minas

Isabel María Martín Pisonero, geóloga: “En Extremadura tenemos algunos de los yacimientos más importantes a nivel europeo de los principales minerales claves para la transición ecológica”

Posted on

mineria

Por
Isabel María Martín Pisonero
Geóloga

Isabel  María Martín Pisonero, geóloga, es la Delegada del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos en Extremadura. La región vive un momento estratégico en el sector de la minería.

¿Es clave Extremadura en la transición ecológica española?

Podría empezar diciendo que Extremadura es  una región que históricamente, desde la Edad de Bronce ha sido y es conocida por su gran riqueza en metales: oro, plata, plomo, cobre, hierro, estaño, wolframio, uranio, antimonio, fosfato,  litio, etc., y por sus rocas ornamentales , principalmente el granito y la pizarra. O que geológicamente Extremadura se asienta sobre dos dominios pertenecientes al Macizo Ibérico Varisco: la Zona Centro-Ibérica y la Zona de Ossa Morena.  Aflorando además materiales terciarios y cuaternarios formando parte del relleno de las cuencas del Guadiana y del Tajo.  Lo que hace que la región posea una gran riqueza mineralógica, además de posibilitar la extracción de áridos en las márgenes de los ríos que vertebran la comunidad.

También podría decir que son conocidos más de 1100 indicios y explotaciones de minerales metálicos y energéticos distribuidos por toda la región, entre los que destacan las minas de hierro de la zona de Jerez de los Caballeros, las antiguas explotaciones de Plomo, zinc y plata de las zonas de Azuaga, Castuera y Plasenzuela, las minas de fosfato de Aldea Moret y Logrosán, la mina de estaño-wolframio de La Parrilla (que actualmente está en explotación), la mina de estaño-wolframio, litio y turquesa de San José de Valdeflórez (investigada para litio), la mina de uranio de La Haba, la mina San Antonio de antimonio en Alburquerque, las minas de oro de La Codosera y que todo esto se traduce en  que en la actualidad en Extremadura existan alrededor de unas 150 explotaciones mineras activas, además de cuatro plantas embotelladoras de agua mineral y 7 balnearios de aguas mineromedicinales, siendo en total 1300 el número aproximado de trabajadores del sector minero.

Pero no lo voy a hacer, porque hoy quiero que descubras qué hay bajo el suelo por el que paseas cada día y porque es tan codiciado en estos momentos.

Seguro que alguna vez has pensado que la minería es como el demonio que destroza todo lo que toca y  no te culpo, es cierto que de la minería solo salen las noticias negativas y pensarás ¿y qué es lo bueno de la minería?, pues voy a intentar que lo descubras.

¿Es importante la minería en tu día a día?

Estoy segura de que estás pensando que no, pero ¿y si te digo que para la construcción de cualquier edificio se emplean alrededor de 150 toneladas de minerales? por ejemplo: los áridos como base principal del hormigón, arcillas en ladrillos y rocas ornamentales en su decoración, así como metales en las instalaciones eléctricas. Que el papel está compuesto en más de un 50% de minerales como el caolín, carbonato cálcico, talco y bentonita.

¿Y si hablamos de energías limpias? ¿Piensas que  no tiene nada que ver con la minería?, ¿o que es algo totalmente opuesto?

Pues juzga tú mismo: los paneles solares se componen en más del 95% de minerales como el cuarzo y el boro, por no hablar de las tierras raras que se necesitan para la fabricación de los aerogeneradores.

Pero vamos a ir un poco más allá. Pensemos en los coches, ¿verdad que es necesario que para una transición ecológica real dejemos de depender de combustibles fósiles y que los coches eléctricos sean una realidad? Pero para su fabricación se necesitan entre 100 y 150 kg de minerales (para el caucho, el plástico, las baterías de litio,  el vidrio y  la chapa) ¿y de donde proceden todos esos minerales…? pues sí, todas estas materias primas proceden de la minería inevitablemente.

Veamos que pasa con la nuevas tecnologías: los smartphones y tablets se componen en más de un 60% de minerales: las baterías (hechas con litio, cobalto, aluminio y grafito),el vidrio de las pantallas o los plásticos del recubrimiento.

Ante esto cabe preguntarse ¿qué hace que Extremadura este actualmente en el punto de mira de las grandes empresas mineras internacionales?  La respuesta es clara,  dentro de la región tenemos algunos de los yacimientos más importantes a nivel nacional y europeo de los principales minerales necesarios para llevar a cabo la tan ansiada transición ecológica.

Comencemos por las  mineralizaciones de níquel y cobre que  se encuentran en Aguablanca (Monesterio, Badajoz, que ha estado en explotación hasta el año 2016) y Rio Malo (Cáceres).

