TERMOSOLAR

Gonzalo Martín (Protermosolar): “Sería  deseable la integración de tecnología fotovoltaica en las centrales termosolares”

Posted on

Entrevista con
Gonzalo Martín
Secretario General de Protermosolar

Protermosolar ha presentado un completo estudio sobre la importancia económica que tendría el desarrollo de proyectos termosolares en el PNIEC. ¿Cuáles son sus principales conclusiones?

Este estudio pretende dotar de una visión más completa al análisis de las tecnologías renovables, cuyo fin no es únicamente generar energía libre de emisiones, sino integrarse en el emplazamiento donde se ubica, generando empleo y riqueza local. El estudio concluye que la tecnología termosolar se ubica en zonas menos industrializadas que la media nacional, con mayores tasas de desempleo y menores renta per cápita, por tanto, su contribución es aún mas importante para evitar la despoblación de determinadas áreas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha.

En concreto, termosolar genera un 33% de empleos más por cada MW instalado que la media de las tecnologías renovables, siendo principalmente local. No únicamente gracias a las personas que operan y mantienen las plantas, sino a la cadena de suministro que genera en la zona. Las 49 plantas en operación generan más de 6.000 empleos totales (directos, indirectos e inducidos).

También concluye que la tecnología termosolar aporta al PIB tres veces más por cada MW que el impacto medio del total de energías renovables, esta contribución supera los incentivos recibidos.

Adicionalmente, el estudio aplica la misma metodología de impacto en PIB y en empleos no sólo para las plantas en operación, sino también para una potencial modificación que permita instalar o ampliar el almacenamiento en algunas de dichas plantas, y por supuesto también calcula estas métricas para el cumplimiento del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

En definitiva, el estudio concluye que la termosolar, además de su contribución eléctrica de carácter nocturno, es una tecnología que genera mucha riqueza en la zona donde se ubica.

¿Existe voluntad real por parte de la Administración de apostar por esta tecnología vía subastas  e interés real de las empresas por invertir de nuevo en proyectos de este tipo?

La voluntad ha de materializarse en acciones concretas. Por parte del Ejecutivo, se ha publicado el PNIEC que incluye 5 GW de nueva termosolar, respecto a los 2,3 GW existentes. Sin duda, sería un camino suficiente para probar el nuevo funcionamiento termosolar – que no es otro que la generación nocturna, desacoplada de la diurna donde la energía fotovoltaica es muy competitiva mientras el Sol brilla.

Además, la recién aprobada Ley de Cambio Climático refuerza los objetivos del PNIEC y lo establece como la herramienta de planificación energética nacional.

Es decir, a priori, hay una voluntad por parte de la Administración. Es más, el año 2021 va a suponer el punto de inflexión en el desarrollo termosolar mundial. La industria internacional mira con mucha atención al caso español, que deslumbró a todos hace unos años con el mayor despliegue termosolar jamás visto, que fue abruptamente interrumpido y bloqueado hasta ahora. Muchos países que tenían ambiciosos planes termosolares los han reducido preguntándose qué habría pasado en España. Los resultados de la subasta de este año marcarán el porvenir de la tecnología en otros países que nos miran atentamente tras el anuncio de instalar 5 GW hasta 2030.

La herramienta principal de la Administración para implementar estos planes son subastas reservando determinada capacidad para algunas tecnologías. Así, se garantiza una senda de crecimiento de tecnologías que pueden ofrecer otros productos o servicios diferentes a una generación únicamente cuando el recurso primario (sol o viento) está disponible. De esta manera, se permitirá una descarbonización completa del sistema eléctrico, proveyendo de respaldo renovable tanto a fotovoltaica como a eólica cuando no funcionen.

Desde el sector termosolar estamos mirando las subastas con cierta preocupación. Las subastas deben garantizar dos cosas: (i) una perspectiva sólida de crecimiento que permita afianzar a las empresas para diseñar sus planes de negocio a varios años vista y (ii) unos parámetros de subasta que busquen cada tecnología aporte al sistema eléctrico lo que más necesite.

