energías renovables

El Informe de Renovables de REE destaca el gran protagonismo de Extremadura en fotovoltaica, termosolar e hidráulica

Posted on Actualizado enn

ero foto termo

Las renovables en España representaban el 46 % de la potencia instalada en el conjunto del parque generador a finales de 2017, al situarse en 48.185 MW. Esta cifra es el resultado de una larga senda de crecimiento que se estabiliza a partir de 2013, con apenas una pequeña variación del 0,6 % en los últimos cinco años, según los datos del Informe de Renovables de REE del año 2017.

Por comunidades autónomas, la mayor parte de la potencia renovable instalada en España se ubica en Castilla y León, Galicia, Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, que concentran más de la mitad de la potencia renovable nacional. Dentro de estas comunidades, Castilla León y Castilla-La Mancha destacan por su elevada cuota de renovables, más del 70 % de su potencia instalada.

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha es actualmente la comunidad con más potencia solar fotovoltaica instalada con casi un 20 % del total nacional, seguida muy de cerca por Andalucía y algo más lejos por Extremadura y Castilla y León. Solo estas cuatro comunidades concentran el 61 % de la potencia fotovoltaica instalada en España. Por el lado contrario, destacan las comunidades de la cornisa cantábrica todas ellas por debajo del 1 % respecto al conjunto nacional, según los datos del Informe de Renovables del REE para 2017.

En el caso de la solar térmica tan solo seis comunidades tienen este tipo de instalaciones, siendo Andalucía la comunidad con más potencia instalada seguida por Extremadura, acumulando entre ambas el 80 % de la potencia total instalada de esta tecnología.
Por Comunidades Autónomas, Castilla y León es la región con más potencia eólica instalada, más de un 24 % de toda la potencia nacional, seguida de Castilla-La Mancha, Galicia y Andalucía. Solo estas cuatro comunidades suponen el 70 % de la potencia eólica instalada en España.

Por comunidades autónomas, Castilla y León es la comunidad con más potencia hidráulica instalada con casi un 26 % de toda la potencia nacional, ya que alberga en exclusividad la cuenca del Duero, la segunda más importante de la península Ibérica. Le sigue Galicia con casi el 22 % del total nacional, aglutinando gran parte de la cuenca Norte, que es la más importante por potencia instalada que abarca también Asturias, Cantabria y parte del País Vasco. Extremadura cuenta con el 13% de la potencia hidráulica instalada del país.

En cuanto a la generación de 2017, las renovables condicionadas por la escasa generación hidroeléctrica descienden respecto al año anterior un 16,3 % hasta los 84.505 GWh, la producción más baja desde el año 2009. Asimismo, las renovables reducen su cuota en el conjunto de la generación al 32,1 %, frente al 38,4 % del año anterior. En el sistema eléctrico peninsular, que representa casi el 95 % de la generación nacional, la cuota de renovables se situó en 2017 en el 33,7 %.

Este descenso de generación renovable en 2017 se ha visto compensada por una mayor producción de origen térmico con centrales de carbón y ciclos combinados, lo que ha tenido como consecuencia un incremento de las emisiones de CO 2 del 17,9 % respecto al año anterior.

La eólica sigue siendo la tecnología renovable más relevante en el mix de generación nacional, suponiendo un 18,2 % de la producción total, lo que la sitúa en segundo lugar tras la nuclear. Respecto al resto de fuentes de origen renovable, esta tecnología supone por sí sola casi el 57 % de toda la producción renovable.

En comparación con el resto de países europeos, España se ha situado en 2017 en sexta posición en volumen de generación renovable. En cuanto a la cuota de renovables respecto a la generación total, España se mantiene por encima de la media de un grupo de países europeos de los que se dispone datos de una serie de varios años, en los que también se observa una evolución positiva motivada por los objetivos establecidos por la Unión Europea en materia de renovables y emisiones.

Vicente Sánchez (Cluster de la Energía de Extremadura): “Hay que conseguir que gran parte de la inversión fotovoltaica recaiga en empresas extremeñas”

Posted on Actualizado enn

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entrevista con
Vicente Sánchez
Presidente del Cluster de la Energía de Extremadura

Vicente Sánchez es el director gerente de Energía Solar de Badajoz S.L. (ESB), además de presidente del Cluster de la Energía de Extremadura, que agrupa a un buen número de las empresas del sector.

