precio carburantes

España gastó 62.000 millones de euros en importar productos energéticos en 2012, de ellos 33.847 millones en petróleo

Posted on

petroleo

El déficit energético de España sigue agrandándose. Según los datos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX)  sobre el comercio exterior en el año 2012, el déficit energético alcanzó los 45.503 millones de euros, con una subida del 13,9% en relación al año anterior.

De esta cantidad, 33.847 millones de euros corresponden a la importación de petróleo del exterior. Según los datos del ICEX, las compras de productos energéticos suponen el 24,4% de las importaciones totales de España en el año 2012, lo que da idea de la importancia de las cotizaciones de petróleo y gas en los mercados exteriores para la balanza de pagos española.

Las importaciones energéticas en el año 2012 crecieron un 11%; las del petróleo lo hicieron un 10,7%, las del gas un 12,4% y las del carbón y electricidad un 10,3%. Estas cifras contrastan especialmente con la contracción que sufrieron las importaciones desde España en el año 2012, agravadas por la crisis del consumo doméstico, que cayeron un 2,8% en su conjunto.

España gasta cada año en importar productos energéticos un total de 61.948 millones de euros, de los que 48.525 millones corresponden a productos petrolíferos (el 19,1% del total), 11.288 millones de euros a gas (4,5% del total) y 2.134 millones de euros en carbón y electricidad (0,8% del total).

Frente a lo que ocurre con el global de las importaciones totales de España, que proceden en gran medida de países de la Unión Europea como Alemania, Francia, Italia, Portugal o Reino Unido, las importaciones de productos energéticos se concentran en otras áreas geográficas, desde Arabia Saudí, Rusia, Libia o Venezuela en el caso del petróleo hasta Argelia en el del gas.

Foto: Petróleo ©Repsol.

La Compañía Logística de Hidrocarburos solicita la autorización ambiental para su almacén de 68.000 metros cúbicos de gasóleos y gasolinas en Mérida

Posted on

La Compañía Logística de Hidrocarburos S.A. ha presentado ante la Consejería de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía del Gobierno de Extremadura la solicitud de Autorización Ambiental Unificada para un proyecto de almacenamiento de hidrocarburos -tanto gasolinas como gasóleos- a las afueras de Mérida.

Dicha instalación industrial está destinada al almacenamiento y distribución de hidrocarburos. El aprovisionamiento de la instalación se realiza en su totalidad a través del oleoducto y la expedición de productos se efectúa en su totalidad mediante camiones cisterna en cargadero de carga inferior de cuatro isletas.

La instalación de almacenamiento está ubicada en el Polígono Industrial El Prado, junto al tramo común de las Autovías A-5 y A-66. El complejo industrial cuenta con 124.000 metros cuadrados, de los cuales 76.600 metros están ocupados por la instalación industrial.

La capacidad de almacenamiento es de 68.611 metros cúbicos, distribuidos en tanques de almacenamiento. Los productos clase B1 (gasolinas), se encuentran almacenados en tanques verticales de techo fijo con pantallas flotante. Los productos C (gasóleos), se encuentran almacenados en tanques verticales atmosféricos de techo fijo. Cada compartimiento está aislado por muretes de hormigón y tienen un desnivel hacia un punto bajo que permite la evacuación de las aguas pluviales.

El Gobierno se opone a la directiva europea que eliminaría las devoluciones de impuestos del gasóleo agrícola

Posted on

Los agricultores y ganaderos extremeños no sólo están pendientes del cielo para aplacar la durísima sequía que asola sus explotaciones, sino también a los precios del gasóleo agrícola en los surtidores. Desde finales del 2009 el precio del gasóleo agrícola ha subido un 44%, lo que supone un sobrecoste por explotación de unos 4.500 euros.

El propio ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado estos días que «está siguiendo la evolución de los precios del gasóleo agrícola y las necesidades del sector y actuará en consecuencia, pero siempre dentro de la responsabilidad y, por desgracia, del dramático marco económico y presupuestario del que nos han hecho herederos.»

El propio Gobierno ha asegurado que defenderá en Bruselas el mantenimiento de las devoluciones del impuesto de hidrocarburos para el gasóleo agrícola, que está vigente desde el 1 de enero del 2010. Hay que recordar que la Unión Europea se ha mostrado siempre contraria a este tipo de exenciones en los impuestos energéticos y prepara una nueva directiva en la que se propone su eliminación, por no considerarla “justificada”.

Distintas organizaciones de ganaderos han pedido en las últimas semanas al Gobierno que equipare las devoluciones de los ganaderos a las que reciben los agricultores, aunque desde el Ministerio se ha negado esta posibilidad argumentando que el consumo de combustible en el sector agrario es más “intensivo” que en la actividad ganadera. Desde 2010, el porcentaje de compensación del IVA para la agricultura es del 10 %, mientras que para la ganadería se aplica el 8,5 %.

Según los datos ofrecidos por Arias Cañete, “en términos reales, en febrero del 2012 el precio medio ha sido de 83,38 céntimos de euro/litro, situándose un 10,6% por debajo del máximo alcanzado en el año 2008”.

Hay que tener en cuenta que el gasóleo agrícola dispone actualmente de unas ventajas fiscales que permiten que la Agencia Tributaria devuelva hasta 7 céntimos por litro cobrados del impuesto especial. La idea del Gobierno es mantener este sistema, sobre todo en  la actual coyuntura de sequía que ha provocado ya miles de millones de euros de pérdidas en cosechas y de mayores costes unitarios por cabeza de ganado. «Todos sabemos –asegura Miguel Arias Cañete- que el régimen fiscal del gasóleo agrícola que acompaña al sector agrario está amortiguando claramente una situación que, en otras circunstancias, habría sido dramática. No obstante, también me gustaría transmitir que este Gobierno va a vigilar cuidadosamente la situación, y se adoptarán las decisiones oportunas en función de la evolución”.

Una buena parte de las grandes cooperativas agrarias de la región ha optado en los últimos años por la apertura de sus propios puntos de suministro de gasóleo agrícola y de diesel automoción para sus socios, en busca de menores precios. Esta actuación ha provocado la queja de las estaciones de servicio extremeñas al considerarla como “competencia desleal”.

Foto: Landini