ENTREVISTAS

“La alta previsión de demanda eléctrica no se ha cumplido con la crisis económica”

Posted on

Eugenio Manzano
presidente de CIDE Extremadura y consejero delegado del Grupo Laura Otero

Desde su sede en Miajadas (Cáceres), el Grupo Laura Otero, fundado en 1918, da servicio actualmente a 10.000 clientes particulares y grandes industrias agroalimentarias de Miajadas, Escurial, Abertura, La Cumbre, Zorita y Campo Lugar, siendo uno de los grandes grupos eléctricos independientes de Extremadura. Junto a otras 21 empresas distribuidoras de la región que forma parte de CIDE, la asociación nacional que agrupa a la mayoría de las compañías distribuidoras eléctricas independientes.

¿Cuál es la presencia y actividad de CIDE y de las distribuidoras independientes de electricidad en Extremadura?
En Extremadura somos 22 distribuidoras eléctricas independientes de distinto tamaño que estamos integrados en una asociación creada en 1987 bajo el nombre de APYDEX (Asociación de Productores y Distribuidores de Energía de Extremadura), actualmente la denominación es CIDE EXTREMADURA y actuamos como delegación de CIDE a nivel regional, en estos momentos sólo actuamos como representación institucional ante los diferentes organismos. En otros momentos realizamos incluso compras conjuntas de material, y que ahora con el cambio de los contadores que hay que realizar por obligación legal tendremos que volver a hacer desde ahora y hasta finales del 2018. Creo que es un cambio que interesa para adaptarse a las nuevas tecnologías.

¿Llevar tantos años, incluso décadas, en la misma zona prestando servicio permite ofrecer un trato más personal?
La filosofía es distinta a la de las grandes empresas eléctricas. Cualquier cliente de una población en la que prestamos servicio las empresas independientes puede tener acceso a la dirección de la empresa, que es donde se toman las decisiones, e incluso tomarse un café con el director general de la compañía, cuestión impensable con uno de una gran empresa. Hay un hecho diferencial, que permite dar un servicio de proximidad y cercanía. Tardamos muy poco en dar un alta de servicio. Las brigadas están  haciendo su trabajo de forma rápida.

La gran mayoría de las distribuidoras independientes no han entrado en el área de generación de energía, ni tan siquiera con el boom de las renovables, ¿por qué?
Cada empresa tiene su propia estrategia. Hay algunas que tienen algo de minihidráulica o de cogeneración. Mi percepción personal es que nos cogió en un momento de grandes inversiones, entre el 2005 y el 2006, con un boom de la demanda muy fuerte. En algunas zonas de distribución se llegó casi a estar desbordados, a lo que había que sumar la generación del régimen especial. Porque hay que tener en cuenta que el proceso de creación de una línea, una subestación o de otra actuación lleva aparejado un largo proceso administrativo que puede durar meses e incluso algún que otro año.
En  nuestro caso tuvimos que crear junto con Iberdrola una subestación por el proyecto de biomasa de Acciona en Miajadas y también por alguno de fotovoltaica. Ahora lo que sí se ha notado es una reducción de las solicitudes de proyectos, quedando estas solicitudes para plantas fotovoltaica sobre tejado hasta 20 Kw, y con el nuevo Real Decreto Ley, ya ni eso. Nosotros como Grupo Laura Otero creíamos que no era lo acertado entrar en generación  fotovoltaica porque pensamos que las cosas se deberían haber hecho de otra manera.

