaciones de biomasa y captadores solares para obtener energía solar térmica y fotovoltaica.

El foco de buena parte de las actuaciones correspondería al Servicio Extremeño de Salud, ya que se ha comprobado que el 40% del consumo energético de los edificios públicos de la Junta de Extremadura lo gastan los 12 hospitales públicos, a lo que se sumaría otro 29% de los centros asistenciales (residencias de mayores y los dos centros sociosanitarios que fueron los antiguos hospitales psiquiátricos de Mérida y Plasencia).  La primera actuación prevista será el hospital de Llerena (Badajoz) donde se sustituirán los combustibles fósiles por nuevas calderas de biomasa hibridadas con energía solar. La financiación de este Plan procederá en su mayor parte de la iniciativa privada, a través de ESEs (Empresas de Servicios Energéticos), complementada con fondos públicos (Fondos FEDER y líneas de ayuda estatal, en su mayoría).

Observatorio de la Biomasa
Según las estimaciones del Observatorio de la Biomasa para 2018, en Extremadura hay funcionando cerca de 10.500 equipos que consumen biocombustibles, principalmente astilla, pellet y hueso de aceituna.

En este último año, el incremento de nuevos equipos ha sido del 22%, manteniendo una tendencia muy positiva, que se focaliza en las estufas para uso doméstico. La potencia acumulada suma ya 440,9 MW, con un incremento del 9,1% esta anualidad.

El volumen de negocio de la biomasa térmica en Extremadura, se sitúa en torno a los 33 millones de euros, algo menos que en 2017, manteniéndose los puestos de trabajo en el rango de los 360-370 trabajadores. La energía que aporta la biomasa térmica cada año se calcula en torno a los 56.000 Ktep, equivalente a la sustitución de 65 millones de litros de gasóleo. La reducción de emisiones de CO2 se sitúa sobre las 173.000 toneladas anuales.

Secaderos de pimientos
Las ayudas destinadas al fomento de la utilización de biocombustibles en el secado tradicional del pimiento para pimentón en la Comarca de la Vera tuvieron continuidad en 2018, su tercera campaña, mediante la Orden de 26 de junio de 2018. El número de productores que utilizaron estas ayudas fue de 329, muy similar a las convocatorias pasadas, logrando secar 2.385 toneladas, alrededor del 60% de la producción de pimiento para pimentón.

Proyectos microgeneraciones
Quiero reseñar dos actuaciones de relevancia en el I+D+i puestas en funcionamiento en Extremadura en los primeros meses del 2019 y con la biomasa de protagonista. Por una parte, la planta experimental de micro-trigeneración diseñada por la Universidad de Extremadura, gracias al proyecto europeo TRIBAR y ubicada en las instalaciones de la empresa MARLE en Gévora (Badajoz). Utiliza biomasa como combustible principal (podas y subproductos agroindustriales) y energía solar de concentración para producir energía eléctrica, unos 50 kW eléctricos, y energía térmica, unos 400 kW de calor y 35 kW de frío.

Otro de los proyectos de interés es la instalación de la primera caldera de pequeña potencia con motor Stirling en el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura [CICYTEX]. Es una caldera de condensación Ökofen con la que se podrá obtener calor para calefacción y también electricidad a partir de la combustión de los pellet.