En este sentido, el calendario de subastas a cinco años únicamente garantiza 600 MW de un total de 5.000 MW en los próximos diez años. Un 12% en la mitad del período. Obviamente no son números optimistas y, aunque este calendario únicamente es un mínimo, si es cierto que genera cierta desazón en las empresas al pensar que el PNIEC podría no llegar a cumplirse.

En este punto es necesario recordar que el PNIEC hizo un estudio de un óptimo de mix energético contando con esos 5 GW de termosolar – así como otros tantos hidráulicos o de biomasa. Reducir la potencia de una tecnología podría distorsionar el funcionamiento del mix en 2030, por ejemplo, provocando más vertidos de los asumibles si se reemplazan tecnologías gestionables por intermitentes.

El segundo aspecto importante son los parámetros de la subasta. La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA por sus siglas en inglés) en un informe de costes publicado este mismo año, indicaba que fotovoltaica y termosolar, en 2010, estaban en niveles de costes muy parejos, incluso termosolar ligeramente más económica. Sin embargo, fotovoltaica ha reducido sus costes más de un 85% en la última década frente a un 68% termosolar. Por tanto, mientras el sol brilla, a día de hoy, fotovoltaica es más barata que termosolar.

Es decir, no tiene sentido que termosolar opere durante el día – ya que es más económico hacerlo con fotovoltaica. Termosolar es la renovable más barata para generar durante toda la noche y la subasta así debe exigirlo. Subastas que permiten a termosolar solaparse durante el día con fotovoltaica – a un coste diurno superior- no son adecuadas.

Las subastas deberían restringir el funcionamiento termosolar a una ventana de generación que empiece en el atardecer – con la temida curva de pato- y finalice al amanecer del día siguiente. En esta ventana de operación restringida, no debería aplicarle ninguna exposición a mercado – o una mínima- ya que, pese a que sea una tecnología gestionable, su perfil de operación no debe ser buscar picos de demanda sino garantizar una carga base nocturna renovable.

Respecto a las empresas, sí que hemos detectado mucho interés, tanto de empresas nacionales como extranjeras. Sin embargo, absolutamente todas han mostrado su preocupación a los aspectos indicados arriba acerca de un correcto diseño de los parámetros de subasta y a otro adicional, los problemas para obtener un punto de acceso y conexión. Si bien, desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD) se están realizando determinadas acciones para descongestionar este asunto, siguen siendo insuficientes para permitir un desarrollo renovable ordenado. Tecnologías renovables gestionables, cuyo perfil de operación ha de ser eminentemente nocturno deberían poder conectarse sin excesivos problemas a la red, ya que no son comparables a otras solicitudes para generar únicamente unas horas durante el día.

Extremadura es junto a Andalucía el territorio español que más proyectos termosolares dispone. ¿Qué hace falta para que nuevos proyectos termosolares se construyan en Extremadura?

Efectivamente, Extremadura dispone de 17 centrales termosolares en municipios como Logrosán, Navalvillar de Pela, Torre de Miguel Sesmero, Alvarado, La Garrovilla, Majadas, Olivenza, Orellana o Talarrubias. En estas ubicaciones la termosolar se erige como el motor económico de la zona, gracias a los impuestos locales recaudados que permitieron ciertas mejoras en esas poblaciones, el empleo cualificado creado y el efecto dinamizador en servicios auxiliares, hostelería, restauración, etc.

Los nuevos proyectos se pueden dividir en dos grandes categorías: instalar una planta completamente nueva, como parte de esos 5 GW del PNIEC, o también modificar una planta existente.

Para plantas nuevas, lo crítico son los puntos de acceso y conexión a la red eléctrica. Si bien existe la posibilidad de hibridar una planta existente con otra nueva, estaría limitada a la potencia del actual titular que son 50 MW, no permitiendo desarrollos mayores y más eficientes.

La otra vía de desarrollos consiste en modificar las centrales actuales. Por ejemplo, instalando sistemas de almacenamiento en aquellas centrales que no disponen de él, o ampliando el existente. Esta opción reutiliza la instalación existente maximizando el uso del punto de acceso, ya que amplía las horas de funcionamiento a una buena fracción de la noche. Es una de las opciones más interesantes para la descarbonización nocturna, por su inmediatez (apenas necesita autorizaciones administrativas), y coste. Sin embargo, a nivel regulatorio aún no está autorizada por el MITERD.