Los datos de las grandes eléctricas en la región muestran que el consumo eléctrico ha bajado más de un 3%, ¿cuál es su percepción en su zona de influencia?
Sí, es verdad que ha bajado, aunque depende del tipo de cliente que tenga cada uno en su zona. Nosotros en Miajadas dependemos mucho del periodo estival de verano por las industrias del tomate, que este año han tenido una campaña más corta. Sí ha podido bajar entre 1,5 y 2 Gigawatios, que es bastante. Aunque se ha compensado con la actividad de caldos de Gallina Blanca en invierno. Lo que ocurre es que nosotros en el 2010 tuvimos un crecimiento del 14% por la entrada de Tomcoex, las obras de la presa del Búrdalo y las nuevas líneas de Gallina Blanca.
La demanda doméstica sí se ha mantenido, aunque con una ligera disminución, lo que no sabemos es cómo se comportará el 2012 porque en nuestra zona las empresas auxiliares sí están comenzando a padecer el paro de forma significativa. Nosotros creamos una infraestructura en el polígono en base a una previsión muy fuerte de demanda que después, por la crisis económica, no se ha cumplido. Pero que teníamos que desarrollar para dar servicio a nuevas empresas.

¿Cómo afrontan las distribuidoras independientes los cambios en el recibo de la luz y el cambio legal de los contadores?
El recibo de la luz no nos afecta porque nosotros estamos en la parte regulada, es decir, nosotros ya no vendemos energía eléctrica, esta labor la realizan los comercializadores, aunque creo que ahora se hace lo correcto. No se debió quitar el modelo vigente hasta noviembre de 2008 porque generó grandes dudas en los clientes y se multiplicaron las reclamaciones, en un sector como el nuestro en el que casi no había hasta entonces. Descolocó muchas economías familiares.
En cuanto al cambio de los contadores, nosotros como CIDE estamos dentro de un proyecto piloto junto con Iberdrola, Unión Fenosa e Hidrocantábrico, aunque otras empresas como Endesa o E.ON están desarrollando el suyo propio. No hay un solo protocolo de comunicación y eso me parece que no es bueno. Lo que sí espero es que los clientes sean sensatos y no compren los equipos por su cuenta porque no los conseguirán amortizar en un plazo de diez años.

“Estamos convencidos de que el Gobierno va a volver a abrir la posibilidad de desarrollar la tecnología termosolar en un plazo de muy pocos meses”

Posted on Actualizado enn

Enrique Sendagorta
Presidente de Torresol Energy

Enrique Sendagorta (Madrid, 1958) es MBA en Administración de Empresas y Doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid. Ha tenido responsabilidades ejecutivas en importantes laboratorios farmacéuticos como Roche o Bristol Myers. Actualmente es miembro del comité ejecutivo de SENER, el grupo de ingeniería que lidera el accionariado de Torresol Energy junto al grupo inversor de Abu Dhabi, Masdar.

Torresol Energy ya opera comercialmente tres plantas termosolares de tecnología muy avanzada en España, en Sevilla y Cádiz. ¿Cómo está resultando su actividad en estos primeros meses de funcionamiento?
Estamos muy satisfechos con los resultados de la operación y el mantenimiento de nuestras tres primeras plantas, ubicadas en España. Primero entró en operación comercial Gemasolar, en mayo de 2011, lo que supuso un hito para la industria termosolar a nivel mundial: ubicada en el municipio sevillano de Fuentes de Andalucía, Gemasolar es la primera planta comercial del mundo que emplea tecnología de receptor central de torre y sistema de almacenamiento en sales fundidas que le permite seguir operando durante 15 horas sin sol. Se trata de una tecnología muy innovadora que ya ha cumplido diez meses de operación, con unos excelentes resultados, que han superado con creces nuestras expectativas.
Por su parte, Valle 1 y Valle 2, dos plantas ubicadas en el municipio gaditano de San José del Valle, se han puesto en operación comercial en enero de 2012 y estamos también muy satisfechos con su operación hasta la fecha. Estas plantas emplean tecnología de colectores cilindro-parabólicos y también incorporan un sistema de almacenamiento en sales fundidas que les permite continuar operando durante 7,5 horas en ausencia de insolación, lo que mejora su rendimiento. Este tipo de tecnología es bien conocido por nuestro equipo, gracias a toda la experiencia del grupo SENER (uno de nuestros dos accionistas, junto con Masdar), que ha desarrollado ya 24 plantas de este tipo en el mundo.
También es verdad que la meteorología de estos últimos meses ha sido propicia para la operación de nuestras plantas termosolares, pero sin duda los excelentes resultados arrojados por Gemasolar indican que es una tecnología eficiente y prometedora. Igualmente, las plantas Valle 1 y Valle 2 están funcionando a pleno rendimiento.

