El impacto de los proyectos de energías renovables sobre el PIB extremeño superará los 4.000 millones de euros

Posted on

Hasta hace unos años, muchos municipios extremeños pugnaban por conseguir que en su territorio se instalara una fábrica de tomates o una central hortofrutícola. Básicamente por el empleo que generaba. Desde hace tiempo, muchos son los municipios de la región que pugnan por conseguir que una gran planta fotovoltaica se instale en sus terrenos. Sobre todo por los impuestos que dejarán en las arcas municipales y el empleo durante su construcción. Horas de sol hay en toda la región suficientes. La clave está en el terreno disponible, según el tamaño de la planta, y sobre todo la facilidad y cercanía de acceso de conexión a la Red de Alta Tensión. Por tener ya otras plantas o centrales cercanas, o por disponer cerca de una de las que se están construyendo para el Tren de Alta Velocidad.

Durante un encuentro hispano portugués celebrado en 2020 sobre el potencial de hidrógeno como energía de futuro, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, dio algunas pistas sobre lo que supondrá el impacto del sector energético renovable en el futuro Plan de Energía y Clima de Extremadura. El presidente regional aseguró que se están concluyendo, “los últimos trabajos del Plan extremeño de Energía y Clima que prevé entre los años 2020-2030 que “el impacto sobre el PIB regional va a estar por encima de los 4.000 millones de euros, movilizando una inversión de 17.000 millones de euros”. 

En el caso de los proyectos de plantas fotovoltaicas que se construyen o han construido en los últimos años en Extremadura, el nivel de empleo es intensivo  durante la construcción del mismo, pero bastante reducido una vez en marcha en relación a la magnitud de la actividad económica generada. Se trata de proyectos con un alto grado de automatismo en sus labores de mantenimiento y vigilancia. La única actividad energética que genera de forma estable empleo en la región es la Central Nuclear de Almaraz, que durante el periodo de recarga de combustible se acrecienta de forma significativa. En cambio, una gran central fotovoltaica que pueda emplea entre 600 a 1.200 empleados –dependiendo de sus megawatios y volumen de paneles solares- en su pico máximo de construcción, una vez en marcha puede funcionar con no más de 15 empleos directos. –

Ingresos fiscales
Por ello, los ayuntamientos y mancomunidades  sobre todo el impacto fiscal de los mismos a nivel de impuestos locales que genera su actividad. Según aseguró el presidente regional durante el seminario virtual del hidrógeno, “solo para los ayuntamientos, en fiscalidad, en recaudación por los impuestos locales, va a estar en torno a 1.300 millones de euros” y, además, ha asegurado que “estarán muy repartidos, de manera muy homogénea, en el conjunto del territorio”, del que el 74% de ese impacto será en el entorno rural.

La Junta habilita un fondo de garantía para avalar proyectos de mejora de eficiencia energética y renovables en edificios

Posted on

La Junta de Extremadura ha habilitado un fondo de garantía con el objetivo de avalar proyectos integrales de mejora de eficiencia energética y energías renovables en edificios de viviendas. Así se ha acordado tras la reunión del Consejo Ejecutivo del Fondo de Garantía de Eficiencia Energética de Extremadura que se ha constituido en la ciudad de Mérida.

El fondo de garantía público se enmarca en el proyecto europeo denominado Houseenvest, dotado con 5 millones, que prevé movilizar una inversión de hasta 35 millones en el campo de la rehabilitación energética de viviendas, por lo que el objetivo fundamental es implementar un instrumento financiero regional que solvente las barreras de financiación en esta materia.

Se trata de una herramienta pionera que ofrece garantía sobre los préstamos que las entidades financieras privadas otorguen de cara a la rehabilitación de edificios de viviendas y a realizar mejoras de eficiencia energética. Este instrumento será compatible con otras subvenciones de la Administración autonómica destinadas a rehabilitar y renovar el parque edificatorio de la región. De esta forma, se fomenta el objetivo 11 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible sobre ciudades y comunidades sostenibles.

