gasolineras

Las grandes petroleras no quieren el “céntimo verde” para rebajar el déficit tarifario

Posted on

En algunas comunidades autónomas como la de Extremadura se aplica el denominado “céntimo sanitario” desde enero del 2011, que permite financiar parte de los servicios sanitarios a través de un recargo en el precio de los carburantes que pagan los conductores en la gasolineras.

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), que agrupa a las grandes petroleras con redes en España como Repsol, Cepsa o Galp, no quiere ni oír hablar de la posible aplicación de un “céntimo verde” para recudir el “déficit tarifario” que arrastra el sistema eléctrico español desde hace años. Según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), este recargo “puede crear distorsiones peligrosas desde el punto de vista del correcto funcionamiento macroeconómico y de competitividad”.

Gravar con cuatro céntimos cada litro de gasolina o diesel supondría unos ingresos para el Estado de 1.500 millones de euros, siempre que se mantuviera el consumo actual.

Para oponerse a dicho “céntimo verde”, la AOP asegura que “el sector petrolero ya es uno de los que mayor carga fiscal soporta: en los carburantes casi el 50% del precio final corresponde a impuestos, frente a un 20% de la energía eléctrica”.

Además, según las grandes petroleras que dominan el mercado español, la aplicación de esta medida tendría efectos negativos sobre el consumo, muy castigado ya por el alza de los precios de la gasolina y el gasoil y sobre todo por el menor consumo doméstico. El consumo de carburantes se ha reducido un 17% de media desde el año 2007, justo antes del estallido de la crisis.

Entre cuatro grandes grupos –Repsol, Cepsa, BP y Galp– concentran más del 70% del parque de gasolineras español, que en total suma 9.046 gasolineras. De esta cantidad total, unas 2.000 estaciones de servicio operan como independientes como en el caso de la red de Iberdoex en Extremadura, la tercera más grande, tras las de Repsol y Cepsa, en la región.

Foto: SXC

Repsol y Cepsa controlan el 45% de la red extremeña de gasolineras

Posted on

Llenar del depósito de gasolina o de gasóleo deja la cartera temblando en los últimos meses. La subida del barril de petróleo, junto con los mayores impuestos y la inestabilidad en varios países productores, ha situado el precio de los carburantes superando los récords alcanzados en el año 2008. Y los conductores tienen poco donde elegir, ya sea en Extremadura o en el resto de España.

La Comunidad de Extremadura dispone de 344 estaciones de servicio –229 en la provincia de Badajoz y 115 en la de Cáceres. De este total, las dos mayores operadores petrolíferos del mercado español, Repsol y Cepsa, controlan un total de 164, es decir, en torno al 45% de la red extremeña.

Este porcentaje es similar al de otras regiones españolas. Repsol controla 60 gasolineras a las que se deben unir las 58 de su filial Campsa. Mientras, Cepsa, que acaba de ser comprada por un fondo de Abu Dabhi, dispone de 46. El grupo portugués Galp cuenta con 16 y el italiano Saras con 9, mientras que BP tiene 4 y Shell otras cuatro.

Mientras, el grupo que más ha crecido en los últimos años es el extremeño Iberdoex que concentra a 50 estaciones no abanderadas que ya venden más de 100 millones de litros de combustible al año.