Torresol Energy presentó hace meses ante la Junta de Extremadura el proyecto Parsolex que preveía la construcción de cuatro plantas termosolares entre Mérida y Usagre con 200 Mw. ¿En qué momento se encuentra este proyecto y cómo ha influido en él el Real Decreto que pone fin -sin fecha definida- a las primas a las renovables?
La energía solar por concentración es una de las energías renovables más jóvenes y tiene aún un largo camino por recorrer en la reducción de los costes de generación. Esta reducción de costes la tenemos que conseguir empleando varias “palancas”: utilizando el factor de las “economías de escala”; es decir, haciendo cada vez plantas más grandes y también desarrollando la “curva de aprendizaje” específica de cada tecnología termosolar. A su vez, se irá creando una industria de suministradores capaces de fabricar los componentes que precisan estas plantas, hasta lograr una estandarización de dichos componentes, lo que redundará en una reducción de costes.
Hoy en día, podemos decir que el potencial de reducción de costes de la termosolar es enorme. Para ello, desde Torresol Energy tenemos un plan de desarrollo de parques solares, complejos de varias centrales que se construyen de manera simultánea, lo que permite tanto crear un tejido industrial de suministradores como mejorar la eficiencia de las plantas: el proyecto Parsolex tiene previsto crear un parque solar de cuatro grandes centrales de 50 MW con la misma tecnología que emplea Gemasolar, cuya eficiencia está ya demostrada.
Estas plantas incorporarán en su diseño aquellas mejoras que hemos logrado detectar en la construcción, operación y mantenimiento de Gemasolar, por lo que serán aún más eficientes, y su construcción, operación y mantenimiento permitirán, a su vez, mejorar la tecnología de cara a las futuras plantas. De este modo, gracias a dicha ‘curva de aprendizaje’ y a la estandarización de los componentes que se produzca con estos nuevos proyectos, la reducción de costes con respecto a Gemasolar de estas nuevas plantas será muy significativa, y seguirá aumentando en el futuro.
Por otra parte, el Real Decreto 1/2012 contempla una suspensión temporal de las ayudas económicas a los proyectos de energías renovables en España hasta que se haya resuelto el problema del déficit tarifario. En Torresol Energy confiamos en que este Gobierno sea capaz de resolver este problema en un espacio de pocos meses y que muy pronto se pueda definir una nueva senda para el desarrollo de la energía termosolar en España. Por lo tanto, nosotros no vamos a abandonar el desarrollo de proyectos termosolares, aunque – lógicamente – vamos a ser muy cuidadosos con los costes de nuestros futuros desarrollos. Porque estamos convencidos de que el Gobierno va a volver a abrir la posibilidad de desarrollar esa tecnología en un plazo razonablemente breve, de muy pocos meses.

Como un grupo muy importante en el campo de la energía termosolar en España y el extranjero, ¿cómo valoran el Real Decreto y sobre todo que no exista una fecha fijada para la moratoria en las primas?
Por una parte, entendemos y compartimos con el Gobierno la preocupación por el problema del déficit tarifario que, sin duda, es necesario resolver. Por otra parte, vemos con preocupación la decisión de parar, aunque sea temporalmente, el desarrollo de las tecnologías renovables en España. En su conjunto, las energías renovables han dado a nuestro país un enorme liderazgo tecnológico y han contribuido de forma muy importante a la generación de empleo en los últimos años. En concreto, en el sector termosolar hemos sido capaces de crear más de 23.000 empleos en España en el año 2010, tal y como recoge el informe ‘Impacto macroeconómico del Sector Solar Termoeléctrico en España’ elaborado recientemente por la consultora Deloitte.
Además, nos hemos situado en los primeros puestos de estas tecnologías. Por ejemplo, el grupo SENER lleva trabajando en investigación y desarrollo en este sector más de 15 años y fue pionero en el diseño de componentes innovadores, desde heliostatos a receptores de torre, participando activamente en iniciativas como la Plataforma Solar de Almería desde sus inicios. Los numerosos recursos y el esfuerzo invertido le han convertido en líder del sector termosolar en el mundo. Y, junto con SENER, hoy en día otras empresas españolas despuntan en el campo de las energías renovables a nivel mundial. Prueba de ello es que estamos empezando a desarrollar proyectos en el extranjero. Yo estoy convencido de que el Gobierno conoce muy bien nuestro sector y no va a permitir que perdamos el liderazgo que tanto esfuerzo nos ha costado conseguir.