Tras las últimas subastas y con los grandes proyectos fotovoltacios en distintas fases administrativas ¿se nota más alegría en el sector renovable extremeño o no acaba de llegar a las pequeñas empresas?

Se nota más alegría en los grandes proyectos aunque el autoconsumo en España todavía tiene muchas barreras. Después de la última subasta, donde se adjudicaron 3000 Mw en fotovoltaica,  nuestra región se puso en el punto de mira de los inversores, tenemos sol, tenemos terrenos y tenemos a una Consejería de la Junta volcada en que la tramitación sea lo más ágil posible. A Extremadura están viniendo muchos proyectos fotovoltaicos, debemos prepararnos para conseguir que gran parte de esa inversión recaigan en empresas extremeñas.

¿El autoconsumo, por las peculiaridades del entorno rural y empresarial regional, debe ser la palanca clave del desarrollo empresarial renovable extremeño?

No me cabe la menor duda, el autoconsumo es la verdadera democratización de la energía, donde el consumidor puede producir su propia energía, además ayuda a crear un tejido empresarias local, es beneficioso para el medio ambiente y con todo esto conseguimos ser economía circular y sostenible. Nuestro entorno rural se puede ver muy favorecido.

¿Hay suficientes ayudas por parte de la administración regional para que los pequeños empresarios y comercios decidan dar el salto a la energía renovable?

Nunca es suficiente, pero desde el sector no queremos ayudas, queremos leyes que impulsen y ayuden al desarrollo y aplicación de las renovables. Es así de sencillo, las renovables están en disposición de ofrecer al consumidor energía barata y limpia. Además se pueden instalar cerca de los centros de consumo, por lo que su eficiencia es mayor. No hay nada que se pueda poner en contra del autoconsumo, sólo no se desarrolla porque tenemos un gobierno central que todavía subvenciona al carbón  y pone un impuesto al sol.

Desde hace años, el sector de la biomasa espera un Plan Regional que marque las pautas para todos los actores implicados ¿Por qué está costando tanto conseguirlo?

La biomasa tiene un problema de logística, pero no más que otros productos ya introducidos. La biomasa hay que recogerla, procesarla y transportar a los centros de consumo. Esto si no se hace a una escala de volumen encarece mucho el producto, pero aun así debemos pensar, que la biomasa es nuestro petróleo, que por cada euro que gastemos en calefacción en gasoil, otros, en otros países se hacen cada día más ricos. Si lo gastamos en biomasa crearemos riqueza local en todos los procesos mencionados  y por consiguiente todos nos veremos beneficiados.

¿En qué momento se encuentra el Cluster de la Energía de Extremadura y qué grandes retos tiene pendientes?

Pues después de  años de crisis económica y con medidas muy duras en contra del sector, creemos que hemos pasado ya los peores momentos.  Se abre una etapa dónde como ya he mencionado, van a venir a Extremadura muchos proyectos fotovoltaicos y el Clúster debe ser la herramienta que con la ayuda de la Junta de Extremadura, sea capaz de dirigir a los promotores hacia las empresas extremeñas y así de una vez por todas ser capaces de aprovechar la oportunidad que le va a dar a esta tierra las energías renovables, de crear un tejido empresarial en torno al sector de las energías y eficiencia energética. Este año hemos celebrado el inicio de la construcción del primer parque eólico en Extremadura, por parte de Naturgy, esperemos verlo acabado lo antes posible y que se empiecen muchos más.

José Miguel Villarig (APPA Renovables): “Una gran parte de los proyectos adjudicados en las subastas renovables llegarán en plazo“

Posted on Actualizado enn

VILLARIG EXTREMADURA

Entrevista con
José Miguel Villarig
Presidente de APPA Renovables

¿Qué se solicita desde APPA y sus asociados a la administración?

