portugal

La central de Alqueva exportó 1.565 Gwh de electricidad a la línea extremeña de Brovales en 2014

Posted on

Alqueva_dam

La entrada en funcionamiento de la central de Alqueva II a pleno rendimiento desde principios del 2013 ha provocado que el saldo exportador de energía eléctrica española hacia Portugal se haya reducido de manera drástica.

Según los datos de Red Eléctrica Española sobre los intercambios internacionales de energía, durante el pasado año 2014 España exportó 694 Gwh de energía eléctrica al mercado luso, mientras que cuatro años antes, en el 2010, estos intercambios sumaban 2.634 Gwh. Es decir, en cuatro años, la dependencia portuguesa del sistema eléctrico español se ha reducido por cuatro.

Hay que recordar que a comienzos del 2013 entró en funcionamiento la ampliación de la central de Alqueva que permitió duplicar su producción en MW. El pasado año, desde Alqueva se exportó 1.565 Gwh a la línea de alta tensión de Brovales, en las cercanías de Jerez de los Caballeros.

Otra instalación portuguesa muy activa en el último año en el intercambio energético con España a través de Extremadura, ha sido la de Falagueira, a través de la central de Cedillo, que ha exportado 935 Gwh. Mientras, desde Cedillo se exportó a Falagueira 572 Gwh. Los otros intercambios más destacados entre España y Portugal se realizaron a través de la central gallega de Cartelle con la portuguesa de Lindoso, y la de ésta con la salmantina de Aldeávila.

El saldo de intercambios internacionales de energía eléctrica de España ha mantenido un año más el signo exportador, alcanzando en 2014 un valor de 3.543 GWh, un 47,4 % inferior a 2013. Las exportaciones se situaron en 15.772 GWh (16.936 GWh en 2013) y las importaciones en 12.228 GWh (10.204 en 2013).

El principal cliente de la energía eléctrica en el 2014 fue el mercado marroquí, que compró 5.832 Gwh de energía eléctrica a España. Mientras, Francia exportó a España 3.224 Gwh.

Foto: Alqueva, by Ceinturion. Licensed under GFDL via Wikimedia Commons

El futuro del Centro Ibérico de Energía Renovable y Eficiencia Energética (CIEREE) se apaga

Posted on

REimage

El alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso, aseguró hace unos días que su ciudad sigue reclamando a los Gobiernos de España y Portugal la instalación del Centro Ibérico de Energías Renovables (Cieree), que se anunció en enero del 2009 en la Cumbre Hispano Lusa celebrada en Zamora. Seis años después de aquel anuncio el Centro ha quedado en el olvido.

Fragoso lo recordaba durante la inauguración de la instalación de una planta fotovoltaica en la cubierta del taller ocupacional de la lavandería del Centro de Atención a Personas con Discapacidad Nuestra Señora de la Luz, sufragado por la empresa Ecoenergías del Guadiana.

El Cieree tuvo director antes que presupuesto, sede, personal y objetivos definidos. Era Antonio Sá da Costa, un destacado profesional portugués de las energías renovables.

En noviembre del 2009, el propio Sà da Costa daba las primeras pistas sobre lo que debía ser el futuro Centro, cuando ya la crisis comenzaba a hacer estragos en el sector de las renovables. “Estamos preparando los estatutos de la Fundación que creará el Cieree y haciendo un estudio para definir la estrategia y la organización del centro. Después, prepararemos un plan de acción y un presupuesto. Tenemos que hacer esto de forma que esté listo para 2010 y quizá para que sea firmado el protocolo de creación del Cieree en la próxima Cumbre Ibérica”.

La Cumbre llegó pero el futuro del Cieree volvió a quedar en el aire. Estaba previsto que su sede se construyera en los terrenos fronterizos de la Plataforma Logística del Suroeste –otro proyecto largamente aplazado en el tiempo– y que podía llegar a generar unos 180 puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Antonio Sá da Costa aseguraba en su día que las líneas de investigación del futuro centro serían muy innovadoras: edificios bioclimáticos, aplicaciones de la energía renovable en la movilidad o los vehículos eléctricos.