La Junta de Extremadura ha reclamado ante el Ministerio de Industria un trato excepcional para aquellos proyectos de renovables que sean pioneros en el desarrollo tecnológico. Torresol Energy siempre ha introducido novedades en sus plantas y sigue investigando en ellas, ¿debería valorarse más el I+D+I en el sector energético?
En efecto, vamos a tener que ser mucho más selectivos en el lanzamiento de futuros proyectos termosolares y seleccionar sólo aquellos que sean realmente capaces de ofrecer una reducción de costes de generación muy significativa. De esta forma, podremos aprovechar la llamada ‘curva de aprendizaje’ de nuestra tecnología y transferir los beneficios a los consumidores.
Desde Torresol Energy, estamos firmemente comprometidos con el desarrollo exclusivo de proyectos innovadores, en los que seamos capaces de ofrecer reducciones de costes muy importantes de forma progresiva; en cada proyecto que lancemos tendremos que ser capaces de reducir de forma muy importante los costes de generación, para contribuir de esta forma a la sostenibilidad económica del sistema y beneficiar al consumidor final.

Torresol Energy ha estudiado en profundidad el “mapa de radiación solar” en España para encontrar las mejores oportunidades. Uno de sus accionistas, SENER, ha sido muy activo en la construcción de plantas termosolares en Extremadura. La región de Extremadura, dentro de este “mapa solar”, ¿estaría entre los destinos más interesantes en España y Europa para la industria solar?
Por supuesto, Extremadura es una de las regiones más privilegiadas de España para desarrollar este tipo de plantas termosolares, gracias a sus excelentes niveles de radiación solar. SENER ha participado en el diseño de la ingeniería y en la construcción de 20 plantas en España, que suman una capacidad instalada de 970 MW. De ellas, 10 están ubicadas en Extremadura. Algunas están ya en operación comercial, otras en una fase avanzada de desarrollo. Personalmente, creo que es una oportunidad de desarrollo industrial y de creación de empleo muy importante en esta región.

Para todos aquellos, incluso desde el sector energético convencional, que critican que las renovables crean poco empleo allí donde se instalan, ¿qué les contestaría por la experiencia de Torresol Energy?
Que es absolutamente falso. Les hablo desde nuestra experiencia en Torresol Energy donde, en la fase de construcción de nuestros tres primeros proyectos termosolares, hemos creado 4.100 empleos directos al año. No es una cifra aproximada, sino la suma de cada persona, con nombres y apellidos, que ha participado en la construcción de nuestras plantas. Además de este empleo directo, es importante destacar que más del 80% de los equipos y suministros que se emplean en estas plantas están fabricados en España. Esto quiere decir que alrededor de cada uno de estos proyectos se crea una red muy rica y extensa de suministradores industriales que, a su vez, generan empleo de forma significativa. Más aún, los empleos ligados a la construcción son siempre locales, por lo que cada uno de estos proyectos beneficia directamente a la comunidad del municipio donde está implantado.
Por último, cuando una planta termosolar ha terminado su construcción y entra en fase de operación y mantenimiento, genera aproximadamente 50 empleos directos de forma permanente, a los que se suman otros empleos indirectos, de suministradores que participan en distintas labores como la limpieza del campo solar o el mantenimiento de equipos. Estos últimos también son de carácter local. Dicho esto, podemos afirmar que la energía termosolar genera empleo de forma muy activa y contribuye a revitalizar la actividad de la región.