Otra modificación deseable sería la integración de tecnología fotovoltaica en las centrales termosolares, aprovechando terrenos adyacentes o incluso las propias balsas de agua que alimentan a las plantas. Esta fotovoltaica podría reducir los autoconsumos eléctricos de la central, y generar electricidad cuando la termosolar no está a potencia máxima (a primera hora de la mañana, en un día nublado o durante una parada).

El nuevo ANUARIO ENERGIA Y MEDIO AMBIENTE EXTREMADURA 2021, ya en la calle

Posted on

El nuevo ANUARIO ENERGIA Y MEDIO AMBIENTE EXTREMADURA 2021, que acaba de editar www.energiaextremadura.com ya en su novena edición, presta especial atención al gran potencial productor de la Comunidad de Extremadura desde el punto de vista de energía eléctrica: produce el 8,4% del total nacional pero solo consume el 1,9% de la electricidad de España. Gran parte de este potencial se debe, además del peso productor de la Central Nuclear de Almaraz, al “boom” de las megaplantas fotovoltaicas. Como destaca la Consejera de Transición Ecológica, Olga García, en el ANUARIO, uno de cada dos megawatios fotovoltaicos instalados en España en el año 2020 lo fue en Extremadura.

El ANUARIO analiza en detalle las líneas maestras del Plan Extremeño Integrado de Energía y Clima que estima en 11.060 los nuevos megawatios renovables de potencia que se instalarán en la próxima década en la región y 800 de almacenamiento, donde la termosolar y el bombeo hidráulico también tendrán su protagonismo. Sin olvidar la importante contribución que la Central Nuclear de Almaraz sigue teniendo en la producción eléctrica regional.

Distintos proyectos industriales relacionados con el uso de las energías renovables, como la factoría de baterías de litio para recarga rápida de Badajoz o la fábrica de diamantes del grupo norteamericano Diamond Foundry también son analizadas en el ANUARIO, que presta también especial atención al desarrollo del hidrógeno verde en los transportes regionales o al uso de la biomasa en instalaciones y edificios públicos.

No solo la producción energética tiene cabida en el ANUARIO 2021 sino también todo lo que tiene que ver con el consumo, con datos actualizados de los principales actores que tienen que ver con él en la región. Entre los proyectos más interesantes que tienen que ver con el consumo energético destacada HouseEEnvest, sobre rehabilitación energética en comunidades de vecinos que está liderando AGENEX en la región. Empresas como Emececuadrado, Cambio Energético, Eficae Soluciones o Senergy muestran en el ANUARIO 2021 diferentes proyectos prácticos sobre ahorro y eficiencia energética llevados a cabo en empresas e instituciones de la región. Otra empresa con sede en Badajoz, Smallops detalla en el ANUARIO sus proyectos que pueden encontrar una nueva salida comercial a los productos de las orujeras con fines energéticos.

El ANUARIO 2021 también incluye interesantes preguntas que abordan el futuro de las energías renovables en la región como las de Vicente Sánchez, Presidente del Cluster de la Energía de Extremadura, Carlos Arce, Presidente de Arram Consultores, José Donoso, Director general de UNEF o Gonzalo Martín, Secretario de Protermosola, Tania Vicens, de Som Energía, Lambeerto Camacho, consejero de Ibox Energy y Antoni Llorens, CEO de EnerHi o Cecilia Calderón, directora de Rùsticas y Urbanas o Jesùs Salazar, CEO de EEVAM Technologies.  

Empresas extremeñas como Laura Otero, EOSA-Pitarch, Gas Extremadura, Pretensados Durán, Mecanizados Segeda,  también destacan en el ANUARIO los importantes proyectos en los que están trabajando.Junto a otras como Iberdrola, Naturgy, Banca Pueyo, CHC Energía, Redexis, Acciona, Bornay, Gesternova, Trevauto, Consorcio Oleícola Extremeño o Eifagge Energía entre otras.