Hay yacimientos mineros de plomo y zinc con  cobre y/o  plata en Abadía, Ibor, San Roque, Plasenzuela, Alcollarín, en la provincia de Cáceres y Siruela, Castuera, Garlitos, El Borracho, Santa Marta, Afortunada Mina las Herrerías (en Puebla de la Reina) y el área de Azuaga (indicios Fuente de la Gamarra) en la provincia de Badajoz.

Las mineralizaciones de hierro más importantes de Extremadura se encuentran situadas en el suroeste de la provincia de Badajoz, Las Herrerías de Alconchel, La Bilbaína, La Bóveda, La Berrona, Mina Monchi, Colmenar  y Mina la Jayona.

La mayor parte de los depósitos de estaño y wolframio  se encuentran en Perales del Puerto, La Lapa, Desquite, Teba, La Parrilla en la provincia de Cáceres, y San Nicolás, Virgen de Gracia y Mari Juli en la provincia de Badajoz. En estos dos últimos casos, con concentraciones importantes de oro y Bismuto

Los depósitos de estaño-litio en los que ocurre la mineralización de casiterita, lepidolita y espodumena se encuentran en  Las Navas, Valdeflórez  y El Trasquilón (Cáceres) y Tres Arroyos (Badajoz). El yacimiento que más destaca es el de Valdeflórez que en estudios recientes han determinado la existencia de un depósito de elevadas dimensiones, de forma que podría ser considerado el principal yacimiento de litio de Extremadura y muy posiblemente de España.

El yacimiento de antimonio más importante de la Península Ibérica se encuentra en la provincia de Badajoz: Mina San Antonio. Que estuvo en explotación hasta el año 1981.Otros indicios de antimonio son la mina Mari-Rosa (Cáceres), mina Pilar en Herrera del Duque y la mina santa Ana en Puebla de Alcocer.

Los depósitos de uranio se encuentran en  Valderrascón y el Lobo (Badajoz), Los Ratones y Cabeza de Araya (Cáceres).

Hay una explotación activa de feldespato, en la localidad de Acehuche (Cáceres) y  una única explotación de pirofilita, se trata de la Mina León (Zalamea de la Serena) con una  composición fundamentalmente de pirofilita con otros materiales arcillosos de tipo Illita- Sericita, Cuarzo e incipientes minerales caoliníticos. También  existe una única explotación de attapulgita, denominada La Cierva en la localidad de Torrejón el Rubio (Cáceres). Y destacan varios yacimientos de cuarzo de elevado interés minero como son: La Herrumbre (Zahínos); Mina Alba y Mina Alba II (Oliva de Plasencia); Casas del Ventero (San Vicente de Alcántara); La Peña (Zorita); Mina Mari Juli y Mina Virgen de Gracia (Oliva de la Frontera) y la Mina El Coto (Jerez de los Caballeros).

¿Pero que nos queda después de la extracción de todos estos minerales tan valorados actualmente? Eso es lo que se preguntan muchos extremeños.

Pues un rico legado de patrimonio geológico-minero que es necesario poner en valor y por ello se están realizando labores de rehabilitación de las minas de Fuente del Arco, Aldea Moret, Los Santos de Maimona, Aliseda, Azuaga, Santa Marta de los Barros y Logrosán. Los viejos espacios mineros han sido ocupados por nuevos usos recreacionales, museos, centros de interpretación,… con el consiguiente desarrollo socioeconómico del entorno, generando nuevos recursos culturales dinamizando las poblaciones cercanas, el aumentando  la oferta de ocio y la creación de empleo.

La minería ha sido desde la antigüedad uno de los principales motores del desarrollo económico de Extremadura y pueblos como los tartesios, los celtíberos, los romanos, visigodos o los árabes conscientes de ese gran potencial que la tierra les brindaba han aprovechado los ricos yacimientos dejando testigos de la actividad minera como chimeneas y castilletes  y  elementos culturales intangibles que constituyen el Patrimonio Minero. Además es necesario destacar que las infraestructuras y nuevos servicios  creados para las explotaciones,  las barriadas obreras, hospitales, viales, etc., cuya función residencial se ha mantenido,  ha permitido su pervivencia.

La explotación de las minas origina un rico patrimonio que, una vez terminada la fase de explotación si no se mantiene sufre un grave deterioro, no obstante si se realiza una puesta en valor del mismo pueden desarrollarse actividades recreativas y culturales. Siendo un ejemplo muy claro en la región la cantera de Alcántara cuya explotación como recurso turístico en los últimos tiempos ha permitido convertir instalaciones abandonadas en fuente de dinamismo económico y sociocultural de una zona, generando una industria turística fuerte y segura.

