Iberdrola ha aportado 210 millones de euros a la economía extremeña en 2011, con un impacto fiscal de 60 millones

Posted on Actualizado enn

La actividad de Iberdrola en Extremadura durante el ejercicio 2011 ha contribuido a la creación de riqueza por alrededor de 210 millones euros en esta comunidad autónoma. El 45% de esta cantidad, 95 millones euros, corresponde a las inversiones realizadas en generación y redes de distribución.

Asimismo, la compañía ha realizado compras durante el pasado ejercicio por valor de 35 millones euros  a más de 100 empresas extremeñas. Además, el impacto fiscal de su actividad ha supuesto un desembolso de 60 millones euros a lo largo de 2011. Actualmente, Iberdrola cuenta con una plantilla de 330 personas en esta región y calcula que ha generado un empleo indirecto de 1.300 puestos de trabajo.

El principal proyecto que desarrolla Iberdrola a día de hoy en Extremadura forma parte de la iniciativa STAR (Sistema de Telegestión y Automatización de la Red) de despliegue de redes y contadores inteligentes en su infraestructura de distribución eléctrica. La compañía ha comenzado este despliegue en la ciudad de Cáceres, donde ya ha sustituido 20.600 contadores tradicionales por los nuevos equipos que cumplen con las especificaciones del Real Decreto de Telegestión, además de haber adaptado 133 centros de transformación. Entre este y el próximo ejercicio, la empresa prevé instalar los 70.000 contadores con los que cuentan sus clientes en esta ciudad.

Iberdrola comenzará,  a partir de 2013, la renovación de sus infraestructuras en el resto de las localidades extremeñas. De esta forma, a finales de 2018 los 330.000 puntos de suministro a los que da servicio tendrán contadores inteligentes y sus más de 3.000 centros de transformación también funcionarán con este tipo de tecnología. Este despliegue supondrá una inversión total de 37 millones euros.

Estas nuevas instalaciones van a permitir no sólo la modernización de la infraestructura eléctrica de Iberdrola en esta comunidad, sino también un importante desarrollo de la economía extremeña a través de contratos con empresas y proveedores locales. Además, este proyecto conllevará una mayor contratación de personal cualificado.

En relación con el nivel de calidad de servicio en Extremadura, la empresa ha logrado alcanzar en 2011 un índice de calidad récord. El Tiempo de Interrupción Equivalente a la Potencia Instalada (TIEPI), índice que mide dicha calidad, ha disminuido hasta los 52,5 minutos, lo que supone una mejora del 38%. Así, dicho avance es del 23% sobre 2009, cuando se logró un TIEPI de 68,7 minutos, y del 38% respecto a 2008, que registró un TIEPI de 84 minutos.

Esta calidad del suministro, que se encuentra entre las mejores de la Compañía en España, se debe al importante esfuerzo inversor que ha realizado Iberdrola durante los últimos años para mejorar y ampliar sus instalaciones de distribución eléctrica en la región, a pesar de las dificultades que presenta este territorio, al contar con una población muy dispersa y una importante proliferación de avifauna.

Asimismo, Iberdrola ha invertido en la última década alrededor de 70,5 millones euros en las instalaciones de generación, fundamentalmente en las siete centrales hidráulicas que tiene en la región y que son las que aportan la mayor potencia instalada en la misma.

Estas plantas, que suman 1.971 megavatios (MW) y están situadas en la provincia de Cáceres, son las de Valdecañas (Belvis de Monroy), de 225 MW de potencia; José María de Oriol (Alcántara), 933 MW; Cedillo (Cedillo), 440 MW; Valdeobispo (Valdeobispo), 40 MW; Guijo de Granadilla (Guijo de Granadilla), 52 MW; Gabriel y Galán (Guijo de Granadilla), 110 MW; y Torrejón (Torrejón de Rubio), 139 MW.

Foto: Llegada a la Junta de Accionistas de Iberdrola de Ignacio Galán, presidente de la compañía; José Luis San Pedro, consejero-director general, y Markus Wanko, director de Inversiones de Qatar Holdings ©Iberdrola

SENER mejora sus resultados en el 2011 marcado por sus fuertes inversiones en proyectos termosolares

Posted on

Los resultados económicos logrados por el Grupo SENER en 2011 se han traducido en unos ingresos de explotación que aumentaron en un 8,8%, desde 1.066 millones de euros en 2010 hasta 1.160 millones de euros en 2011; en un resultado de explotación que se incrementó en un 27,1%, de 71,4 millones de euros en 2010 a 90,7 millones de euros en 2011; y en un EBITDA que alcanzó 145,7 millones de euros. El equipo de personas de SENER creció en 157 personas y reflejó al cierre del ejercicio pasado una cifra final de 5.251 personas.