El mundo de la movilidad renovable y el mercado de los carburantes también cuenta con un destacado apartado en el ANUARIO 2021, ante el creciente protagonismo de este tipo de vehículos en la región y el aumento del número de puntos de recarga, muchos de ellos liderados por las diputaciones de Badajoz y de Cáceres.

Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana se repartirían una inversión de 1.700 millones de euros en termosolar si se cumple el PNIEC

Posted on Actualizado enn

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 prevé que la instalación en España de 5.000 MW adicionales de potencia termosolar hasta 2030, lo que supone triplicar la potencia actual en un periodo 10 años, tendría un impacto total sobre la economía española de 45.582 millones de euros. Esta es una de las principales conclusiones que se pueden extraer del informe La industria termosolar como motor económico en España, elaborado por PwC para Protermosolar.

Dicho informe divide su estudio en tres escenarios: la contribución económica de las centrales termosolares a largo plazo cumpliendo la senda de crecimiento del PNIEC, la potencial ampliación del sistema de almacenamiento en algunas de ellas y el impacto debido a la operación de las centrales en operación en nuestro país.

El PNIEC ha establecido un ambicioso objetivo de penetración de energías renovables en el sistema eléctrico español y, en concreto, para la tecnología termosolar, contempla una potencia instalada de 2.500 MW adicionales para 2025 y otros 2.500 MW para 2030, hasta sumar un total de 7.300 MW de plantas termosolares en España al finalizar la década.

Junto a los más de 45.000 millones de contribución al PIB, habría que sumar la contribución total al empleo de la construcción y operación de esta potencia adicional, que generaría en España más de 360.000 empleos. Las plantas termosolares contribuyen al desarrollo de municipios que estás más afectados por la despoblación, el desempleo y niveles de renta inferiores a la media nacional. El 96% de las centrales se ubican en municipios con menos de 50.000 habitantes y más de un 60% del total en municipios de menos de 10.000 habitantes. La riqueza y el empleo local que genera cada una de estas plantas ayuda a combatir la despoblación de la llamada España Vaciada en comarcas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha. Los municipios que albergan estas centrales presentan una densidad poblacional un 40% inferior a la media nacional.

Además, el informe destaca que la industria termosolar no se centra solo en las provincias donde se ubican y operan las plantas termosolares, sino que se abastecen de empresas distribuidas por toda España, contribuyendo al desarrollo de empresas industriales en Zonas de Transición Justa, como Asturias, afectado por el cierre de centrales térmicas.

A su vez, la energía termosolar impulsa la innovación en España. La construcción y operación de nuevas plantas termosolares entre 2021 y 2030 generaría más de 400 millones de euros en I+D+i. Hay que destacar que la tecnología termosolar ha sido desde 2006 la principal fuente de propiedad intelectual española en tecnologías de mitigación del cambio climático.

Actualmente España cuenta con diez plantas termosolares que podrían instalar almacenamiento y otras siete que podrían expandir el que ya tienen para incrementar su generación nocturna. Esto beneficiaría la descarbonización nocturna que, actualmente, se encuentra muy lejos de los objetivos que marca el PNIEC. Si bien, en el año 2020, la generación renovable diurna, en promedio nacional, se situaba en torno al 50% (con picos superando el 70%), la nocturna desciende hasta el 35%, con mínimos de apenas el 20%. Esta modificación de centrales existentes permite reutilizar las infraestructuras para generar energía renovable nocturna a un coste marginal.

Este incremento se realizaría a través de una inversión de 1.700 millones de euros a repartir entre las comunidades de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Valencia, generando un impacto en el PIB de 755 millones de euros. Parte de estos proyectos podrían ser cofinanciados por fondos europeos materializando así la ayuda en un retorno para el país durante los próximos 15 años, no sólo generando inversión y empleo, sino produciendo energía renovable nocturna a un precio marginal. En términos de empleo, la ampliación del almacenamiento energético de las plantas termosolares supondría un incremento de 15.771 empleos a tiempo completo.