“Hemos propuesto al ministro un régimen económico específico para los proyectos extremeños de biomasa y de termosolar con carácter innovador”

Posted on

Juan José Cardesa
Director general de Incentivos Agroindustriales y Energía de la Junta de Extremadura

Juan José Cardesa, director general de Incentivos Agroindustriales y Energía de la Junta de Extremadura, nos concede esta entrevista en exclusiva en la que nos habla de las alternativas posibles para mitigar el efecto de la supresión de las primas a las energías renovables.

A la vista de su potencial en Extremadura, los dos sectores más afectados por el Real Decreto que elimina temporalmente las primas a los proyectos de renovables sin preasiganción son la termosolar y la biomasa ¿qué se puede hacer desde el Gobierno de Extremadura para seguir incentivándolos?
El presidente de Extremadura se ha reunido ya con el ministro de Industria, Energía y Turismo para trasladarle, cara a cara, nuestro firme rechazo y desacuerdo con la decisión de suspender temporalmente las ayudas a las renovables. Desde el Gobierno de Extremadura vamos a seguir defendiendo la necesidad de que se apoye al sector de las renovables y su carácter estratégico para el desarrollo de nuestra región. En este sentido, se le ha propuesto al Ministro que establezca un régimen económico específico para los proyectos extremeños de biomasa y de termosolar con carácter innovador.

Las posibles inversiones en industrias para la fabricación de componentes del sector de las renovables ¿se pueden ver comprometidas por esta moratoria si no se aclara pronto su duración temporal?
Se le ha solicitado al ministro que concrete el plazo de la suspensión temporal a las primas, porque el conjunto del sector necesita certeza. Sólo con un marco regulatorio y normativo estable que genere confianza y seguridad, garantizaremos que aquel que tenga capital, quiera invertirlo en nuestra tierra.

Extremadura es una gran potencia energética, gracias a la Central Nuclear de Almaraz y las centrales hidroeléctricas, y también ahora a las renovables como la termosolar. Sin embargo, el sector ha tenido una presencia industrial y laboral escasa, ¿por qué cree que ha sido así?
La importancia del sector energético es indudable en Extremadura, donde supone en torno al 10% del Producto Interior Bruto. Es cierto que, históricamente, eso no se ha traducido en una gran incidencia en el ámbito laboral más allá de la Central Nuclear de Almaraz, pero eso está cambiando en los últimos tiempos gracias al auge de las energías renovables. Un ejemplo concreto. Hace pocos días leíamos la noticia de que en Torre de Miguel Sesmero el desempleo está en el 8% a pesar del aumento de población, y todo por las plantas termosolares que ya funcionan allí. Estamos convencidos de que el sector de las energías renovables va a tener un impacto muy positivo en cuanto a creación de empleo en los próximos años en Extremadura. En el caso de la implantación industrial, el debate es más complejo porque se trata de industrias auxiliares que proporcionan elementos muy determinados y cuya procedencia suele ser de otros continentes, pero no renunciamos a poder darle también la vuelta a esta situación y a facilitar la instalación es estas empresas en la comunidad autónoma.

Los responsables de los proyectos eólicos aprobados en Extremadura a través de su Cluster, aseguran que con la actual ley autonómica que exige fuertes contraprestaciones a su instalación nunca serán rentables, ¿va a cambiar su consejería este modelo?
Decía antes que no considero lógico que se cambien las reglas del juego a mitad de partido, y eso es aplicable también para la normativa autonómica. El Gobierno de Extremadura acaba de autorizar 65 parques eólicos cuyos promotores han presentado sus proyectos aceptando esas condiciones. Por lo tanto no parece muy razonable que ahora, antes de que estos parques se pongan en marcha, se cambie el marco regulatorio.

