ecotasa

Cada cliente eléctrico de Castilla-La Mancha tendrá que pagar seis euros por una sentencia parecida a la de la ecotasa extremeña

Posted on

La Junta de Extremadura va a negociar “hasta la última instancia” con el Ministerio de Energía para que la sentencia del Tribunal Supremo no repercuta directamente en los consumidores eléctricos de la región por la sentencia sobre la ecotasa.

Aunque no son casos similares en su cuantía, los precedentes ocurridos recientemente en otras comunidades autónomas por impuestos regionales parecidos al extremeño no son nada halagüeños. Hace algunas semanas, el  Ministerio de Energía ordenó la refacturación del recibo para los consumidores de la comunidad, además de los de Cataluña, Comunidad Valenciana y La Rioja, las que facilitaron los datos requeridos al detalle ante el requerimiento del Supremo.

La razón hay que buscarla en una sentencia del Tribunal Supremo sobre los diferentes impuestos aplicados por las comunidades autónomas. El importe total de la refacturación será de 16,4 millones de euros, de los que 12,3 millones dependen de Castilla-La Mancha para cumplir con los impuestos ambientales de la ley 16/2005.

Por término medio, cada consumidor de la región deberá pagar 5,86 euros más en el 2017, algo menos de 50 céntimos de euro al mes. Se trata de tributos específicos para estas comunidades autónomas que se han aplicado desde el año 2013. Estos suplementos territoriales solo se aplicarán sobre los usuarios que hubieran tenido contrato entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2013.

El Plazo dado por el Tribunal Supremo al Ministerio de Energía para que apruebe la orden que repercuta en el recibo de la luz el importe de estos impuestos –unos 98 millones de euros– es de tres meses. Aunque las eléctricas han reclamado todos los costes, no todo este importe debería ser abonado por los clientes.

Según la Hacienda extremeña, la ley que regulaba todo lo referido a la ecotasa prohibía claramente que dichos impuestos repercutiera en los consumidores. Todos los grupos políticos representados en el parlamento regional se han opuesto a que sean los clientes finales los que se hagan cargo del pago de este impuesto.

Ilustración: J.C. Florentino

El Tribunal Supremo da un respiro a la Junta y justifica la ecotasa para el transporte de energía

Posted on

tendido electrico

La denominada ecotasa le ha salido muy cara a la Junta de Extremadura por el lado de la producción energética. Sin  embargo, el Tribunal Supremo le acaba de dar de nuevo la razón a la administración regional en el pleito que mantiene con Red Eléctrica de España (REE) al estimar como legal el impuesto que grava las redes de transporte de energía eléctrica que transitan por la región.

En pocos días, dos sentencias tumban los recursos planteados por la empresa encargada del transporte de energía eléctrica en España. REE había solicitado a la Junta de Extremadura la devolución de 5,1 millones de euros pagados entre los años 2006 a 2010 por dicho impuesto, a través de dos recursos. En el primero, solo para el año 2010, solicitaba el pago de 1,13 millones de euros mientras que en el segundo de los recursos desestimados ahora por el Supremo, pedía la devolución de 3,95 millones de euros provenientes de los años 2006 a 2009. Ya en un primer momento, el Tribunal de Justicia de Extremadura desestimó las pretensiones de REE.

Está por ver si, como en su día hicieron las compañías eléctricas contra la ecotasa con éxito, la empresa decide llevar el caso hasta el Tribunal Constitucional. Los abogados de REE consideran en su defensa ante el Supremo que el actual impuesto que grava las redes de transporte eléctricas en la comunidad ya figuran dentro del Impuesto de Actividades Económicas. Es decir, que están pagando dos veces por la misma actividad.

Sin embargo, para el Tribunal, la ecotasa no tomaría en cuanta el presunto beneficio empresarial de la empresa sino solo los kilómetros de línea o el número de postes que mantiene la compañía para su actividad sin entrara a valorar los rendimientos económicos de la misma. Y la que la incidencia que dicha actividad tiene sobre el medio ambiente justificaría el pago de dicho impuesto.

Ilustración: J.C. Florentino