impuestos

El ministro Soria cortocircuita los planes inversores y fiscales del Gobierno de Extremadura en el sector eléctrico

Posted on Actualizado enn

El ministro de Industria, Turismo y Energía, el canario José Manuel Soria, se ha convertido en un dolor de cabeza inesperado para los planes de inversión e ingresos fiscales del Gobierno extremeño y su presidente a la cabeza, José Antonio Monago.

Si primero fue la moratoria sine die a las primas de los proyectos renovables, que dejó en el camino inversiones millonarias y cientos de proyectos en la región, más tarde ha sido la negativa a cargar a las eléctricas la denominada ecotasa que la Asamblea de Extremadura aprobó el 21 de junio para ingresar unos 20 millones de euros adicionales -hasta un total recaudado de 90 millones anuales- y tenerlo que hacer por ley contra el bolsillo de los clientes.

Una subida que se uniría a la aplicada en los últimos meses y que puede no ser la última del año, según los propios responsables de Industria. El canon fijado para las eléctricas era de 0,005 euros por kilovatio producido al que se añadirían 700 euros por kilometro de tendido. Está por ver la fecha de aplicación efectiva del recargo, que podría demorarse hasta el 2013.

El consejero de Economía de Extremadura, Antonio Fernández, ha manifestado que el ejecutivo regional está en desacuerdo con el Gobierno español “en el fondo y en la forma” por la obligación de cargar estos impuestos regionales a los clientes y por no haberlo consensuado con las comunidades autónomas.

Aunque la medida más negativa para la región sería la pretensión del Gobierno central de crear un impuesto sobre la generación eléctrica tanto de plantas ordinarias (nucleares, hidroeléctricas, ciclo combinado) como del régimen especial (fotovoltaica, termosolar, eólica, biomasa).

Esta tasa a la generación -que iría del 4 al 19% según el tipo de energía- sería un torpedo a la línea de flotación de los grandes proyectos fotovoltaicos sin primas anunciados semanas atrás por el gobierno regional y que actualmente están buscando financiación entre grandes bancos y fondos de inversión internacionales.

De aprobarse estas tasas a la generación en las cifras adelantadas, el retorno de la inversión en esos proyectos que ya nacen sin prima se vería muy comprometido, como ha reconocido la propia Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura. Estas tasas también serían un varapalo para los proyectos termosolares en construcción y futuros –de grandes grupos como Abengoa, Acciona, ACS o Ibereólica– y también para los de biomasa forestal y agraria en proyecto, alguno de ellos muy avanzados.

Por lo pronto, el Gobierno regional quiere aplazar la aplicación de la ecotasa hasta conocer el punto de vista del Tribunal Constitucional, para no cargar con una nueva subida de la luz a los contribuyentes. La negativa a que sean las eléctricas las que paguen la denominada ecotasa, que podría suponer hasta subidas del 10% en el recibido de la luz dependiendo del tipo de cliente, ha provocado también que el Gobierno de Extremadura acelere la presentación ante el Tribunal Constitucional de un recurso contra la decisión del Ministerio de Industria de imponer una moratoria a las primas de las renovables.

Según ha declarado el consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, del que depende la Dirección General de Energía, dicho recurso se presentará en septiembre tras evaluar los servicios jurídicos del Gobierno regional su viabilidad.

El sector termosolar no ve factible el trasvase de proyectos hacia la fotovoltaica sin primas que propone el Gobierno extremeño

Posted on

En la última semana del mes de junio, el presidente extremeño, José Antonio Monago, asistía como entrevistado al programa de radio de Onda Cero de la extremeña Isabel Gemio. Entre otras consideraciones, afirmó que es partidario de que los proyectos termosolares previstos en la región se conviertan en iniciativas de energía fotovoltaica sin primas para que puedan llevarse adelante. Asimismo, aseguró que el nivel de primas a las termosolares en los últimos años ha sido “altísimo” y que “eso no se puede mantener”.

Unas declaraciones que en privado han sido muy criticadas por las empresas termosolares con proyectos en Extremadura, algunas con la tramitación administrativa muy avanzada, que no se llevarán adelante por el momento tras la moratoria a las primas.

Las críticas a estas declaraciones del sector termosolar también tienen que ver con la creencia extendida de que el sector de la energía solar tiene sólo futuro en los grandes megaproyectos fotovoltaicos como los presentados recientemente en la región. Proyectos sobre los que el sector termosolar tiene aún dudas sobre su viabilidad a la hora de conseguir la financiación necesaria.