Además de continuar sus actividades originarias de Ingeniería y Construcción, el Grupo ha promovido y desarrollado a lo largo de los últimos años nuevas empresas industriales, que se desenvuelven en los sectores de la Industria Aeronáutica y de Energía y Medio Ambiente, compañías en las que SENER mantiene importantes participaciones.

En el área de Energía y Medio Ambiente todas las sociedades se sustentan en tecnologías y procesos desarrollados en el Grupo SENER. En este contexto, el primer hito destacado se refiere a la entrada en operación comercial, en mayo de 2011, de la planta termosolar Gemasolar, de 19,9 MW. SENER ha sido responsable del suministro del 100% de la tecnología y la ingeniería de diseño, y ha dirigido los trabajos de construcción y puesta en marcha. La planta, propiedad de la empresa Torresol Energy (60% perteneciente a SENER), cuenta con una tipología única en el mundo de campo de heliostatos, receptor central en torre y almacenamiento de muy larga duración en sales fundidas.

El año 2011 estuvo marcado por el inicio de la producción de las tres centrales termosolares propiedad de Torresol Energy: Gemasolar, cuya puesta en marcha fue en primavera; y Valle 1 y Valle 2, que iniciaban su operación comercial en diciembre del pasado ejercicio. En conjunto, estas tres unidades han supuesto la mayor inversión de SENER en sus más de 50 años de historia.

Una inversión que fue realizada en los plazos y presupuestos previstos y que, a partir de 2012, contribuirá de manera relevante a la economía del Grupo. Torresol Energy cuenta con importantes planes de inversión en Extremadura, a la espera de que se aclare el marco regulatorio en proyectos de energía termosolar.

Foto: Vista aérea de Gemasolar, propiedad de Torresol Energy.

La fuerte volatilidad de Solaria Energía frena la salida a Bolsa de nuevas empresas renovables

Posted on

Solaria Energía, que cuenta con un parque solar en Extremadura (Villanueva de la Serena) fue la primera empresa de energía solar que salió a la Bolsa española el 19 de junio del 2007. Desde aquel entonces la situación económica, financiera y reguladora del sector ha cambiado radicalmente y la empresa lo ha pagado caro en el parqué bursátil.

Si el precio de salida a Bolsa fue de 9,5 euros por acción, en la horquilla alta de valoración, su cotización actual, sujeta a una fortísima volatilidad en las últimas semanas, no llega al euro por acción. En lo que va de año 2012, la acción de Solaria Energía ha llegado a hundirse hasta los 0,27 euros la acción y a rebotar con fuerza hasta los 2,13 euros tras subir hasta un 163% en tres días tras anunciar nuevas inversiones y futuros estratégicos con socios.

A finales de mayo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tuvo que suspender temporalmente su cotización tras las salvedades anunciadas por su auditor, KPMG y el fuerte aumento de las pérdidas registradas después de impuestos en el 2011. Esta noticia provocó un terremoto bursátil para la compañía que pocos días después anunciaba un ambicioso proyecto fotovolatico que consiguió reanimar las acciones.

Se trata de una planta fotovoltaica en Calera y Chozas (Toledo), con una potencia de 60MW y una inversión de 60 millones de euros que pretende ser la primera que se abra en España sin derecho a prima, para vender la electricidad a precio de mercado. Según la compañía, “apostamos por el mercado español donde la paridad de red comienza a ser una realidad y donde ya se muestra que la energía solar fotovoltaica es una tecnología madura, capaz de competir con fuentes de energía tradicionales”.

Solaria cuenta con un parque solar propio en Extremadura en Villanueva de la Serena de 11 MW y también construyó otro llave en mano en Magacela también de 11 MW, que fue vendido a DTL Corporación.

En los últimos cinco años diferentes empresas relacionadas con el sector de la energía renovable han estudiado su salida a Bolsa sin concretarse por diferentes motivos, tanto financieros como reguladores del mercado. Entre ellas Renovalia, Abengoa Solar y T-Solar. En su última Junta de Accionistas, Acciona no descartó la salida a Bolsa de su filial de energía.

Iberdrola Renovables realizó en junio del 2011 una fusión por absorción con su matriz, Iberdrola. La bolsa española cuenta con importantes grupos de energía renovables como Gamesa o Enel Green Power.

El gobierno extremeño no aprobará el impuesto hidroeléctrico hasta tener el visto bueno del Ministerio para evitar un recurso de inconstitucionalidad de las eléctricas

Posted on

La propuesta aprobada en la Asamblea de Extremadura, a instancias del grupo de Izquierda Unida y apoyada por el PP, para crear una Ley de Impuestos Hidroeléctricos que grave a las compañías eléctricas por la producción de energía hidroeléctrica en la región, tendrá un complejo trámite antes de ver la luz. Los responsables del Partido Popular ya aseguraron en el pleno que apoyan esta medida siempre que cumpla con la “legalidad”.