¿Alguno de los proyectos de central de ciclo combinado que cuenta con los tramites medioambientales verá la luz esta legislatura en Extremadura o podrían ralentizarse?
El Parlamento de Extremadura ha aprobado por unanimidad el Acuerdo para el Desarrollo Energético Sostenible de Extremadura 2010-2020 (ADESE), un texto que contempla la instalación de Centrales de Ciclo Combinado (CCC) por una potencia total de 800 MW. Nosotros debimos ceñirnos a ese marco, y por lo tanto, en principio, se optaría por la instalación de 800MW de ciclo combinado, lo que, en la práctica, supone una única central. Este tipo de centrales tiene elementos positivos, como la mejora del mix energético y la generación de empleo y riqueza. Por eso el Gobierno de Extremadura no pondrá más trabas que el cumplimiento de la propia legislación al primero de los proyectos que esté en disposición de instalarse.

La biomasa siempre se pone como ejemplo de alternativa e ingresos complementarios al campo, ¿cómo va a potenciarla su departamento?
Para este Gobierno la biomasa es un sector estratégico de cara a la legislatura que acaba de comenzar y como tal lo vamos a tratar. Tanto es así que se establecerá un Plan Específico del Sector Biomasa, y estableceremos los mecanismos necesarios para garantizar el suministro de la materia prima y para compatibilizar este nuevo sector con la actividad agrícola tradicional. En este sentido, para el futuro de la biomasa será muy positiva la configuración de las competencias de la nueva Consejería, puesto que se aúnan todos los sectores implicados en esta energía y se facilita la solución al principal problema que existe para su desarrollo, como es el suministro de materia prima. Hay muchos proyectos ya presentados y confiamos en que en los próximos años sea un sector que genere empleo y riqueza, y que se confirme como alternativa a actividades tradicionales en determinadas zonas rurales.

“Extremadura tiene en el sol una mina a cielo abierto de riqueza que debe aprovechar”

Posted on

Luis Crespo
Secretario general de Protermosolar y presidente de ESTELA (European Solar Thermal Electricity Association)

Luis Crespo conoce muy bien Extremadura. Durante muchos años fue el responsable ejecutivo de la Corporación Empresarial de Extremadura (CEX). Experto en el sector de las energías renovables y uno de los pioneros de la industria termosolar en España, Luis Crespo es el actual secretario general de Protermosolar, la asociación que agrupa a las empresas del sector, y recién elegido presidente de ESTELA, la European Solar Thermal Electricity Association. Ahora, es el principal “pararrayos” de las críticas que la termosolar recibe de grandes eléctricas y de la patronal Unesa. En la solapa de su chaqueta que se ve en la fotografía luce una “clave de sol” para comunicar que “el sol es la clave”,  aunque se adivina “un campo de helióstatos al fondo”.

¿A qué cree que obedecen las críticas de la patronal eléctrica UNESA y de algunas grandes eléctricas contra la termosolar?  
Las críticas a la termosolar fueron iniciadas hace más de un año por el presidente de Iberdrola y el de GasNatural y se han recrudecido ahora ante el cambio de gobierno utilizando a UNESA de altavoz. Seguramente lo hacen como cortina de humo para desviar la atención del gobierno sobre partidas como, la excesiva remuneración a las centrales nucleares e hidráulicas cuyos equipamientos están contablemente amortizados hace muchos años así como la deuda para su construcción, aunque no hayan cumplido su vida útil, y que son lo que se conoce como “Windfall Profits”. Además, el Gobierno tendría que actuar sobre la liquidación de los CTCs, las asignaciones de derechos de emisión no reintegradas, las ayudas al carbón o los pagos por capacidad, entre otras. Actuar sobre esas partidas si sería una solución al déficit de tarifa mientras que sobre la termosolar claramente no.
La termosolar ni “ha sido” (0,3% de primas acumuladas hasta 2010), “ni es” (390 millones de euros según la CNE en 2011) “ni será” (3% del coste total en 2014) la responsable del déficit de tarifa. A partir de 2014, cuando las centrales termosolares preasignadas que se construyan lleguen a cobrar las primas previstas, estarán también suministrando aproximadamente el 3% de la electricidad en España.
Por eso es difícil de entender, si no se buscan otras claves, la postura del presidente de Iberdrola, a quien no parece importarle el perjuicio que causaría a Extremadura ni el daño a empresas españolas que son las líderes mundiales en un mercado que, a juicio de la Agencia Internacional de la Energía, será billonario en muchas regiones del planeta a medio plazo.
Por cierto, no es muy conocido que Iberdrola intentó liderar el sector termosolar en España presentando una gran batería de proyectos en 2009 al Registro -además de su central de Puertollano que ya estaba construida- sin conseguir que dieran la preasignación a ninguno de esos proyectos.

