El futuro del Centro Ibérico de Energía Renovable y Eficiencia Energética (CIEREE) se apaga

Posted on

REimage

El alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso, aseguró hace unos días que su ciudad sigue reclamando a los Gobiernos de España y Portugal la instalación del Centro Ibérico de Energías Renovables (Cieree), que se anunció en enero del 2009 en la Cumbre Hispano Lusa celebrada en Zamora. Seis años después de aquel anuncio el Centro ha quedado en el olvido.

Fragoso lo recordaba durante la inauguración de la instalación de una planta fotovoltaica en la cubierta del taller ocupacional de la lavandería del Centro de Atención a Personas con Discapacidad Nuestra Señora de la Luz, sufragado por la empresa Ecoenergías del Guadiana.

El Cieree tuvo director antes que presupuesto, sede, personal y objetivos definidos. Era Antonio Sá da Costa, un destacado profesional portugués de las energías renovables.

En noviembre del 2009, el propio Sà da Costa daba las primeras pistas sobre lo que debía ser el futuro Centro, cuando ya la crisis comenzaba a hacer estragos en el sector de las renovables. “Estamos preparando los estatutos de la Fundación que creará el Cieree y haciendo un estudio para definir la estrategia y la organización del centro. Después, prepararemos un plan de acción y un presupuesto. Tenemos que hacer esto de forma que esté listo para 2010 y quizá para que sea firmado el protocolo de creación del Cieree en la próxima Cumbre Ibérica”.

La Cumbre llegó pero el futuro del Cieree volvió a quedar en el aire. Estaba previsto que su sede se construyera en los terrenos fronterizos de la Plataforma Logística del Suroeste –otro proyecto largamente aplazado en el tiempo– y que podía llegar a generar unos 180 puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Antonio Sá da Costa aseguraba en su día que las líneas de investigación del futuro centro serían muy innovadoras: edificios bioclimáticos, aplicaciones de la energía renovable en la movilidad o los vehículos eléctricos.

La pérdida de compromisos económicos de las últimas cumbres hispano-lusas junto a las restricciones presupuestarias en ambos países hacen muy complicado que el Centro Ibérico de Energías Renovables (Cieree) encienda sus luces.

Mejor suerte ha tenido el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología, donde trabajan cerca de 200 investigadores y que fue inaugurado por España y Portugal en julio del 2009, tras cuatro años desde su gestación en una las cumbres hispano-lusas. Llegó antes que la crisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s