El Gobierno de José Antonio Monago quiere estudiar el planteamiento jurídico de este impuesto ante los Servicios Jurídicos del propio Gobierno regional y ante el Ministerio de Industria para evitar lo ocurrido hace años con el impuesto sobre Producción y Transporte de Energías que incidan en el Medio Ambiente aprobado entonces por el Gobierno del PSOE. El  Tribunal Constitucional falló en contra el 13 de junio del 2006 al estimar una cuestión de inconstitucionalidad.

Por aquel entonces, la Junta de Extremadura tuvo que devolver 234,8 millones de euros cobrados como impuestos a entre 1998 y 2005 a 11 empresas eléctricas que operaban en la región, algunos de cuyos pagos aún se abonarán durante este año 2012. El impuesto fue posteriormente modificado por el PSOE, quien no ha mostrado su apoyo al nuevo impuesto hidroeléctrico al considerar que ya se grava la producción energética con aquel otro impuesto.

El propio Partido Popular por aquel entonces, a través de la que hoy es la vicepresidenta del Gobierno de Extremadura, Cristina Teniente consideró que el impuesto ecológico a las eléctricas tenía visos de “inconstitucionalidad”. Ahora, el Grupo Popular en la Asamblea ha planteado una enmienda en la que planteaba que antes de poner en marcha dicho impuesto se contara con el dictamen favorable del Consejo Consultivo “y siempre dentro de un marco de diálogo con el Gobierno central con objeto de establecer los hábitos competenciales de cada una de las administraciones”.

Según las estimaciones realizadas por el responsable de IU en Extremadura Pedro Escobar,  si se aplicase un cobro de dos céntimos por kilowatio a las eléctricas se podrían recaudar en la comunidad “54 millones de euros”. Para el PSOE, ya existe un “impuesto ecológico que grava la producción, almacenaje y distribución de la energía de origen termonuclear” por lo que hacerlo dos veces sobre el mismo “hecho sería ilegal”.

Según los datos de Red Eléctrica Española de los últimos años, Extremadura es la cuarta productora española de energía hidroeléctrica y cuenta con una potencia instalada de 2.292 MW, donde destacan seis grandes centrales hidráulicas: Gabriel y Galán, Torrejón, J.M. de Oriol, Valdecañas, Cedillo y Cíjara.

Las empresas alemanas BayWa y Wirsol invertirán 26 millones de euros en un proyecto fotovoltaico de 10 MW en Cáceres

Posted on

Las empresas alemanas de la industria solar siguen seducidas por el sol extremeño. Tras los anuncios de las últimas semanas de megaproyectos fotovoltaicos sin primas en los que participarán consorcios germanos como Gehrlicher Solar o Solarstrom AG. Ahora son otras dos compañías alemanas – BayWa y Wirsol– las que han iniciado la construcción de una gran planta fotovoltaica en Paraje Dehesa Colmenarejo de Plaza, en el término municipal de Cáceres.

El proyecto se desarrolla bajo la empresa en común Rockpower y supondrá una inversión de unos 26 millones de euros y tendrá una potencia instalada de 10 MW y una producción anual de 20.000 MWh, lo que equivale a la cobertura de unos 10.000 hogares.

Rockpower Cáceres es una empresa fruto del join venture entre BayWa R.e Gmbh, con sede en Munich y filial 100% del grupo internacional BayWa, que combina todas las actividades en el campo de las energías renovables y Wirsol Energía, compañía internacional de proyectos, especializada en el diseño y construcción de centrales solares.

La empresa ha adquirido los derechos de los terrenos a la empresa Fotowatio para la creación de esta planta. Fotowatio ha desarrollado varios proyectos fotovoltaicos en Extremadura, como el de Santa Marta de Magasca, en las cercanías de Trujillo.

Durante su construcción, la planta de Rockpower Cáceres dará empleo directo e indirecto a unos 200 operarios durante un año y posteriormente se establecerá una plantilla de mantenimiento. La planta cubrirá  una superficie aproximada de 76 hectáreas en Cáceres, la cual es una de las provincias con mayor índice de radiación solar de España.

Según Rainer Klassen director de BayWa r.e España, “pese a los frenos que constantemente aparecen en el sector, creemos firmemente en impulsar las energías renovables en nuestro país, para poder conseguir una reducción de las emisiones de CO2 así como una mejora en la facturación energética”.