Los destinatarios finales serán comunidades de propietarios o particulares propietarios de viviendas que desarrollen proyectos financiables que contribuyan a alcanzar una mejora de la eficiencia energética, ahorro energético, reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y aumento del confort de la comunidad de propietarios y de las viviendas. Se podrían beneficiar 87.666 viviendas en edificios colectivos construidos antes de 1980.

Los proyectos financiables deberán tener en cuenta la sostenibilidad financiera y tendrán que ser capaces de demostrar la capacidad de repago del préstamo mediante la garantía de ahorros previstos y conseguir una reducción de emisiones contaminantes y gases de efecto invernadero (TCO2/año). Además, deben reducir el consumo de energía final (kWh/año), así como promover un mayor ahorro energético y la mejora de la eficiencia energética.

La consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias, fue la encargada de presidir  la constitución del Consejo Ejecutivo en el que han participado Alfonso Gómez Goñi, director general de Arquitectura y Calidad de la Edificación; Miguel Bernal, director general de Extremadura Avante; Lourdes Hernández, directora general de Financiación Autonómica y Fondos Europeos y Samuel Ruiz, director general de Industria, Energía y Minas.El Consejo Ejecutivo se forma después de que la Consejería de Movilidad, Transporte y Vivienda firmara un convenio con Extremadura Avante para habilitar este fondo y tras la aprobación del convenio por el Consejo de Gobierno.

Luis Crespo (Protermosolar): “En Extremadura las centrales termosolares encuentran condiciones ideales para su promoción”

Posted on

Entrevista con
Luis Crespo
Presidente de Protermosolar

Tras varios años sin proyectos en marcha o a la vista, los nuevos sistemas de subastas anunciados por el Ministerio para la Transición Ecológica permiten ver la luz de nuevo al sector de la solar térmica, de la que España fue uno de los países pioneros. En la actualidad, según datos de REE para el cierre de 2019, este tipo de tecnología solar produjo un total de 5.166 Gwh el pasado año, con un crecimiento del 16,8% en relación al anterior. España dispone de 2.304 Mw de potencia instalada de este tipo de energía, siendo Extremadura la segunda región de España tras Andalucía tanto en potencia instalada (849 Mw) como en generación (2.043 Gwh).

Luis Crespo, que conoce muy bien la economía y el sector energético extremeño tras varios años de trabajo en la región, preside Protermosolar, la Asociación Española para la Promoción de la Industria Termosolar

¿Se podrá ver a corto plazo comenzar la construcción de nuevas plantas termosolares en España y en Extremadura con las nuevas subastas?

Alcanzar los objetivos de descarbonización y de incremento de la contribución de las renovables en la estructura de generación prevista por el PNIEC en 2030 requiere comenzar la construcción lo antes posible de las nuevas instalaciones. El horizonte temporal de 10 años es adecuado para que la industria se prepare y tenga una actividad continuada y diferente a los bruscos arranques y paradas que ha sufrido el sector en los últimos 15 años. 

El reciente RDL 23/2020 habilita al gobierno a convocar subastas de forma mucho más racional que la regulación anterior de forma que atiendan las necesidades dinámicas del sistema y, por tanto, la conveniencia de subastas específicas por tecnologías, a la vez que establece plazos indicativos con la frecuencia y capacidad de las subastas en los próximos 5 años.

Para ese servicio de reemplazo de la producción fotovoltaica, absolutamente necesario en nuestro sistema a medida que se incremente su penetración, la termosolar es la tecnología más competitiva, evitando asimismo la canibalización de precios en el periodo diurno. 

Por ello confiamos que se reactive inmediatamente el desarrollo de emplazamientos y proyectos en las regiones del sur de España y muy particularmente en Extremadura, donde las centrales termosolares encuentran condiciones ideales para su promoción.    

¿Las futuras plantas termosolares que se construyan en España y se están construyendo en otros lugares del mundo cómo serán? ¿muy diferentes a las que están hoy funcionando?

