Una empresa cacereña ofrece servicios de termografía infrarroja para prevenir averías en plantas fotovoltaicas

Posted on

cima y tomografia

Cada vez más, el mantenimiento de las instalaciones fotovoltaicas puede ser clave en la rentabilidad de una planta. Una empresa cacereña, CIMA Construcción, especializada en eficiencia energética, ingeniería, construcción y medio ambiente, ofrece servicios de termografía infrarroja para realizar estas labores de mantenimiento y prevención, no sólo en fotovoltaicas sino en instalaciones eléctricas, mecánicas o de climatización.

Alberto González Carpintero, ingeniero técnico industrial especialidad de mecánica de la empresa, asegura que “las cámaras termográficas para inspecciones de mantenimiento preventivo son herramientas no invasivas para la supervisión y el diagnóstico del estado de componentes en instalaciones eléctricas y mecánicas. Estas inspecciones se pueden realizar mientras el proceso de producción se encuentra en pleno funcionamiento. De este modo, es posible evitar costosas averías o paradas técnicas. Una cámara termográfica es un fiable instrumento capaz de analizar y visualizar la distribución de temperatura de superficies completas de equipamiento eléctrico y maquinaria con rapidez y precisión”. CIMA cuenta con termógrafo certificado por el Centro de Capacitación Infrarroja (ITC–por sus siglas en Inglés)

Uno de los campos de actuación es el mantenimiento o supervisión de instalaciones fotovoltaicas. La producción fotovoltaica de Extremadura el año pasado, con 1.069GWh, supuso un 24% de las necesidades eléctricas extremeñas. El proceso de inspección termográfica en un parque fotovoltaico pasa por comprobar in situ los principales elementos de los que se compone dicha instalación.

En los paneles se comprobará su temperatura, la existencia de celdas defectuosas, ensombrecimientos, conexiones defectuosas entre módulos, diodos de derivación. También se comprobarán las cajas de primer y segundo nivel, así como los transformadores donde se produce la conversión de corriente continua a alterna.

Aquí se prestará atención a conexiones con apriete insuficiente, conexiones afectadas por corrosión, suciedad en conexiones y/o contactos; degradación de los materiales aislantes y los fusibles limitadores e interruptores, prestando especial atención a puntos calientes provocados por una presión inadecuada en los contactos móviles.

Aunque no se pueda observar el interior de un motor con una cámara por infrarrojos, la temperatura de la superficie exterior le dará una estimación aproximada de la temperatura interna para evitar males como el desequilibrio de tensión o sobrecarga, el fallo inminente en rodamientos o la mala alineación del eje.

Según Alberto González Carpintero, de CIMA Construcción, “con la termografía infrarroja obtenemos conocimiento total de todas y cada una de las partes que componen una instalación, pudiendo conocer el estado en el que se encuentran. Y no es necesario detener los procesos productivos, con el consiguiente ahorro de dinero, evitando prácticamente todas las paradas no planificadas por avería, aumentando el rendimiento de la planta”.

Foto: Celda fotovoltaica con defecto de fabrica al no estar soldada y su visión con la cámara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s