Los sucesivos cambios en la normativa  medioambiental garantizan que todos los proyectos aprobados por la administración cumplan con condiciones muy estrictas, realizándose exhaustivos informes de impacto ambiental y garantizando los procesos de restauración.

El subsuelo extremeño es, como acabamos de ver, muy rico en las materias primas minerales que son imprescindibles para la transición ecológica. La explotación de estos recursos puede ser una oportunidad de desarrollo para nuestra región. ¿Nos subimos a ese tren?

W Resources pretende invertir casi 5 millones de euros en la planta de tratamiento del wolframio de la Mina de La Parrilla en Almoharín

Posted on

La empresa W Resources, con sede en Londres, a través de su filial Iberian Resources Spain S.L., ha acelerado en sus planes de explotación de la mina de wolframio y estaño de la histórica mina de La Parrilla, situada entre los términos de Almoharín (Cáceres), donde cuenta con su sede social, y el de Santa Amalia (Badajoz). Una de las mayores minas de wolframio de Europa en su día que puede llegar a albergar, según los últimos estudios geológicos, hasta  a 49 millones de toneladas de mineral.

Según el CEO de W Reources, Michael Mastermann, las últimas prospecciones realizadas durante los últimos meses del 2016 y primeros del 2017 han confirmado la mayor cantidad y calidad del mineral disponible en la mina, que fue adquirida por la empresa en su totalidad en 2013. W Resources cotiza en la bolsa de Londres.

Por un lado, la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Junta de Extremadura ha autorizado  el Plan de Restauración del Proyecto “Fast Track Mining Piloto de Estudio Yacimiento Minero la Parrilla”, situado en las Concesiones de Explotación “Adelaida”, “Victoria” y “La Parrilla”. Actualmente, el plan contempla la explotación de concentración estaño y wolframio en una superficie aproximada de 6 hectáreas. La empresa ya ha explotado en estos últimos años en torno a las 2.500 toneladas de mineral.

La empresa tiene prevista acometer entre 2018 y 2019 una fuerte inversión superior a los 4,9 millones de euros en la planta necesaria para la extracción y tratamiento del mineral para lo que ha llegado a un acuerdo con el  fabricante alemán especializado en el sector minero Aufbereitungstechnik GmbH & Co. W Resoruces espera conseguir ayudas de la Junta de Extremadura para acometer entre el 20-30 % del proyecto.

Los gestores de la Mina La Parrilla en Almoharín esperan producir 5.000 toneladas de wolframio y 400 tn de estaño en 2018

Posted on

mina la parrilla

La Mina de La Parrilla, que en su día fue una de las más grandes de wolframio de Europa, sigue su cuenta atrás para estar totalmente operativa en el 2018, según los planes que maneja la empresa que la gestiona, la británica W Resources a través de su filial Iberian Resources Spain S.L.

La compañía, que tiene su sede social en Almoharín, ha obtenido el visto bueno de la Junta de Extremadura a su proyecto de Fast Track Mining Piloto de estudio del yacimiento minero de La Parrilla. El proyecto, con un plazo de dos años, pretende conocer en detalle la calidad y calidad del mineral existente en la vieja mina, operativa entre 1954 y 1986, así como la mejor tecnología para su extracción.

El coto minero de La Parrilla, propiedad de la familia Bonilla, cuenta con las concesiones mineras Adelaida, Victoria y La Parrilla. El estudio comprenderá unas seis hectáreas de terreno ubicados en los restos de las antiguas instalaciones que era propiedad de las empresas Minera Bonilla S.A. y Minera Adelaida S.A. La cantidad a movilizar de material es de 5 millones de toneladas, con la creación de dos escombreras y tres zonas de acopio, además de balsas de lodos.

En su último informe sobre el proyecto minero de La Parrilla, el presidente y máximo accionista de la compañía W Resources, Michael Masternan, destaca que el visto bueno medioambiental permitirá llegar a la plena producción en 2018. Su objetivo es que en el 2016 la mina procese ya entre 1.200 y 1.300 toneladas de trióxido de wolframio concentrado y unas 110 toneladas de estaño. Para el 2018, la mina debería producir 5.000 toneladas de trióxido concentrado de wolframio y 400 toneladas de estaño.

La compañía W Resources, que cuenta también con varios proyectos mineros en Portugal, no atraviesa actualmente un buen momento en Bolsa al cotizar sus acciones a finales de julio por debajo de las 0,30 libras en la London Stock Exchange. En las últimas 52 semanas, la media de cotización era de 0,97 libras.

Foto:©Energía de Extremadura