Externamente, la diferencia más apreciable será el tamaño, ya que para conseguir precios competitivos las centrales tendrán que ser de potencia superior a los 100 MW, es decir, al menos el doble que las centrales instaladas hasta la fecha en nuestro país. Pero la diferencia más importante será su forma de operación que será absolutamente distinta a como se operan en la actualidad, lo cual tendrá también algunas implicaciones en el diseño de determinados subsistemas y en los tamaños relativos entre el campo solar, volumen de almacenamiento y potencia de la turbina.

Los tanques de almacenamiento de las futuras centrales tendrán una capacidad en el entorno de las 12 horas, para poder superar las 3500 horas de operación anuales. Esos tanques de almacenamiento cumplirán funciones adicionales a las de desplazar la generación a las horas nocturnas ya que en los meses de invierno, cuando se alcanzan los mayores picos de demanda (habitualmente desde noviembre a febrero, alrededor de las 21:00 h) las centrales termosolares podrán ofrecer la mitad de la capacidad de los tanques para contribuir durante los días laborables de esos momentos (habitualmente de una hora de duración, con toda su potencia nominal, independientemente de que ese día, los anteriores o incluso las semanas precedentes, hubieran sido soleados o no. Esa reserva estratégica firme tendrá un valor importantísimo para nuestro sistema eléctrico y no requeriría de inversiones adicionales a las de la central.

Otra diferencia que podrá observarse a simple vista es que todas las centrales termosolares futuras tendrán una instalación fotovoltaica integrada para abastecer los consumos internos, permitiendo inyectar a la red un 5% más de generación síncrona y a un precio inferior. Estamos trabajando para que la posibilidad de autoconsumo pueda ser también utilizada por las centrales existentes.  

Las posibilidades de almacenamiento serán una de las claves en el futuro de la energía tras la descarbonización ¿qué ventajas competitivas puede aportar en este área la termosolar?

El almacenamiento térmico de las centrales termosolares es un gran desconocido en el sistema eléctrico español ya que la regulación actual de la remuneración de las centrales desincentiva el hacer uso del mismo para beneficio del sistema.

Esto no ocurrirá con la nueva regulación en la que las subastas ya establecerán los criterios generales para su mejor servicio y dejarán abiertas posibilidades de contribuciones adicionales a su perfil de despacho.

Es importante que se entienda que las nuevas centrales termosolares contempladas en el PNIEC – ¿y por qué no las existentes? – pueden cumplir esa doble función, en gran medida independiente y ser consideradas tanto como infraestructuras de generación como de almacenamiento. Dotar de almacenamiento a las centrales existentes es también una de las peticiones que está realizando el sector y que no requeriría la convocatoria de subastas.

No tengo claro que a partir de determinados umbrales de penetración de las renovables no gestionables  se promuevan proyectos de iniciativa privada de eólica y fotovoltaica ya que la remuneración de mercado no será suficiente y si se convocan subastas tendrán que tenerse en cuenta el importante volumen de apoyo público ya que el precio de adjudicación está muy por encima del precio de mercado a muchas horas del día. Por ello, es dudoso pensar que habrá tantos vertidos o exportaciones a precios de saldo como podría deducirse a la vista de la planificación.

En cualquier caso, si hubiera una gran cantidad de excedentes, las centrales termosolares, además de la reserva estratégica mencionada anteriormente, podrían ofrecer una gran capacidad de recogida de esos excedentes con inversiones muy inferiores – unos simples calentadores eléctricos – a las que serían necesarias con instalaciones de baterías.   

Efectivamente el almacenamiento de las centrales termosolares es una pieza clave de la descarbonización, al permitir desacoplar la recogida de la entrega de la energía, evitando el respaldo fósil tras la puesta del sol, pero, además, puede realizar funciones muy valiosas para el sistema, como el estar preparado para responder a potencia nominal en las 100 horas más críticas del año, así como para recoger excedentes que pudieran resultar de una elevada penetración de las tecnologías renovables no gestionables.