BIOMASA Y BIOGÁS

La producción de pellet de madera en Extremadura superó las 7.100 toneladas en 2019

Posted on

estufa pellets

En 2010, España contaba con 29 fábricas de pellet que produjeron 150.000 toneladas, principalmente destinadas al mercado exterior. En 2019, las 82 fábricas que operan en España  han producido 714.000 toneladas con destino principal el mercado interior, lo que, además, es un 20% más que en 2018. En el caso de Extremadura, su producción supone en torno al 1% del total nacional, algo más de 7.100 toneladas en el año 2019.

De esta producción, el 77% se destina a uso doméstico, siendo los sacos de 15 kilogramos la forma más común de consumo en el mercado interno. Son datos del Informe Estadístico Anual sobre el Mercado del Pellet en España que ha elaborado recientemente AVEBIOM, la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa.

Por comunidades autónomas, destaca la producción de Castilla y León con más 223.000 toneladas, seguida por Cataluña con 97.000 toneladas y en tercer lugar por Galicia con una producción de 86.000 toneladas. Por otra parte, hay fábricas en 16 de las 17 comunidades autónomas, lo que ha generado miles de nuevos empleos estables en el medio rural.

Además de ser año récord en términos de producción, 2019 también lo ha sido en volumen importado desde Portugal. Un exceso de producción en el país vecino, provocado por una menor demanda del mercado británico, ha facilitado la entrada en España de 160.000 toneladas de pellet.

Este aumento de la importación, unido al suave otoño en España, ha provocado que los almacenes de fabricantes y distribuidores españoles estuvieran llenos y que las plantas no hayan dudado en ajustar el ritmo de fabricación para adaptarse a la demanda actual.

Por otro lado, a causa del COVID-19 se ha ralentizado la instalación de nuevas calderas y estufas de pellets, por lo que se espera que el aumento del consumo en España durante 2020 se quede en el 2%, cuando la tendencia del crecimiento medio del consumo de pellet en España en los últimos tres años fue del 12%.

Las expectativas para la producción de pellet de madera en España en 2022 son mucho más optimistas que para 2020, con una cifra que se acercará a las 900.000 toneladas. A pesar del anormal desplome de los precios del petróleo, se espera una serie de medidas legislativas desde el Gobierno de España para impulsar el uso de las energías renovables en los próximos años.

La Junta subvenciona las fábricas de pellets de Moraleja, Caminomorisco y Herrera del Duque, y una de carbón vegetal en Fregenal de la Sierra

Posted on

pellets ardiendo

La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad ha resuelto favorablemente 6 solicitudes de ayuda, por un importe de más de 7 millones de euros, destinadas a la implantación de nuevas industrias dedicadas a la fabricación de biocombustibles sólidos a partir de biomasa forestal y de residuos agrícolas, incluidos los pellets y el carbón vegetal, así como a la ampliación y mejora de otras existentes.

La línea de ayudas cuenta con un fondo de 12,14 millones de euros para subvencionar con el 30 por ciento de la inversión cada proyecto, con un máximo de 2 millones de euros por establecimiento industrial. En conjunto, las seis solicitudes aprobadas suponen una inversión de 30.948.895 euros, de los que la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad aportará 7.066.439 euros.

Las mayores inversiones corresponden, por un lado, a los 3 proyectos para la construcción de fábricas de pellets, con un importe global de alrededor de 27,3 millones de euros, y por otro, a la solicitud para la fabricación de carbón vegetal en la que el promotor ha previsto una inversión de 3,4 millones de euros.

Las nuevas industrias de pellets, que percibirán la subvención máxima de 2 millones de euros, se ubican en Caminomorisco, Moraleja y en Herrera del Duque, y se estima que podrían producir alrededor de 225.000 toneladas de pellets anuales, mientras que la fábrica de carbón vegetal, que ha percibido la subvención de casi un millón de euros, se instalará en la localidad de Fregenal de la Sierra. Se estima una producción de alrededor de 6.000 toneladas de carbón vegetal.

Asimismo, la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad ha resuelto favorablemente otras dos solicitudes en las que sus promotores pretenden la mejora de sus instalaciones y/o maquinaría, con una inversión de 234.685,75 euros.

El objetivo final de esta convocatoria novedosa es generar empleo en el ámbito rural extremeño mediante el aprovechamiento energético de la biomasa residual procedente de cultivos agrícolas como arroz, tomate, frutales, olivos, viña, tabaco, etcétera, y de biomasa forestal de monte y dehesa, de las que hasta ahora sólo se aprovecha en torno a un 10 por ciento, según ha explicado la consejera para Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García.

Para la consejera, este objetivo está “directamente vinculado” a favorecer un modelo de desarrollo sostenible, puesto que las energías renovables es uno de sus elementos principales.

“En esta convocatoria unimos además varios factores que son prioritarios para la Junta de Extremadura, además del desarrollo de las energías renovables y la lucha contra el cambio climático, la descarbonización de nuestra economía crea empleo y mantiene la actividad económica en el medio rural. Un futuro limpio, sin combustibles fósiles, son los cambios que necesitamos, ahora más que nunca ante este nuevo escenario que ha provocado el COVID”, asevera Olga García.

Extremadura quiere que las nuevas subastas anunciadas por el Ministerio para este año tengan en cuenta también a la termosolar y la biomasa

Posted on

termosolsar sr

El anuncio realizado hace unos días por la ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, a las comunidades autónomas sobre el interés en que este año 2021 haya nuevas subastas de proyectos renovables ha sido acogido con satisfacción por el sector energético en Extremadura.

La región fue una de las que más proyectos y megawatios de potencia logró en las últimas subastas renovables ante el interés de grandes grupos promotores por su territorio en el caso de las plantas fotovoltaicas. De hecho, ya han comenzado a operar o están en avanzada fase de construcción algunos de los parques fotovoltaicos más grandes de España. Contar con grandes extensiones de terreno llano y con subestaciones de evacuación de la que ya disponen los proyectos en marcha o en construcción facilitaría mucho los trámites para la puesta en marcha de nuevos proyectos.

Desde la Junta de Extremadura, se espera que las nuevas subastas también tengan en cuenta otro tipo de tecnologías renovables que en las últimas subastas, por el modelo elegido que priorizaba la fotovoltaica y la eólica, quedaron relegadas. Según la consejera extremeña de Transición Ecológica, Olga García,”  “las subastas deben tener en cuenta las distintas tecnologías, incluyendo la termosolar y la biomasa, y la hibridación de ambas, por su capacidad de generación de empleo y actividad económica, especialmente en los entornos rurales, en relación con las que Extremadura alberga un importante potencial de desarrollo”.

El pasado año 2019, en toda España, se conectaron a la Red eléctrica un total de 6.456 Mw de potencia de nueva generación renovable, fundamentalmente fotovoltaica y eólica. De esta cantidad, un total de 5.689 Mw provenían de las subastas celebradas por el Ministerio de Industria de entonces en el año 2017. En total, la eólica ha logrado sacar adelante 2.319 Mw y la fotovoltaica un total de 3.975 Mw.

Las subastas del Ministerio permiten acelerar en la carrera hacia la consecución de los objetivos del  Plan Nacional de Eficiencia Energética y Clima, que en el año 2030, en menos de una década, espera que las energías renovables supongan el 42% del total del consumo energético y el 74% de la producción eléctrica.