Lo cierto es que las demandas del sector no difieren según el color del partido en el Gobierno. España necesita acometer una Transición Energética importante no solo por cuestiones medioambientales o por la lucha contra el Cambio Climático. Somos un país con una dependencia energética de las importaciones superior al 70% cuando la media europea es del orden del 50%. Eso significa que tenemos que comprar fuera nuestra energía, perdiendo una gran cantidad de divisas por el camino. Hay que interiorizar esto como una amenaza a nuestra economía ya que cada vez que varía el precio del Brent, temblamos.

Las renovables deben ser una apuesta estratégica en nuestro país tanto por razones puramente económicas tanto por los compromisos medioambientales que nos hemos fijado. Pedimos estabilidad regulatoria, que las leyes no cambien cada poco tiempo y, cuando lo hagan, que no afecten a las inversiones ya comprometidas de forma retroactiva. Planificación, estabilidad y predictibilidad. El sector no pide, ni se ha pedido nunca desde la Asociación, nada que no sea razonable.

Tras las últimas subastas, el sector renovable tiene en marcha numerosos proyectos ¿se podrán cumplir los plazos previstos?

Está claro que va a ser un reto. La moratoria paralizó a las empresas y ahora le pedimos al sector un sobreesfuerzo. No hemos tenido planificación. Entre 2014 y 2017 se han instalado poco más de 300 MW en cuatro años. Y ahora queremos instalar entre 2018 y 2019 más de 8.000 MW en dos años. Se podían haber hecho las cosas de otra manera, desde luego…Está claro que las compañías que han resultado adjudicatarias tienen unos avales comprometidos y se juegan su dinero en cumplir los plazos. Nuestro sentir, y así nos lo transmiten las compañías, es que gran parte de los proyectos llegarán en plazo. También hay otros proyectos que van directamente a mercado y que no están sujetos a las fechas de las subastas.

España sigue siendo muy dependiente de las importaciones de petróleo y gas ¿Las renovables pueden garantizar una mayor autosuficiencia energética?

Nuestro déficit comercial fue en 2017 de 22.694 millones de euros y nuestro déficit energético de 19.269 millones. Está claro que las importaciones de hidrocarburos lastran nuestra balanza comercial de forma grave. Si fuéramos ricos en petróleo y gas quizá esto no sería tan importante, pero necesitando importar el 99,9% de estos dos productos, nuestra economía es muy dependiente de fluctuaciones del mercado que no controlamos. Las renovables tienen un grandísimo potencial para cambiar esto. Nuestras estimaciones dicen que podemos reducir en casi veinte puntos porcentuales nuestra dependencia energética de las importaciones de aquí a 2030.Sin embargo, nunca hemos visto una apuesta así en España. El uso de biomasa, geotermia o solar térmica para satisfacer nuestros usos térmicos – agua caliente sanitaria, calefacción – debería ser prioritario para nuestro país. No solo seríamos menos dependientes de las importaciones, también generaríamos muchísimo empleo local y de calidad.

El autoconsumo supone, junto con al almacenamiento, una de las grandes revoluciones en el sector energético a nivel global ¿El futuro pasa por el autoconsumo?

El eslogan “impuesto al sol” le ha hecho un grave daño al autoconsumo. Se utilizó como una herramienta política y se pensó más en el rédito electoral que en el desarrollo del sector. En APPA Renovables se creó este año una Sección de Autoconsumo que cuenta con más de veinte empresas que están desarrollando su labor con la actual regulación.

Dicha  regulación no es la mejor que podemos tener y no favorece el cambio de modelo. Pero la gente debe saber que, a pesar de los peajes, la inversión es rentable y se amortiza a los pocos años. Para pequeños consumidores – la mayoría de los hogares – no existe ningún tipo de peaje y el llamado “impuesto al sol” no se aplica. Los ciudadanos cuando les comentas esto, les sorprende, porque ha habido más interés en atacar al legislador que en aprovechar la regulación para desarrollar proyectos. El boom ya lo estamos viviendo con esta regulación, que no es nada favorable.

La fotovoltaica ha reducido un 85% sus costes en siete años y no se prevé que vaya a dejar de reducirlos aunque, quizá, no a ese ritmo. El autoconsumo y la generación distribuida – junto al almacenamiento – es un pilar indiscutible de la transición energética.