La pérdida de compromisos económicos de las últimas cumbres hispano-lusas junto a las restricciones presupuestarias en ambos países hacen muy complicado que el Centro Ibérico de Energías Renovables (Cieree) encienda sus luces.

Mejor suerte ha tenido el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología, donde trabajan cerca de 200 investigadores y que fue inaugurado por España y Portugal en julio del 2009, tras cuatro años desde su gestación en una las cumbres hispano-lusas. Llegó antes que la crisis.

Extremadura invita a Portugal a alcanzar “alianzas estratégicas” en biomasa eléctrica para aprovechar los fondos europeos hasta el 2020

Posted on

cultivos biomasa

El futuro de la biomasa energética debe acercar más a Extremadura y Portugal. Así lo piensan las autoridades regionales quienes pretenden  “alcanzar alianzas estratégicas en este campo que nos permitan crear sinergias y obtener un efecto multiplicador y una mayor eficacia en la aplicación de los nuevos fondos europeos 2014-2020 para el desarrollo de nuestros planes de biomasa y bioenergía a uno y otro lado de La Raya”.

Esta es una de las conclusiones expuestas por el director general de Incentivos Agroindustriales y Energía del Gobierno extremeño, Juan José Cardesa, durante la celebración de la Feria de Bioenergía celebrada en la localidad portuguesa de Portalegre. El director general ha señalado que la bioenergía está claramente llamada a jugar un papel muy importante en los próximos años; de ahí el ofrecimiento realizado a las autoridades lusas para colaborar dentro de las estrategias RIS3 o estrategias de especialización inteligente que exige la Comisión Europea a las regiones para acceder a estos nuevos fondos 2014-2020.

“La oportunidad existe ahora y debemos aprovecharla”, ha insistido Cardesa, que ha recordado que Extremadura dispone de casi siete millones de toneladas/año de materia prima de biomasa, lo que la convierten en la quinta región del país con mayor potencial de biomasa disponible, sólo por detrás de Comunidades Autónomas como Castilla y León, Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha.

En este sentido, ha explicado que tecnologías de base solar, como la fotovoltaica o la termoeléctrica han tenido un desarrollo significativo, actualmente con más de 540 MW y 700 MW en servicio respectivamente, valores muy por encima de los 16 MW de biomasa eléctrica actualmente operando en Extremadura (planta de Acciona Energía en Miajadas) y los 20 MW de biomasa eléctrica en construcción (planta de ENCE en Mérida).

Así, considera que la mayor implantación de estas otras tecnologías renovables, como son la eólica, la fotovoltaica o la termosolar, tanto en España como en Extremadura, ha atendido a dos razones fundamentales: la primera, un marco incentivador más favorable y más atractivo para la iniciativa privada, o dicho en otras palabras, una mayor prima; y la segunda, la complejidad y los costes propios en la gestión del recurso, en el aseguramiento de la biomasa como combustible para las plantas de biomasa eléctrica, que no existen para la generación eólica ni para la generación de base solar, cuestión importante por la dificultad añadida que ha supuesto esta circunstancia para hacer financiables los proyectos de generación eléctrica a partir de biomasa.

Según Cardesa, la biomasa contribuye más que otras energías renovables por su importante creación de empleo al objetivo de fijación de la población y a la vertebración territorial, con una generación también importante de ingresos para las arcas municipales.

Sin embargo, el director general de Incentivos Agroindustriales y Energía ha lamentado en este foro los cambios regulatorios introducidos por el Gobierno español en apenas un año, “que han llevado al sector de las renovables en régimen especial a una situación de paralización de los proyectos en curso y a una situación muy crítica de las instalaciones en servicio, de las inversiones realizadas en un marco supuestamente legal y estable”. Y todo ello con una acumulación de medidas aprobadas que no favorecen la implantación de proyectos y que “suponen a todos los efectos un recorte inasumible e injustificado de sus ingresos regulados”, ha manifestado.

En todo caso, Cardesa se muestra convencido de que “cuando se serenen los ánimos del mercado eléctrico español, en España y en Extremadura crecerá la biomasa eléctrica y se pondrán en marcha los proyectos que hoy por hoy permanecen en stand-by”.

Foto: Cultivos de árboles para biomasa en Extremadura.