¿Qué piensa cuando dicen que es una tecnología “ineficiente económicamente”?
Que simplemente ocultan la verdad para proteger sus intereses y que intentan mantener que se siga dependiendo del gas y emitiendo CO2 a la atmósfera. Los ciclos combinados se “llevan muy bien” con energías “fluyentes” como la eólica y la fotovoltaica, ya que estas tecnologías siempre necesitarán su respaldo, y además tendrán una excusa para reclamar pagos añadidos por capacidad.
La termosolar, aunque se encuentra en la posición “1 GW” de la curva de aprendizaje, tiene costes de generación más baratos que cuando la eólica y la fotovoltaica se encontraban en esa misma situación. Hoy en día la eólica ya ha recorrido la curva de aprendizaje hasta la posición “250 GW” y la fotovoltaica hasta “70 GW”, y tienen costes de inversión menores. Está claro que hay sectores muy interesados en cercenar la posibilidad de que la termosolar aumente su potencia instalada para impedir que se continúe con la reducción de costes. Las primas a las centrales termosolares preasignadas en España son el resultado de un fracaso regulador imputable al Gobierno anterior. La nueva generación de centrales termosolares ofrecerían costes de generación más bajos, como se está demostrando en Estados Unidos y otras regiones del mundo, aunque con circunstancias distintas al caso español.
También la energía eólica fue mucho más cara en sus orígenes y bien lo sabe Iberdrola por los miles de millones de euros que ha cobrado en primas hasta la fecha cuando no estaba tan madura, pero mereció la pena el apoyo para poder llegar a la situación actual. Lo mismo ocurrirá, pero más aceleradamente, con la termosolar.
El estudio de impacto macroeconómico del sector termosolar en 2010 realizado por Deloitte -y que puede descargarse de nuestra web– muestra que la termosolar está contribuyendo a la economía nacional muy por encima de las primas recibidas en términos de PIB, de balanza fiscal, de empleo y posicionando a nuestras empresas en posición de líderes tecnológicos para abordar el mercado exterior. Es decir: crecimiento, empleo y competitividad internacional, exactamente lo que necesita nuestra economía.

Tras los ajustes presupuestarios y el cambio en el Ministerio de Industria, ¿temen que los proyectos de plantas termosolares preasignadas se paralicen o cambie el régimen de primas? ¿Han hablado desde Protermosolar con el nuevo Ministro de Industria?
Los ajustes presupuestarios se refieren al Gasto Público y las primas a las renovables son completamente independientes. Se trata interesadamente de confundir a la opinión pública haciendo sinónimos “déficit público” y “déficit tarifario” y no tienen nada que ver uno con otro.  Precisamente manteniendo las primas a las renovables se ejecutarán inversiones privadas, incluso se atraerá capital extranjero a nuestra economía y se realizarán actividades de ingeniería, de fabricación de equipos y de construcción que contribuirán al crecimiento del PIB y a reducir el déficit público.  Estamos seguros que el ministro de Industria, a quien tenemos solicitada una entrevista, tiene este punto meridianamente claro.
Sobre la incidencia de las primas a las renovables en el déficit tarifario hay un gran e interesado malentendido. El déficit es esencialmente la diferencia entre los ingresos por las tarifas y los costes del sistema. Hasta el año 2009 el déficit era mucho mayor que las primas a las renovables por lo que difícilmente puede achacarse a éstas dicho déficit. En estos dos últimos años, que es donde las cifras se parecen, se lanza el mensaje de que si se quitaran las primas a las renovables desaparecería el déficit. ¡Qué casualidad! El déficit de los últimos años también coincide con el beneficio de las grandes eléctricas, que también es un elemento de coste, luego podría también decirse que si se eliminara el beneficio de las eléctricas también se eliminaría el déficit.
Sin embargo, por la bajada de los precios del pool que han provocado las renovables aunque hayan cobrado primas, la rebaja inducida en los costes de generación de electricidad -con los que remuneran por igual a todas las centrales a cada hora- ha tenido un efecto neto acumulado de aproximadamente 9000 millones de euros menos de déficit.

