Extremadura presenta un gran potencial para la valorización de biorresiduos por su gran actividad agrícola-ganadera

Posted on

Texto:
Rafael Zárate y Antonio Martín
www.regeneratusuelo.com

La nueva ley 7 del 2022 de residuos y suelos contaminados para una economía circular establece nuevas obligaciones y ha reactivado el sector de la gestión de residuos pues se hacen ya obligatorias una serie de medidas para reducir y tratar los residuos en nuestro país.  Llevamos un claro retraso en el avance y tratamiento de los residuos pues hasta ahora el mayor porcentaje de éstos encontraba al vertedero como destino final más frecuente.  Con esta ley se reducirá considerablemente el depósito en vertedero por las restricciones que impone el texto sobre los residuos y cuáles pueden ser depositados en vertedero.  Se prohíbe la incineración, con o sin valoración energética, y el depósito en vertedero de los residuos recogidos de forma separada para su preparación para la reutilización y para su reciclado.

El 70% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) son causadas directamente por la producción de energía, principalmente por la quema de combustibles fósiles, pero también contribuye una mala gestión de los residuos.

Se olvida que la gestión adecuada de los biorresiduos genera productos de alto valor, como por ejemplo el compost, muy atractivo en la agricultura para fertilizar los cultivos y mejorar la biología de suelo, o la generación de biogás, como el biometano, para combustión y generación de energía. La obtención de biogás mediante fermentación anaeróbica de los residuos orgánicos está recibiendo alto interés y estímulo como estrategia para la cogeneración de energía, calor, electricidad.

Todos los biorresiduos cuando no se gestionan correctamente, siempre contaminan generando gases no deseados que dañan los ecosistemas y el planeta. El objetivo es gestionarlos de forma correcta para obtener productos de alto valor, reducir los GEI y la huella de carbono. Entendamos los biorresiduos como materia prima para su valorización, rechazando su envío a vertedero. El potencial es claro. Por ejemplo la gestión de cien toneladas de residuos orgánicos diarios puede evitar la emisión de unas 3.000 toneladas de metano a la atmósfera, gas que tiene una capacidad 21 veces superior a la del CO2 como generador del efecto invernadero y daño medioambiental. Además, el estiércol, los purines, los sueros lácteos, los restos de poda y cultivos, así como los restos orgánicos domésticos, pueden ser una fuente de energía alternativa. Un digestor anaeróbico convierte estos biorresiduos en energía en forma de biogás metano, obteniendo un claro beneficio, tanto económico como medioambiental.

Potencial
En España, la generación de biogás para energía no está muy introducida y contribuye tan solo con un minúsculo 0,3% en sus 200 instalaciones. Extremadura presenta un número reducido de 6-8 estaciones. Por el contrario, en Europa existen unas 19.000 plantas de biogás. El aprovechamiento del biogás está muy por debajo de su potencial en esta comunidad. No obstante, se están aplicando medidas, estímulos y ayudas para poder instalar un número importante de plantas de biometanización, aprovechando también los impulsos de la UE que se ha marcado el objetivo de producción de biometano de 35.000 millones de metros cúbicos para 2030. Extremadura presenta un gran potencial para la valorización de biorresiduos (biometanización, compostaje, etc.) por su importante actividad agrícola-ganadera, para así también satisfacer las políticas europeas centradas en la economía circular, la valorización de residuos, la descarbonización de la economía y el desarrollo rural.

Los precios de los fertilizantes químicos se han disparado más de un 100%, experimentando un gran incremento la demanda de fertilizantes de origen orgánico y renovable. Tras el proceso de transformación anaeróbica, las plantas de biogás producen sobretodo biometano y en menor medida CO2 para usos industriales, pero el proceso termina con una ingente cantidad de millones de toneladas de digerido, también denominado digestato, que se puede y debe utilizar como materia prima para la obtención de fertilizantes orgánicos, tanto líquidos como sólidos.  Si se combina esta digestión anaeróbica para la obtención de biogás con las tecnologías para producir fertilizantes comerciales a partir de los digeridos, entonces sí se valorizan los residuos en auténticos recursos, y se puede alcanzar el modelo de Residuos Cero.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s