legislación

La Junta podrá dejar sin servicio eléctrico a las instalaciones con defectos muy graves tras la inspección periódica obligatoria

Posted on

contadores-luz

La Dirección General de Industria y Energía de la Junta de Extremadura ha dado publicidad a la instrucción que regula de forma obligatoria las inspecciones periódicas de las instalaciones eléctricas de baja tensión en edificios comunes destinados a viviendas que tengan una potencia total mayor a los 100 Kw.

Este nuevo Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), que entró en vigor en 2003, obliga a realizar estas inspecciones con una periodicidad de 10 años y a que éstas deben ser llevadas a cabo por un organismo de control. Para cumplir con el reglamento, todas las viviendas existentes con anterioridad a la publicación de dicho reglamento han tenido que ser ya inspeccionadas antes de septiembre del 2013.

Al existir muchos edificios cuya construcción es anterior al antiguo reglamento en materia de instalaciones eléctricas -que data de 1973-, la instrucción pretende “establecer criterios que clarifiquen la aplicación de estas inspecciones periódicas para aquellos edificios en los que se desconozca la potencia total instalada”. Hay que tener en cuenta que la nueva reglamentación exige un grado de electrificación básico de 5750 w.

La instrucción recuerda también que en caso de observarse defectos en las instalaciones eléctricas durante la inspección, deberán ser reparados en el plazo máximo de seis meses si se tratara de defectos graves.

En el caso de riesgo muy grave o inminente, el organismo de control deberá remitir, en el plazo de 24 horas, el certificado de calificación negativa al órgano competente de seguridad industrial de la Junta de Extremadura para que tome las medidas oportunas, pudiendo incluso dejar sin servicio a la parte defectuosa de la instalación.

El Presidente de la Asociación de Empresas Renovables asegura que la seguridad jurídica del sector “está rota”

Posted on

SOLAR PARKS OF EXTREMADURA

El presidente de la Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA, José Miguel Villarig, ha asegurado durante el XII Encuentro del Sector Energético que «no se sostiene» establecer una relación directa entre déficit anual y primas de las renovables.

En este sentido, indicó que la diferencia entre déficit y primas era de 3.291 millones en el año 2005 y de 3.864 millones en 2008, y sostuvo que «el déficit nos ha condicionado el pasado, pero la reforma actual nos va a condicionar el futuro«.

Con esta afirmación, el presidente de la asociación de renovables trataba de responder al presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, en la que se refirió a los más de 9.000 millones de euros de primas a renovables.

Villarig aseguró que la seguridad jurídica «ahora está rota y no parecemos un país europeo» y achacó al «cortoplacismo» y la «continua improvisación» el aumento del déficit eléctrico en la última década y la aprobación de «cientos de regulaciones» en los últimos años.

Durante estas Jornadas del sector eléctrico organizadas por IESE y Deloitte, el presidente de la CNMC, aseguró que los principales problemas del sector eléctrico en España siguen siendo la falta de sostenibilidad financiera, la escasa satisfacción de los usuarios, el gran número de reclamaciones y la elevada litigiosidad como otros de los principales problemas del sector eléctrico.

La Asociación Empresarial de Energías Renovables de Extremadura cree que el 2014 ha sido un año más perdido para el sector

Posted on

solar_panel

Extremadura pasa por ser una de las tres grandes potencias españolas en producción de energía de origen solar, tanto fotovoltaica como termosolar. Y sin embargo, los tiempos de las grandes inversiones en el sector van alejándose cada día más.

Al menos eso es lo que piensa la Asociación Empresarial de Energías Renovables de Extremadura (AEREX), que está presidida por el empresario Francisco del Pozo desde 2006 y que tiene su sede en la localidad pacense de Castuera.

Su presidente ha destacado la “inactividad” del sector durante el año 2014 por no haberse podido poner en marcha ningún proyecto debido a las “trabas impuestas por las administraciones públicas”. Además, un dato más grave aún es que las esperanzas puestas en el inicio de los grandes proyectos fotovoltaicos anunciados en la región sin primas “se han ido diluyendo” según transcurría el año.

Para AEREX, el sector renovable está únicamente viviendo actualmente en la región del mantenimiento de las plantas existentes, así como de la puesta en marcha de pequeños proyectos de biomasa y también de reciclaje de los profesionales del sector hacia la instalación de calderas de pellets.

Para la Asociación Empresarial de Energías Renovables de Extremadura (AEREX), el futuro del sector es muy complicado porque los grandes fondos de inversión internacionales ven muy difícil invertir en un país al que consideran “bananero” –en palabras de Francisco del Pozo– por el trato recibido a sus inversiones en renovables y los sucesivos cambios legislativos aprobados a golpe de Real Decreto.