BayWa r.e España dispone en la actualidad de seis parques funcionamiento, cuatro con la obra finalizada y cuatro más en fase de proyecto, las cuales están situadas en Madrid, Barcelona, Valencia, Mallorca, Cádiz, Cáceres, Girona y Tarragona.

 Foto: Planta fotovoltaica promovida por BayWa R.e

El 50% de la energía eléctrica que produce Extremadura “se vende” en Madrid

Posted on

La capital de España, Madrid,  se ha convertido en el mejor cliente de la energía extremeña, quien “importa” cada año unos 9.360 Gwh de nuestra comunidad, casi un tercio de su consumo anual. Casi la mitad de la electricidad que produce Extremadura se “vende” ya en la Comunidad de Madrid. Otro buen cliente de la energía extremeña es Andalucía quien compra cada año unos 5.670 Gwh de nuestra región. También “exporta” 900 Gwh a Portugal.

Extremadura es desde hace décadas una de las grandes potencias del sector eléctrico de España. Gracias a la Central Nuclear de Almaraz (CNA) y a sus seis grandes centrales hidroeléctricas y también a su creciente protagonismo en la industria solar, tanto fotovoltaica como termosolar.

Según los datos del Anuario del Sistema Eléctrico de Red Eléctrica, Extremadura es la séptima región española en producción de energía eléctrica con más de 20.000 Gwh anuales. Por el contrario, es la segunda región, sólo por detrás de La Rioja, en menor consumo eléctrico con unos 4.641 Gwh anuales. Es decir, produce en torno a 4,5 veces más electricidad de la que consume por lo que cada año “vende” fuera de sus fronteras en torno a los 15.320 Gwh.

Actualmente más del 90% de la energía eléctrica que produce Extremadura es de origen ordinario, entre nuclear e hidráulico. Aunque el peso de las renovables, que ya superan los 1.200 Gwh, crece mes a mes con la entrada de nuevas plantas en funcionamiento. Extremadura es la segunda región española en producción de energía nuclear sólo por detrás  de Cataluña y la cuarta en energía hidráulica. En renovables, es la segunda en producción termosolar tras Andalucía y la cuarta en fotovoltaica.

Por potencia instalada destacan los 2.018 Mw de los dos reactores de la CNA y los 2.292 Mw de las centrales hidráulicas de Gabriel y Galán, Torrejón, J.M. de Oriol, Valdecañas, Cedillo y Cíjara. Así como los más de 380 Mw de solar fotovoltaica activos a principios del 2011 y los más de 250 Mw de la termosolar.

El Gobierno de Extremadura exige un seguro de responsabilidad civil de 600.000 euros a las plantas termosolares antes de entrar en funcionamiento

Posted on

Los proyectos de plantas termosolares no sólo deben preocuparse por conseguir la cuantiosa financiación necesaria para acometer un proyecto de estas características -superior a los 200 millones de euros- sino también la de contratar un seguro de responsabilidad civil por un importe mínimo de 600.000 euros antes de la puesta en funcionamiento de la misma.

Es lo que ocurre con los proyectos que consiguen la Autorización Ambiental Unificada por parte de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía del Gobierno de Extremadura. La última en conseguirla ha sido la que promueve en Villanueva de la Serena la empresa Ibersol Electricidad Ibérica SLU (Extremasol I) de 49,9 Mw de potencia. Dicha planta contará con un campo solar de 510.120 metros cuadrados y con 624 unidades de colectores cilindro parabólicos que está previsto que produzcan hasta 161.592 Mwh.

En la Autorización Ambiental Unificada otorgada por la administración regional se detalla, como en el resto de las plantas aprobadas hasta la fecha, que la empresa promotora deberá contratar un seguro de responsabilidad civil cuya cuantía nunca bajará de los 600.000 euros, que deberá ser actualizado anualmente en función al IPC emitido por Estadística.

Dicho seguro será válido en caso de indemnizaciones por muertes, lesiones y enfermedades a personas y también para otros daños o posibles reparaciones al medio ambiente, así como daños accidentales. A este seguro, las empresas promotoras de las plantas termosolares deben añadir garantías financieras suficientes para cubrir posibles responsabilidades de tipo medioambiental.

El Gobierno de Extremadura tiene en periodo de información pública la Autorización Ambiental Integrada para el proyecto que Ibereólica Solar Olivenza SLU promueve en el municipio pacense de Olivenza con un campo solar de 451.260 metros cuadrados que podrían llegar a generar hasta 204.960 Mwh de energía eléctrica.

En Extremadura hasta 19 proyectos de centrales termosolares han conseguido la preasignación con derecho a primas por parte del Ministerio de Industria antes del Real Decreto que fijaba su moratoria. Antes de su puesta en marcha, los seguros de responsabilidad civil necesarios para todas ellas en conjunto sumarán 11,4 millones de euros.