Estas dudas tienen que ver básicamente con tres motivos. Según los expertos del sector termosolar consultados por www.energíaextremadura.com “hoy por hoy los números tampoco salen para esos grandes proyectos fotovoltaicos. Porque ¿seguirá subiendo el precio del pool?, ¿seguirá disminuyendo el precio de los módulos chinos, aunque todas las empresas estén en estos momentos con pérdidas por vender a los precios actuales? y sobre todo, ¿se mantendrá el modelo de mercado actual por el que se fijan los precios del pool? ¿tendrán prioridad de despacho esas plantas si no están en el régimen especial?”. Preguntas que pondrían en duda la viabilidad de trasvasar proyectos termosolares hacia  megaproyectos  fotovoltaicos sin primas.

Según los expertos del sector, las plantas termosolares todavía necesitan primas, aunque las nuevas -no las del Registro de Preasignación-  que se diseñaran ahora y se construirán en los próximos años generarían a precios inferiores y más aún si se eliminase el límite de los 50 MW”.

El tema de los paneles solares fabricados por más de 190 empresas chinas no es baladí, ya que las autoridades norteamericanas ya han comenzado a imponer aranceles a su importación para defender a su industria solar local. Algo que la Unión Europea podría plantearse en los próximos meses y encarecer así el producto. Más de la mitad de los paneles solares fotovoltaicos que se instalan en Europa actualmente están fabricados en China.

Extremadura será una de las tres regiones más castigadas por las subidas de impuestos a la generación eléctrica en nuclear, hidráulica, fotovoltaica y termosolar

Posted on Actualizado enn

Extremadura será una de las tres regiones españolas más perjudicadas por el programa fiscal que ultima el Ministerio de Industria para gravar con nuevas tasas la generación eléctrica.

Las dos energías más perjudicadas, la nuclear y la hidráulica, son las dos más importantes en el sistema eléctrico regional, gracias a la Central Nuclear de Almaraz  y a los cerca de 2.300 Mw de potencia instalada de seis grandes centrales hidráulicas. Según los datos de Red Eléctrica Española, Extremadura es la segunda región en producción de energía de origen nuclear, sólo por detrás de Cataluña, y la cuarta en producción hidráulica.

El programa fiscal del Ministerio de Industria incluye dos tipos de medidas. Por un lado, un impuesto a la facturación del 4% que cargará con dos euros por Mw/h la generación del régimen ordinario, esto es, la nuclear, hidráulica, carbón y fuel-gas.

Por su parte, las del régimen especial tendrá distintos baremos: 4,5% para la biomasa, 4% para la cogeneración, 3% para la minihidráulica, 13% para la termosolar, 11% para la energía eólica y un 19% para la fotovoltaica, la más castigada.

Con estas subidas, el Ministerio de Industria espera alcanzar unos ingresos de 950 millones de euros que deberían servir para cumplir con el calendario de reducción de déficit de tarifa.

La subida impositiva a la fotovoltaica resulta especialmente grave para los megaproyectos presentados recientemente en la región que buscan en estos momentos financiación internacional. Aunque ya tenían asumido que no iban a contar con primas a la producción, la subida impositiva reducirá sus márgenes de beneficios y puede complicar la llegada de grandes inversores que están perplejos ante los contínuos cambios legales al sector. Otro tanto ocurre con los proyectos termosolares en marcha, incluso con los que cuentan con preasignación del Ministerio, y que tienen grandes grupos internacionales financiándolos.

Sin embargo, el efecto más dañino para Extremadura vendrá dado por un impuesto añadido que el Ministerio de Industria pretende cobrar a las nucleares como canon de residuos de 10 euros/Mw que supondría unos ingresos para el Estado de 550 millones de euros. Este dinero se destinaría a financiar la construcción del almacén de residuos nucleares.

En el caso de las hidráulicas, el canon adicional será de 15 euros/Mw para recaudar 400 millones de euros. Tanto Iberdrola como Endesa son las empresas con más intereses energéticos en la región, tanto en la Central Nuclear de Almaraz como en las centrales hidroeléctricas.

Está por ver cómo se complementan estas medidas por las anunciadas por el Gobierno de Extremadura semanas atrás para incluir nuevos impuestos a las centrales hidroeléctricas de la región, cuya legalidad estaba en estudio.