Extremadura es junto con Andalucía la región española que más se juega en el futuro de la termosolar, tanto en inversiones como en empleo. ¿Cree que el gobierno extremeño y andaluz se deben implicar más en la defensa de los proyectos termosolares en marcha y los que se pueden construir?
Los gobiernos extremeño, andaluz y castellano manchego lo tienen absolutamente claro y nos consta que ya están defendiendo los intereses de sus comunidades autónomas al estar firmemente posicionados a favor del sector termosolar. Y lo están haciendo cargados de razones.
Hubo un tiempo en que otras formas de energía -entre otros factores- alejaron a estas tres Comunidades Autónomas de la senda de crecimiento de regiones como Cataluña, País Vasco o Madrid. La energía termosolar es un auténtico vector de convergencia económica y ese tren no pueden dejarlo pasar esta vez. Ahora, gracias a las exigencias del desarrollo sostenible, es el turno de Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha, aunque el presidente de Iberdrola lo intente evitar con la defensa de sus otros intereses. Estas Comunidades Autónomas tienen en el sol una mina a cielo abierto de riqueza para sus regiones y lo tienen que aprovechar para, además de generar riqueza, ayudar al resto del Estado a cumplir sus objetivos vinculantes de emisiones y de energías renovables en 2020.

Gobiernos como el de Estados Unidos, cuyos fondos de inversión están invirtiendo mucho dinero en proyectos termosolares en España han mostrado su malestar ya ante el posible cambio del régimen de primas, ¿se pueden parar las inversiones en el sector?
El PP cuando estuvo en la oposición siempre se manifestó en contra de medidas retroactivas a las que tanto se aficionó el Gobierno anterior y que tanto daño han causado a la imagen de España y a los intereses que tenemos que pagar en todos los préstamos por la percepción de la elevación del riesgo país en actividades reguladas. Creemos que al nuevo Gobierno si le importa transmitir la imagen de que somos un país serio que cumple las normas oficialmente establecidas en el BOE y que fueron la base para las inversiones efectuadas.
Por tanto no creemos que puedan adoptar una medida unilateral como la asombrosa moratoria termosolar que propone Iberdrola. Sería mucho menos contraproducente para el país adoptar una moratoria de beneficios de las eléctricas.
Además las sensibilidades demostradas por los Gobiernos de países como Estados Unidos, Alemania, Emiratos Árabes o la propia Unión Europea en intentos restrictivos anteriores fueron tan fuertes que suponemos al Gobierno informado de las reacciones que cabría esperar en una disparatada hipótesis como la de la pregunta. A esos países se han unido recientemente, adoptando fuertes posiciones inversoras en nuestro sector, otros como Japón, Reino Unido o Francia.
El nuevo Gobierno lo conoce suficientemente y no creemos que esté entre sus planes ninguna paralización de ninguno de los proyectos del Registro de Preasignación de Retribución, cuyas contrapartidas políticas, además de las elevadas indemnizaciones, serían incalculables y mucho mayores que los “supuestos” beneficios que obtendría, ya que, además, una medida así sería objetivamente perjudicial para nuestra economía.